El castreño Jon Míguez: «Los boxeadores no somos violentos»

A la derecha, el púgil castreño Jon Míguez./Pedro Ajuriaguerra
A la derecha, el púgil castreño Jon Míguez. / Pedro Ajuriaguerra

El actual aspirante al Campeonato de España de peso 'welter' analiza las «connotaciones negativas y equivocadas que el público puede tener del boxeo»

Alexánder Aguilera
ALEXÁNDER AGUILERACastro Urdiales

Golpes, golpes y más golpes. Esto es lo que aprecian encima de un cuadrilátero los que, al igual que yo, no son expertos en el deporte del boxeo. Si a esto le sumamos que en muchos de los combates la sangre se convierte en un elemento más de la pelea, es fácil e, incluso, comprensible que muchas personas no puedan entender que no se pueda ser boxeador sin ser una persona violenta.

Sin embargo, gracias a mi trabajo como periodista, he tenido la suerte de conocer a algún que otro luchador profesional entre los que se encuentra el castreño Jon Míguez. Se trata de un boxeador que se encuentra imbatido hasta la fecha y actual aspirante al Campeonato de España de peso 'welter'. De hecho, este pasado fin de semana ha vuelto a sumar otra victoria frente al marroquí Abdessamad Nechchad.

Puede ser hasta natural llegar a pensar en violencia cuando se presencia un combate de algún deporte de contacto, sin embargo, calificar al deportista que está sobre el ring es, en mi opinión, algo más osado. Precisamente, el propio Jon Míguez, está habituado a este tipo de afirmaciones: «Siempre tenemos que escuchar la opinión de que los boxeadores somos violentos, sin embargo, esto no es para nada así. Cualquiera que me conoce sabe que soy todo lo contrario, pero en el ring todo cambia. Además, tenemos unas reglas muy definidas y hay muchísima deportividad entre nosotros», destacó.

Este pasado fin de semana, el boxeador de Castro Urdiales ha vuelto a sumar otra victoria frente al marroquí Abdessamad Nechchad.
Este pasado fin de semana, el boxeador de Castro Urdiales ha vuelto a sumar otra victoria frente al marroquí Abdessamad Nechchad. / Pedro Ajuriaguerra

Llegados a este punto, me gustaría plantearnos la característica de la violencia en otros deportes. ¿Es violento, por ejemplo, un futbolista que pisa con intención a un contrario? ¿Es violento un ciclista que empuja a otro en plena carrera? Hay que saber diferenciar entre el deportista y persona ya que, en caso contrario, estaríamos cometiendo un grave error.

De hecho, al propio Jon le han bautizado como 'Good Boy'. Todos los que hemos practicado deporte de competición hemos cometido errores e, incluso, hemos podido cometer alguna acción violenta dentro de un terreno de juego, lo que no significa que la persona como tal sea violenta en su día a día.

Otro aspecto importante para que el boxeo deje de tener «esta fama» es, a juicio del propio Míguez, la necesidad de conocerlo desde dentro: «Está claro que a ningún padre le gusta que a su hijo le estén dando golpes por ahí, pero después de un tiempo han conocido el deporte un poco más a fondo y tengo todo su apoyo. Creo que si la gente lo conociera un poco más, incluso se engancharía», explicó.

Y es que, he de reconocer que debería incluirme en un grupo cercano al descrito por el boxeador castreño ya que puede que, antes de conocer un poco más acerca de este mundo, era un poco reticente a mostrar algo de interés por el boxeo. No obstante, opinar es algo que intento hacer siempre después de conocer.

 

Fotos

Vídeos