"Si hubiera querido matar le habría metido el cuchillo entero"

vídeo

El acusado, durante su declaración esta mañana en la Audiencia Provincial de Cantabria. / Antonio 'Sane'

  • El acusado de intento de homicidio en un pub de Torrelavega afirma en la Audiencia que él mismo buscó a la policía tras la agresión porque "el problema lo causaron los otros"

El acusado de intento de homicidio y lesiones en una pelea con otros dos hombres en un local de Torrelavega ha afirmado que él mismo buscó a la policía tras la agresión porque el "problema lo causaron" los otros y que si hubiera querido matar a uno de ellos le "habría metido el cuchillo entero".

Así lo ha declarado en el juicio que este martes ha comenzado en la Audiencia de Cantabria y que ha sido suspendido hasta el próximo día 19 porque no ha comparecido una testigo cuya declaración considera esencial la sala, la mujer que acompañaba al principal acusado cuando ocurrieron los hechos, la mañana del 21 de febrero de 2015.

El fiscal pide once años de prisión (ocho por homicidio en grado de tentativa y otros tres por lesiones con instrumento peligroso) para E.R.S, que ingresó en prisión cuatro días después de la pelea a la espera de juicio. Le reclama además el pago de indemnizaciones por cerca de 27.000 euros por las lesiones y las secuelas de los otros dos hombres.

Para cada uno de ellos, M.G.S y J.S.T, pide una multa de 320 euros (8 euros diarios durante 40 días) como coautores de una falta de lesiones y que indemnicen de forma solidaria al principal encausado con 264 euros.

La agresión tuvo lugar en un pub que regenta M.G.S en Torrelavega y los acusados han ofrecido durante la vista versiones distintas sobre cómo ocurrieron los hechos y la causa de la disputa.

Según el escrito de acusación del fiscal, la pelea comenzó durante una discusión entre el acusado de intento de homicidio y el responsable del local, en la que intervino el otro hombre, J.S.T, que supuestamente se abalanzó sobre el principal encausado y le propinó unos puñetazos.

Entonces este se fue del pub y presuntamente entró en un bazar y compró un cuchillo de cocina para regresar al local y clavárselo en el cuello a J.S.T, quien salió a la calle y cayó desplomado en el suelo, a donde le siguió y supuestamente le asestó más puñaladas.

El supuesto autor de las puñaladas, de origen dominicano como los otros dos acusados, ha dicho que la disputa empezó porque el encargado del bar, con el que antes había estado de copas en Santander con otras personas, quería obligar a su novia- la mujer que este martes no ha acudido a declarar- a besarle.

Los otros dos hombres, sin embargo, han asegurado que empezó porque ya había sido invitado a una copa, tomó otra y en lugar de pagarla pretendía dejar su carné de identidad, a lo que el responsable del pub se negó porque "nunca tenía dinero".

Una testigo, una mujer que había acudido a limpiar el local, ha apuntado, a su vez, que el encargado no puso ningún problema cuando se ofreció a dejar el documento de identidad.

"Cometer el error"

Al comienzo de su declaración, el principal encausado se ha declarado culpable de "cometer el error" de tener la pelea. Ha contado que J.S.T intervino dándole unos puñetazos y que después salió del local y se fue a un bazar chino, donde no le vendieron el cuchillo porque le "vieron con los golpes".

Después, según su relato, volvió al pub para recoger su bolso, los otros dos hombres le agarraron y le pegaron, se zafó de ellos y fue a la barra, donde agarró el primer cuchillo que vio, "uno pequeño de pan".

Según su versión, trató de defenderse y si hubiera querido matar a J.S.T le habría "metido el cuchillo entero". Ha dicho además que no le hizo nada cuando estaba en el suelo en la calle porque le "tiraba patadas" y que después el herido se levantó, se metió en un coche y se fue.

Este procesado ha contado que tomaba cocaína "casi siempre" y que esa noche consumió dos gramos y tomó unas cinco copas de ron, whisky y cerveza.

El propietario del bar ha dicho que no pegó a E.R.S sino que le tiró al suelo y le inmovilizó y que antes de irse del local, este le propinó un puñetazo al otro hombre, a quien "le cayó a puñaladas" cuando regresó con el cuchillo.

Según este último, intervino en la disputa por el pago de las copas para pedirle al principal acusado que se marchara, al que "sacó" del local porque rompió un cristal.

Ha relatado que cuando volvió al bar, abrió la puerta al pensar que era la policía y este "le entró a puñaladas", una agresión que continuó en la calle hasta que paró a un coche, cuyo conductor le llevó a comisaria.

También ha afirmado que en total recibió diez puñaladas, aunque, según los forenses que han declarado, fueron cinco, de carácter transversal y no pinchazos, que lesionaron la piel y no afectaron a los órganos del cuello, donde fue herido en la pelea.

En la vista han testificado el comerciante chino del bazar, que ha dicho que no recuerda haber vendido el cuchillo y que en su tienda se venden cuchillos de ese tipo, además de la mujer que acudió a limpiar, quien ha declarado que el principal encausado estaba borracho.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate