«Estamos ultimando ya un convenio para el traslado del MAS a una sede provisional»

Miriam Díaz cree que Santander tiene una gran materia prima cultural que debe potenciarse. / ALBERTO AJA
Miriam Díaz cree que Santander tiene una gran materia prima cultural que debe potenciarse. / ALBERTO AJA
Miriam Díaz, concejala de Cultura y Turismo

«Santander no se puede permitir tener un museo cerrado sine die», dice la gestora, quien tras la crisis del incendio, confiesa que «nunca» ha pensado en dimitir

GUILLERMO BALBONA SANTANDER.

«No puedo dar una fecha, pero tengo claro que el MAS debe y va a renacer como el museo que Santander se merece. Lo que ha sucedido nos obliga a acelerar al máximo cualquiera de los escenarios posibles, a reforzar el personal y el presupuesto como está previsto». Miriam Díaz, concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Santander, habla de la crisis suscitada tras el incendio del Museo. Anuncia el traslado de la Colección a una sede provisional (que no desvela) y confiesa que nunca ha pensado en dimitir. Dentro del gran proyecto cultural de La Florida asegura que ya está encauzada la rehabilitación integral de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, y anuncia un convenio que permitirá abordar «el controvertido capítulo de la dirección del centro, y digitalizar y catalogar todos sus fondos».

-Después de un mes desde que se originó el incendio, ¿admite que quizás se han hecho muchas cosas mal?

-Admito que en los primeros momentos tras el incendio hubo un fallo en la comunicación de los daños fruto de las informaciones que me iban trasladando desde el museo. Debí haber esperado a tener datos más concretos y no valoraciones preliminares, pero entendía que todo lo que se me iba trasladando debía comunicarlo rápidamente, porque estábamos hablando del patrimonio de todos los santanderinos y tenían derecho a saber los daños causados al mismo tiempo que lo sabía yo. Me falló la fuente, como se suele decir, y la dirección también sabe que fue un error grave porque así se lo dije cuando se confirmaron las cifras de las obras perdidas y dañadas. Y si me lo permite, si hablamos de actuaciones objeto de crítica, además de las que no puedo valorar por desconocimiento, creo que la desinformación y la utilización política sobre el asunto sólo han contribuido a generar ruido y distorsión.

-Al margen del suceso, las obras comenzaron tarde, se demoraron -El Diario ya lo anunció antes del siniestro- y en principio se trataba de un proyecto 'menor'. Y hubo que ampliar el proyecto porque el edificio no se encontraba en las condiciones en que se preveía. ¿Hubo una mala planificación?

-Las obras se demoraron porque los primeros trabajos se centraron en el traslado de la colección y la adopción de medidas que indicaba la dirección del MAS para ubicarla en el depósito del sótano. Cuando los trabajos arquitectónicos del montacargas y la cubierta ya habían comenzado, la directora de la obra, que es arquitecta municipal, solicitó un modificado del proyecto para realizar un estudio de la estructura del museo al detectar diferentes soluciones constructivas. Eso ha provocado retrasos en un proyecto menor en cuanto al ámbito de intervención -un 25% de la superficie del museo- pero complicado en su ejecución dado que es un edificio centenario.

-¿En alguna ocasión, durante estos días, pensó en dimitir?

-Nunca. Estoy muy segura de que he llevado y estoy llevando a cabo una gestión responsable y creo que eso es lo primero que se le debe exigir a cualquier político. Si pensara lo contrario, si hubiese dudado de mí, no hubiera hecho falta que nadie pidiera mi cese, yo misma se lo habría ofrecido a la alcaldesa. A diferencia de otros miembros de la oposición, yo llevo muy poco tiempo en política y me faltará mucho que aprender en ese sentido, no lo oculto, pero la honestidad está por encima del cargo y se trae de casa. Me podrán dar lecciones de otra cosa, pero de eso no.

- ¿Este es el punto álgido para dar un giro en la dirección de la entidad?

-En eso ya nos encontrábamos inmersos antes de que sucediera el incendio. Además de seguir trabajando en la ampliación física del museo, este año hemos dado pasos para llevar a cabo tanto la ampliación espacial del museo, como su proyecto expositivo y cultural. Contamos ya con un estudio de necesidades de lo que será el proyecto de La Florida; hemos previsto un presupuesto para el museo de más de 200.000 euros aprobado antes de que sucediera el incendio; hemos reformulado el decreto de alcaldía porque el que se crea la comisión asesora del MAS para reforzarla y hemos encargado un estudio a una referencia del mundo del arte como Dolores Jiménez-Blanco para valorar un nuevo punto de partida del museo ante otros proyectos artísticos de la ciudad como el Centro Botín o el Reina Sofía. Todos estos términos, una vez aprobado el presupuesto, se llevarán ante la próxima comisión asesora que tenemos que convocar con urgencia.

-Más allá del informe solicitado y entregado, ¿qué explicaciones y responsabilidades le han pedido al director del MAS?

-Le he preguntado todo lo que se ha preguntado todo el mundo ante esta situación y me ha respondido con los mismos criterios que se expresa en su informe. Criterios técnicos que ahora cuentan con un documento sobre el que ejercer una crítica profesional. También ya al alcance de la compañía de seguros que estoy segura abrirá su propia investigación para confirmar si se ha obrado con responsabilidad. Como dije, yo no puedo valorar los informes técnicos pero sí podemos contrastarlos y si alguien tiene algo que manifestar es libre de denunciarlo, pero no sólo en los medios.

-Desde muchos sectores se considera inexplicable que Salvador Carretero haya permanecido en silencio...

-Él siempre ha sido libre para manifestarse públicamente desde que es director y ha ejercido como cara visible del museo y tal vez por eso no se ha entendido que no hiciera declaraciones pero, como funcionario que es, las primeras explicaciones se las debe dar a la Administración ante un suceso grave y creo que así ha actuado.

- Hay decisiones 'técnicas' difícilmente asumibles. ¿Le parece acertado haber dejado los fondos del Museo en un edificio centenario durante la ejecución de la reforma?

-Si a mí el director del museo, un funcionario de carrera, me dice que no es necesario sacar la colección del museo le tengo que creer. De hecho esta decisión se traslada a la comisión asesora y no hubo objeciones.

-¿Por qué con tantas dependencias municipales se opta por dejar fuera del búnker 28.000 volúmenes de una biblioteca en pleno crecimiento?

-Es algo que explica el director puesto que no es una decisión política, insisto, es una decisión que adopta un equipo técnico.

«Si el director, funcionario de carrera, me dice que no es necesario sacarla del museo, le tengo que creer»

-¿Todo apunta a una sucesión de fallos de seguridad o erróneas decisiones por parte de las empresas?

-El primer informe que llega a mis manos es el de los bomberos y ahí advertimos un fallo en la seguridad de los sistemas de protección. No suenan las alarmas contra incendios, pero saltan dos antirrobo en la central de la policía. Una contradicción que nos lleva a pedir explicaciones a las empresas participantes en las obras y a las de mantenimiento. Es en ese momento cuando se hace evidente que la empresa de mantenimiento ha actuado por orden y con cargo a la constructora y aun teniendo contrato con el Ayuntamiento, que le obliga a comunicar cualquier incidencia, no lo hace y sigue ejecutando órdenes de SIEC hasta dejar el edificio desprotegido. Era una obligación mantener todos los sistemas en funcionamiento tal y como refleja el Plan de Seguridad al que se adhiere y firma Codelse.

-¿Cómo traduce esa intención de «abrir el museo cuanto antes»?

-Santander no se puede permitir tener un museo cerrado sine die. Cuando las empresas contratadas por emergencia nos trasladen la situación total y con detalles del edificio y las posibilidades de reconstrucción o ampliación podremos valorar si ejecutar un proyecto para recuperar lo que teníamos pero mejorado, abordar ya la ampliación, o ejecutar la obra más urgente al tiempo que se trabaja en la redacción del proyecto de ampliación que es más largo en plazos.

-De los datos que han dado en los últimos días se deduce que los santanderinos van a tardar tiempo en volver a pisar el MAS. Dados los plazos de redacción de proyectos... ¿Cuánto cree que se tardará en reabrirlo?

-No puedo dar una fecha, pero tengo claro que el MAS debe y va a renacer como el museo que Santander se merece. Lo que ha sucedido nos obliga a acelerar al máximo cualquiera de los escenarios posibles, a reforzar el personal y el presupuesto.

«La desinformación y la utilización política sólo han contribuido a generar ruido y distorsión»

-¿Se podría llegar a plantear una sede provisional para el MAS ?

-No lo descartamos, de hecho estamos en conversaciones con una institución cultural local que se ha ofrecido de forma muy generosa para actuar de depósito temporal del Museo y albergar la colección de forma estable hasta que la colección pueda volver al museo. En estos días cerraremos el convenio para poder iniciar el traslado de la colección hasta sus dependencias previsiblemente en febrero tras el visto bueno de la compañía de seguros con la que estamos en permanente contacto.

-El director dice que ha llegado la hora de ampliar el MAS. ¿Qué opina?

-La ampliación del MAS no es sólo un deseo del director, es una necesidad y se verá realizada junto al resto de las actuaciones y necesidades del proyecto La Florida. Este 2018 comenzarán las obras de la nueva biblioteca municipal, ya tenemos casi finalizada la redacción del proyecto de rehabilitación integral de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, un proyecto histórico que se licitará y se comenzará a ejecutar este próximo año. De hecho, ya estamos trabajando junto a la dirección general de Cultura para cerrar un convenio de colaboración que de una vez por todas, además de cerrar el controvertido capítulo de la dirección, nos ayude a conservar, digitalizar y catalogar todos sus fondos.

-¿El Ayuntamiento actuará judicialmente tras los informes?

-El expediente informativo que se ha instruido a instancia de esta Concejalía y de las conclusiones preliminares que se derivan del mismo, se ha dado traslado a la compañía aseguradora del MAS para que depure las debidas responsabilidades con el resto de compañías aseguradoras de las partes implicadas; asimismo esta información se dará traslado a los órganos de Justicia, a los efectos que estos pudieran estimar pertinentes; y sin perjuicio del ejercicio de las eventuales acciones ante los Tribunales que pudiera determinar la Asesoría Jurídica Municipal.

«No puedo dar una fecha, pero el MAS debe renacer como el museo que Santander se merece»

-La oposición ha lamentado que ustedes se parapeten tras la responsabilidad de las empresas y que el Ayuntamiento nunca tenga la culpa de nada...

-Nadie ha culpabilizado del incendio a ninguna empresa porque las causas se desconocen, pero sí fruto de la investigación abierta se constatan una serie de actuaciones que han debilitado la seguridad, y hay que contarlo y pedir explicaciones.

«Si el Gobierno no pone más palos en las ruedas, el proyecto del Reina Sofía es seguro»

–Algunos de los proyectos más esperados se hallan en suspenso. ¿Cómo están las negociaciones sobre la sede del Reina Sofía/Archivo Lafuente?

–Pues si nadie pone palos en las ruedas, solo caben buenas noticias. Y por nadie me refiero al Gobierno porque aún no ha revertido el uso del edificio al Gobierno central. Sería una pena que estuvieran esperando a que se les termine el plazo de cesión, lo cual solo significaría que lejos de apoyar, no tienen ninguna intención de ‘dejar hacer’. Al margen del Ejecutivo regional, el trabajo conjunto del Reina Sofía, Ministerio y Ayuntamiento puede parecer lento, pero es seguro y constante.

– ¿Y la Fábrica de Creación?

–Tenemos el pliego para la redacción del proyecto de gestión del espacio muy avanzado y lo sacaremos a concurso a mediados de 2018. Hemos presentado el proyecto arquitectónico al sector y el equipo ha atendido las demandas que trasladaron, entendiendo que se trata de un espacio pensado para un trabajo multidisciplinar. Las obras durarán un año por lo que en 2019 este demandado espacio de investigación y formación artística será una realidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos