Skate, ese gran descubrimiento para disfrutar con tus hijos por Cantabria

El pequeño Enzo Aguilera practicando su deporte favorito,/Alexánder Aguilera
El pequeño Enzo Aguilera practicando su deporte favorito, / Alexánder Aguilera

El deporte de 'la tabla' está en auge y así lo demuestran las pistas llenas de patinadores en Cantabria, y los resultados de los participantes españoles en los campeonatos internacionales

Alexánder Aguilera
ALEXÁNDER AGUILERA

Lo primero que debo reconocer es que mi interés por el skate hasta hace cerca de un año no era de grandes dimensiones que digamos. Sin embargo, todo cambió cuando uno de mis hijos pidió una tabla por su quinto cumpleaños. A esas edades nunca se sabe si lo más deseado un día puede convertirse en un simple capricho al siguiente así que decidimos que su abuela le regalase un skate básico. Llegó el 1 de febrero, fecha en la que comenzó nuestro camino por los distintos skateparks de Cantabria.

El paso de los días parecía indicar que nuestro pequeño había encontrado su deporte. A partir de aquí fue mejorando y empezó a interesarse por participar en algunos campeonatos como el de La Lechera, en Torrelavega o el de Somo, sin ningún interés en lo que respecta a los resultados.

Los nervios antes de patinar se desvanecían con la primera sonrisa esbozada al oír su nombre y allí se lanzaba con decenas de personas pendientes de ese pequeño de algo más de un metro que disfrutaba encima de la tabla.

Cantabria sobre ruedas

He recorrido, junto con mi familia, toda la región en busca de pistas de skate que descubrir, lo que nos ha permitido conocer el gran ambiente que se vive en cada rincón donde las tablas se ponen a rodar. El respeto, que debería estar presente siempre y en todos los deportes, adquiere su máxima expresión en los campeonatos, donde cada truco y cada intento es aplaudido tanto por el público como por los 'rivales'.

Una de las competiciones celebradas en la región.
Una de las competiciones celebradas en la región. / DM

Los golpes son uno de los aspectos negativos ya que, a pesar de llevar casco, rodilleras y coderas, es inevitable ver como los pequeños se hacen daño. Precisamente, la obligatoriedad del uso de las protecciones es una de las normas que se debería introducir en el reglamento referente a la organización de torneos y campeonatos. No hay nada como el ejemplo que pueden dar aquellos a los que admiran los más pequeños y más aún en un deporte copado por niños que empiezan desde los 5 y 6 años.

Madre e hijo, compartiendo afición.
Madre e hijo, compartiendo afición. / DM

Por último, animaría a probar -aunque solo sea 5 minutos- a los padres que tengan una tabla a mano. Es un deporte que puede llegar a enganchar, tal y cómo le ocurrió a mi mujer, Samira Hidalgo. Deporte y beneficio para la salud van unidos de la mano y qué mejor manera de enseñárselo a nuestros pequeños que disfrutando de una afición en común.

Skateparks en Cantabria

Síguenos en: