El estilo dentro y fuera de las pistas del mediofondista cántabro Iván Sainz Ruiz

El estilo dentro y fuera de las pistas del mediofondista cántabro Iván Sainz Ruiz

El atleta de Herrera de Ibio vive volcado en el deporte desde su infancia hasta llegar al más alto rendimiento, donde lamenta los recortes en las becas regionales

Raquel López Labiano
RAQUEL LÓPEZ LABIANO

Motivación y ganas por seguir superándose es lo que define a Iván Sainz Ruiz (Herrera de Ibio, 1991), un mediofondista cántabro que desde los 6 años lleva recorriendo kilómetros y kilómetros de pistas. Así, se ha situado entre las mejores posiciones de la mayoría de carreras nacionales. De una afición compartida con su hermano y primos, el atletismo ha pasado a convertirse en su profesión.

Comenzó su andadura en la competición con el equipo Villa de Cabezón, para seguir con Sapporo y terminar en el Piélagos, su equipo actual. A sus 28 años, tiene un palmarés admirable, ya que acumula medallas desde alevín hasta absoluto. Obteniendo 7 de ellas en campeonatos de España, incluyendo 2 oros por equipos en relevo mixto en cross. Con su valía y progreso ha alcanzado el puesto 9 en la final de 1500 al aire libre, pues tan solo cuatro atletas de la historia de Cantabria han alcanzado colocarse en dicha prueba. Sus marcas también le sitúan entre los 6 mejores de la competición regional en las pruebas de 1.500 y 3.000, con tiempos de 3:44 y 8:13, respectivamente. Es todo un orgullo para nuestra tierra tener deportistas de tan alto nivel.

Iván Sainz Ruiz, mediofondista cántabro en la carrera costa de Ajo de 2018.
Iván Sainz Ruiz, mediofondista cántabro en la carrera costa de Ajo de 2018. / AMARI ERRETRATUA

Iván Sainz Ruiz tiene claro sus propósitos y metas y, además, puede enorgullecerse de compartir pistas con su hermano, Fernando Sainz Ruiz, y disputarse, no sólo los puestos, sino la complicidad y el entusiasmo en cada carrera. Desde Cantabria DModa le deseamos toda la suerte para hacer alcanzar su mejor marca.

-Todos los deportes enganchan y el atletismo no puede ser menos. ¿Qué es lo que ha hecho que sigas entrenando y compitiendo con las mismas ganas que el primer día?

-Esta es una muy buena pregunta ya que, en mi opinión, la motivación y las ganas son lo más importante. Ya no sólo en el ámbito del atletismo, sino en todos los aspectos de la vida. En mi caso, ya son muchos años entrenando a un nivel muy exigente y cada temporada me cuesta más mantener la ilusión. Siempre tengo épocas de desgana, pero en cuanto empiezo a competir y ver que los resultados, aunque poco a poco, van mejorando. Eso me compensa mucho y sube mi autoestima. Así el sufrimiento físico y mental se supera mucho mejor.

-Y cuando corres, ¿en qué piensas? ¿Te viene alguna canción o idea a la cabeza que te mantenga con motivación hasta el final?

-Depende mucho de la prueba en la que compita. En pruebas de corta duración, pero de mucha intensidad como el 800 o el 1.500 voy tan concentrado que muchas veces llego a meta y casi no recuerdo nada de la carrera. En cambio, en pruebas de fondo como los 10 kilómetros o entrenando tiradas de 15-16 kilómetros, sí que en mi mente se repite en bucle un estribillo o una frase simplemente. También pienso mucho en cuánto de fresco o de cansado estoy para ver si puedo aguantar el ritmo o si puedo apretar. Creo que, en ese sentido, los atletas nos autoexaminamos mucho para definir la táctica y hacerlo lo mejor posible.

«Si quieres destacar y estar en los puestos de cabeza, cuanto más puedas entrenar»

-¿Entrenas a diario? ¿Cómo haces para mantenerte en las primeras posiciones habitualmente?

-Por norma general, entreno seis días a la semana con 11 o 12 sesiones. Es decir, suelo hacer una sesión por la mañana de calentamiento o gimnasio y por las tardes sesiones de carga de kilómetros y entreno específico de series a ritmo de competición. En este sentido, no hay mucho secreto. Si quieres destacar y estar en los puestos de cabeza, cuanto más puedas entrenar y, sobre todo, asimilar el entrenamiento, más se va a ver reflejado en los resultados, pero parece más fácil decirlo que hacerlo y soportarlo.

Iván Sainz Ruiz, en sus comienzos en el atletismo.
Iván Sainz Ruiz, en sus comienzos en el atletismo. / DM

-Sin duda, el atletismo es un deporte de mucha disciplina y autoexigencia. ¿Cómo lidias con eso en tu día a día?

-El atletismo es un deporte en el que cada detalle cuenta para bien y para mal. En mi caso, sí que sigo una disciplina seria a la hora de entrenar y en el descanso, pero sin caer en extremos de obsesiones. Sobre todo, intento escuchar al cuerpo. Hace años me costaba entrenar los fines de semana porque me apetecía salir por las noches, pero con el tiempo el cuerpo no te responde igual y las ganas de salir de fiesta se reducen.

-¿Con qué prendas te sientes más cómodo corriendo?

-Si la temperatura lo permite, me gusta mucho usar camisetas de tirantes. Cuanto menos pese y más fina sea, mejor. Me gusta sentir que ni la llevo puesta. Con los pantalones cortos me pasa lo mismo, y también utilizo mucho mallas cortas. Para los calcetines soy un poco más escogido, me gusta que sean tobilleros y muy finos.

-¿Cuáles son los tejidos y materiales técnicos más empleados en el atletismo?

-Por lo general, en el atletismo se utilizan tejidos técnicos de fibra transpirable y muy elásticos para mantener una temperatura del cuerpo óptima para la práctica del deporte y evitar el sobrecalentamiento y así incrementar el rendimiento.

-Y en cuanto al diseño de la ropa deportiva, ¿qué te gustaría cambiar o mejorar?

-Si esta pregunta me la hicieras en mis inicios cuando todos entrenábamos con ropa de algodón, te diría que muchas, pero hoy en día poco se me ocurre para mejorar la calidad y el rendimiento del diseño deportivo. Es más, hace un par de años, Nike diseñó unas zapatillas de competición (Vaporfly 4%) y se las acusó de «dopaje tecnológico», ya que todos los profesionales que las usan en largas distancias ven en sus propias carnes la mejora del rendimiento con sus respectivas marcas personales, cosa que hace años era impensable y seguro que no dentro de mucho se les ocurrirán ideas más novedades a los profesionales que trabajan en las grandes marcas.

-Y fuera de las competiciones, ¿cómo definirías tu estilo?

-No sabría definir mi estilo como tal. Entre semana utilizo prendas cómodas, y en cuanto a los fines de semana, me decanto por unos vaqueros con camiseta o camisa si no hace mucho calor y combino el look con unas zapatillas de vestir. Digamos que visto más bien un poco informal, ya que lo que busco es la comodidad más que la imagen.

Ver esta publicación en Instagram

🐪🌴🌞

Una publicación compartida de ivan sainz (@ivansainzruiz) el

-¿Qué significa para ti el poder competir con tu hermano?

-Lo tengo bastante normalizado, ya que ni él ni yo conocemos lo que es entrenar por separado. Llevamos en el atletismo los mismos años y siempre hemos pasado por los mismos equipos y corrido la misma especialidad. Además, tenemos un nivel muy similar. La verdad es que, seguramente, ninguno de los dos hubiese llegado al nivel actual sin el otro. Hemos disputado muchas carreras entre nosotros y los dos intentamos ganar, aunque seamos hermanos y compañeros.

-¿Cuál es la prueba con la que más disfrutas? ¿Por qué?

-A día de hoy la prueba que más me gusta y mejor rendimiento he tenido son los 1.500. Ya desde pequeño veía los campeonatos del mundo o los Juegos Olímpicos y en España era la prueba que destacaba sobre las demás. En categorías menores, sin embargo, corría más carreras de 3.000 y de obstáculos, pero a partir de los 20 años me centré en los 1.500 y he disfrutado mucho sacando mi potencial en esa prueba. Es cierto que no tardaré en subir de distancia por ley de vida, ya que cada año cuesta más mantener la velocidad y es más fácil encontrar la comodidad en pruebas de fondo más lentas y largas.

-¿Quiénes son tus referentes?

-De niño, todo atleta que fuese internacional en pruebas de mediofondista y fondo era mi ídolo, pero con el tiempo y más aun compitiendo con muchos de ellos e incluso ganándoles, lo he normalizado. Te das cuenta de que muchos de ellos son un fraude por culpa del dopaje y me parece muy difícil tener ídolos cuando tienes un cierto punto de desconfianza. Así que me mis referencias son mi hermano, mi entrenador, mis compañeros de entrenamiento y yo mismo.

El atleta cántabro (4:21) en la Milla Urbana de Avilés, quedando en 3ª posición.
El atleta cántabro (4:21) en la Milla Urbana de Avilés, quedando en 3ª posición. / JOSLUGA

-Tienes que viajar con frecuencia para asistir a las diferentes competiciones. ¿Cómo compaginas esto con tu vida laboral?

-Sí. A lo largo de una temporada son muchos los viajes que tengo que hacer para disputar las competiciones, pero como a día de hoy mi vida laboral es el atletismo lo único que tengo que hacer es compaginar mis entrenamientos con los días que esté de viaje y centrarlos dependiendo de la competición.

-¿Hay algún lugar con el que siempre hayas soñado correr?

-Me gustaría competir en un gran estadio lleno de gente fuera de España, pero llegar a ese punto es muy complicado y sólo unos pocos privilegiados pueden vivirlo.

«El apoyo al deporte de alto rendimiento es casi nulo en Cantabria»

-¿Te has encontrado alguna dificultad a lo largo de tu trayectoria?

-En tantos años metido en este mundo es casi imposible no haber tenido dificultades, por leves que sean. He tenido varias lesiones, aunque afortunadamente no han sido muy graves, pero en su momento sí conllevaron frustración y dificultad de volver a recuperar la forma y, sobre todo, la motivación. Cerca de los 20 años tuve un año en el que prácticamente lo dejamos tanto mi hermano como yo, porque nos vimos un poco solos y desganados, pero encontramos un buen grupo de entrenamiento y un gran entrenador que es con el que seguimos a día de hoy. Por último, cada año nos vemos más atacados por los recortes en cuanto a becas regionales. Este año, sin ir más lejos, no me la han concedido a pesar de mejorar en cuanto a marcas y resultados y, sin embargo, a gente que no acude ni a campeonatos de España en categorías menores o a veteranos que lo toman por hobby sí, así que el apoyo al deporte de alto rendimiento es casi nulo.

Los hermanos Iván y Fernando Sainz Ruiz en 1.500 pista dela Albericia, 2018.
Los hermanos Iván y Fernando Sainz Ruiz en 1.500 pista dela Albericia, 2018. / DM

-¿Guardas algún recuerdo con especial cariño de alguna de tus carreras? ¿Podrías contárnoslo?

-El pasado verano, en el campeonato de España, corrí la primera de las 3 semifinales del 1.500. A la final pasaban los 3 primeros de cada serie y los 3 mejores tiempos del cómputo. Yo entré en la primera semifinal el 6 clasificado, con lo cual no podía hacer mejor tiempo que yo ningún atleta de la segunda y tercera semifinal más allá del tercer puesto. Así que me quedé sentado a ver las otras dos semifinales y me fui después a los asientos donde estaban mis compañeros y el entrenador, convencido de que no había entrado a la final y cuando llegué, todos me dieron la enhorabuena y no sabía el motivo hasta que me di cuenta de que al día siguiente corría la final.

-¿Cuál es tu objetivo en tus próximas marcas?

-Reconozco que el mismo que todos los años: intentar mejorar mi marca personal en 1.500 e intentar volver a estar en la final de los campeonatos de España, aunque no descarto este año correr alguna que otra carrera de 3.000 obstáculos.

-Y para terminar... ¿Un sueño?

-Estaría genial que entrásemos mi hermano y yo los dos en el pódium del campeonato de España de milla en ruta. Otro sueño es que estemos los dos en la final del campeonato de España de 1.500, ya que siempre es o uno u otro y me encantaría coincidir los dos juntos. En cuanto a marcas, creo que puedo mejorar ligeramente las que tengo, así que me gustaría conseguirlo y, sobre todo, mantener la motivación y las ganas de seguir entrenando a buen nivel.

En el Campeonato de España de milla en ruta de 2019, al borde de alcanzar el podio. Fernando Sainz Ruiz (detrás), se proclamó campeón.
En el Campeonato de España de milla en ruta de 2019, al borde de alcanzar el podio. Fernando Sainz Ruiz (detrás), se proclamó campeón. / DM

Síguenos en: