La protectora Asproan: amor y perros

La protectora Asproan: amor y perros

Eduardo Puertas, coordinador del colectivo, nos habla del abandono canino en Cantabria y cómo ayudar

Raquel Tenorio
RAQUEL TENORIO

A pesar de lo poco apacible del día tuvimos un caluroso recibimiento. Unos diez grandullones se acercaron a saludarnos cuando fuimos a buscar a Eduardo. Él, comenzó en la protectora Asproan como voluntario. Durante una época de dificultades cuando trabajaba como transportista, descubrió una forma desconectar y de echar una mano al lado de unos amigos de cuatro patas. Tras un tiempo acercando el hombro y siendo la asociación consciente de la necesidad de tener a una persona encargada, le ofrecieron un puesto de trabajo. Además, Eduardo tuvo la suerte de conocer allí a la que hoy día es su mujer, ¡no se puede pedir más!

Nos comenta que en este momento hay entre 260 y 280 perros. Y que se han confirmado dos manadas que viven sueltas, una de ellas la que ya habíamos conocido.

Sobre la procedencia de los perros que viven en la protectora, Eduardo apunta que la mayoría de ellos han sido entregados por sus dueños. Los motivos que alegan en el mayor de los casos son, o bien, por nacimientos de bebés, o bien por cambio de vivienda en la que no están permitidas mascotas.

Se pueden resumir en tres, la forma en que estos perros son abandonados:

-Simplemente dejándolo suelto en una zona alejada, sin chip. Una manera muy cruel de abandono ya que puede morir sufriendo o generar algún accidente.

-Segundo dejarlo en alguna perrera. Las perreras tienen obligación de acoger al perro que se entrega. Son empresas contratadas por los ayuntamientos. Por cada recogida cobran una cantidad de la administración. No existe ningún ingreso más por ese perro, con lo cual, pasados los 10 días que marca la ley pueden sacrificarlo. Los perros habitan en cheniles pequeños, pero al menos comen todos los días, no puede causar peligro y con suerte tienen la posibilidad de ser adoptados.

-El tercer supuesto sería recurrir a una casa de acogida o protectora. En el caso de Asproan, el dueño debe abonar una cantidad de dinero que irán destinados al animal entre 150€ y 250€, gastos veterinarios, esterilización y manutención durante algún tiempo. Su documentación se pone a nombre de la protectora. Por supuesto, hay sacrificio 0, se le procuran los cuidados necesarios, alimentación, medicación, peluquería, etc… Duermen en amplios cheniles y salen todos los días, además parte del tiempo permanecen sueltos por la finca. Los sábados, además se hace la jornada de puertas abiertas donde perros, voluntarios, padrinos y simpatizantes pasan un buen rato juntos.

La gran mayoría de los perros de Asproan son sociables. Las figuras de los padrinos y socios son fundamentales para la financiación de la asociación. Aproximadamente se cubre con su aportación monetaria el 85% de los gastos. Los padrinos, además de abonar una cuota mensual de mínimo 10€, adquieren el compromiso de pasear a su apadrinado todos los sábados. Un 10% de la aportación proviene de los concursos del gobierno de Cantabria y del Ayuntamiento de Santander.

A lo largo del ano 2018, se han cerrado 60 adopciones, se han recogido mas de 90 perros y hecho algún rescate. En ocasiones se debe decir que no a una recogida y ofrecer una alternativa «para no poner en peligro el equilibrio y la gestión de la protectora».

Las influencia de las redes sociales son vitales para el propósito de la protectora. Cuando se formó la asociación hace 28 años, el tema de la protección animal era muy distinto. Existían pocos medios y muy poca capacidad de autogestión. Era necesario un cambio, abrirse a la gente y mostrarse, siempre desde una perspectiva positiva. «Lo que queremos transmitir es la cara amable de los refugios, la alegría, que se acerque la gente sin el concepto de tristeza… Lo malo y lo duro, que por desgracia también existe lo guardamos para nosotros», asegura.

Eduardo nos cuenta que la mejor forma de elegir a nuestro nuevo compañero es ir a la protectora, ver, estar con ellos, a través de una foto se pierde mucho, hay que sentir esa conexión. Por ello os invito a todos a que os acerquéis a Asproan, a que conozcáis a sus simpáticos habitantes y la gran labor que se hace allí. No solo salvando perros, sino también una labor de concienciación y de educación hacia el respeto hacia los animales. Como siempre ha sido un placer conocer a buenas personas.

Si tienes alguna historia que contarnos, recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros a través de la dirección de correo electrónico dmascotas@cantabriadmoda.com.

Nos leemos el próximo sábado con más información sobre nuestros amigos de cuatro patas.

Hasta entonces, ¡feliz fin de semana!

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos