La cantera de Matarrepudio sigue cerrada y ‘sin medidas de seguridad’

La maquinaria está parada desde que el Consistorio ordenó el cese definitivo de la actividad por carecer la empresa de licencia./
La maquinaria está parada desde que el Consistorio ordenó el cese definitivo de la actividad por carecer la empresa de licencia.

El Ayuntamiento de Valdeolea decretó hace cuatro años el cese definitivo de la explotación al no contar con la licencia de actividad

ERNESTO SARDINASantander

Han pasado cuatro años y todo sigue igual en lo que se refiere a la cantera de ofitas de Matarrepudio, localidad del municipio campurriano de Valdeolea. Durante el periodo de explotación de la cantera se abrió una grieta enorme en la montaña, a escasos metros del casco urbano. Estos trabajos fueron paralizados al percatarse las autoridades locales que la empresa no tenía licencia de actividad, aunque para entonces el paisaje ya estaba lleno de cicatrices y los más preocupante para los vecinos, no existían planes de seguridad y restauración.

El primero de los contratiempos surgidos entre la empresa y la Junta Vecinal de Matarrepudio, allá por el año 2012, fue económico. Con todo, además de las deudas contraídas con la entidad local, la empresa ya fue avisada por el entonces alcalde pedáneo, Roberto Ruiz, que estaban rebasando con la maquinaria los límites marcados por el convenio.

El resultado de la demanda presentada por la Junta Vecinal, en los Juzgados de Burgos, ante el impago del canon por parte de Ofitas de Valdeolea, empresa burgalesa propietaria de la cantera, fue a favor de la Junta Vecinal. Se condenó a Ofitas de Valdeolea a pagar 150.000 euros,pero se declaró insolvente y la deuda sigue aún en el aire. Matarrepudio espera desde entonces, detrás de la Seguridad Social y de otros acreedores, el pago de la deuda. A este respecto algunos vecinos se preguntan «quién tiene que dar la orden para que toda la maquinaria sea vendida, aunque fuera para chatarra y entregar ese dinero a paliar la deuda».

La empresa fue denunciada a finales de 2012 por Ecologistas en Acción ante la presencia de 6 mil toneladas de arenas de moldería procedentes de la Nissan Motor Ibérica de Los Corrales de Buelna, almacenadas, según los ecologistas, «de forma fraudulenta». Fue entonces cuando el Ayuntamiento, con el nuevo equipo de gobierno, se percató que la empresa carecía de licencia de actividad, dictando por parte de la alcaldía una resolución que ordenando el cese definitivo de la actividad de extracción y el tratamiento de áridos que se venía desarrollando en el polígono 518 del término de Matarrepudio.

Otra de las cuestiones que siguen sin resolverse es todo lo referente a la seguridad. Lo que se prentende y se ha solicitado desde la Junta Vecinal y el municipio es evitar la entrada a estas instalaciones de personas y animales, ante el riesgo que conlleva, y frustrar también, según los vecinos, el paso de aquellas que además «arrojan todo tipo de desechos al pozo o la zona de extracción».

El acceso a este pozo que sigue sin vallado ya fue denunciado ante las consejerías de Industria y Medio Ambiente por el responsable de la Junta Vecinal, también hace ya cuatro años. En su escrito informaba de la falta de seguridad tanto para personas como animales, pues tras el corte de la piedra, con más de 10 diez metros de desnivel, el agua brota a la superficie convirtiendo el agujero en una laguna. Añadiendo que, el pozo, se encuentra dentro de las instalaciones de Ofitas, pero junto a la pista de concentración parcelaria que va desde Matarrepudio hasta escasos metros de la entrada a la cantera.

Ante estas denuncias, como ya recogió El Diario Montañés, personal técnico de la Consejería de Industria realizó una inspección a dicha explotación realizando varias solicitudes a la empresa que no han trascendido, aunque tampoco han sido atendidas salvo en lo referente a la colocación de caballones de tierra en algunas zonas de acceso, pero que no impiden el paso al recinto.

El Diario Montañés ha cuestionado a la Consejería sobre estas cuestiones y otras relacionadas con la explotación sin recibir ninguna contestación al respecto.

Los operarios montan la pasarela

Prosiguen los trabajos sobre el cauce del río Híjar para finalizar la construcción de la pasarela peatonal de Matamorosa, la estructura que conecta las orillas de Campoo de Enmedio con Reinosa y cuya finalidad es mejorar la seguridad de los viandantes. Esta semana los operarios concluían la instalación de las barandillas y la malla de protección y comenzaban con el suelo antideslizante levantado sobre rastreles desde las dovelas de hormigón. La actuación concluirá con el sistema de iluminación y la urbanización del entorno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos