Maribel Cabo: «En mi blog presumo de abuela a tiempo completo»

Maribel Cabo: «En mi blog presumo de abuela a tiempo completo»
Luis Palomeque

En su bitácora personal habla del cuidado a los nietos, temas de moda y siempre presume de su ciudad, Torrelavega

Isabel González Casares
ISABEL GONZÁLEZ CASARESTorrelavega

«Una abuela aún joven, que no desea renunciar a su propio espacio personal, sin perder de vista a un par de diablillos que me tienen loca de amor». Es el enunciado que Maribel Cabo (54 años, natural de Hinojedo, pero residente en Torrelavega desde hace 36 años) utiliza como presentación de su blog abuelalaultima.com, una curiosa y muy personal creatividad que define a la perfección a esta mujer que a los 49 años decidió dedicarse a sus dos nietos, niño y niña, mellizos, que hoy tienen 5 años. Su única hija, que se llama como ella, Isabel, la 'hizo' no sólo abuela, sino también una bloguera con muchas ganas de aconsejar sobre el cuidado de nietos, moda y de temas que ocupan la actualidad de la ciudad con la sana idea de que Torrelavega recupere el esplendor de antaño.

–Madre joven y abuela precoz...

–Me casé joven y tuve a mi hija, que nació el mismo día que yo, también joven. E Isabel tuvo a los mellizos con 30 años.

–¿Cómo surgió la idea del blog?

–Yo era una ama de casa que trabajaba fuera y por una lesión en una pierna, en la rodilla, me tuve que retirar del mundo laboral, a mi pesar porque no quería. Entonces, para no quedarme parada, ejerciendo únicamente de ama de casa, empecé a cuidar a los mellizos de una amiga, durante cinco años. Luego, tras un tiempo sin hacer nada, cuidé a los niños de otra amiga. En ese intervalo de tiempo, mi hija cayó embarazada. Mi disponibilidad y el trabajo de mi marido, fuera de Cantabria, en temporadas incluso fuera de España, me ha permitido ayudar a mi hija en el día a día y también ejercer de abuela y lo quise hacer con mi parcela. Aunque no he nacido en la era de la tecnología, con la ayuda de mi hija puse en marcha el blog, que 'nació' en agosto de 2017.

–¿Cuánto tiempo le dedica?

–La verdad es que al principio no mucho, por una enfermedad de mi esposo que afortunadamente ya ha superado. Y ahora, aunque no publico las veces que quisiera, es algo que me llena de satisfacción personal porque yo hago las fotos, escribo, realizo las correcciones oportunas... En Facebook tengo más de mil seguidores y en Instagram, otros tantos. En el blog no tengo un registro de las visitas. Es 'un subidón'. Me gusta mucho la moda, soy presumida, y me he tenido que adaptar, en cuanto a estilo de ropa, a lo que hago, al cuidado de mis nietos. Pero no por ello renuncio, por ejemplo, a los complementos y a las boinas, que es lo que me caracteriza. Tengo 14, todas las que veo las quiero.

–¿Cómo compagina el cuidado de los pequeños con el blog?

-Tenía claro que no quería un blog que aconsejase cosas como qué ingredientes lleva un puré, porque ya hay muchas madres con blogs estupendísimos. Hablo de temas en general, de lo que sentimos las abuelas. Hay quien se extraña de que yo sea una abuela a tiempo total, porque estar entre la tesitura de tener tiempo para ti o para los nietos no es posible. Pero eso sólo ocurre al principio, cuando son bebés que requieren más atención. El primer año es impensable, sobre todo en mi caso por los trabajos de mi hija y de mi yerno. Eran 24 horas dedicada a los niños. Ahora tengo más tiempo para mí.

–Pero sigue disfrutando de ellos...

–En efecto. Los llevo al colegio, les recojo, como con ellos. Mi hija les vuelve a llevar a clase, por la tarde, y yo les espero a la salida para que vayan a las actividades extraescolares, cuando toca. Si no, en casa. Juego con ellos (el otro día he sido la primera abuela que fue a su clase a contarles un cuento...), pero también encarno un poco la figura de la autoridad. De momento no me gusta dejarles que accedan a las nuevas tecnologías, porque son muy pequeños.

–Aunque saben que tiene un blog...

–Bueno, saben que la abuela se hace muchas fotos, aunque lo del blog no lo controlan mucho. Respeto a quienes no quieran ejercer de abuela a tiempo completo, pero creo que se están perdiendo muchas cosas.

–¿Algún consejo de abuela feliz?

–Hay que volcarse en que se sientan queridos. Los niños demandan jugar. Algunas usuarias del blog me preguntan si me compensa, algo que ni siquiera me he planteado porque tengo tiempo para todo. No sólo cuido de los nietos, tengo mi tiempo para disfrutar de tomar un café con una amiga, leer o ir al teatro o a un concierto. Además, en el blog presumo de ciudad.

Síguenos en: