Cuatro variedades de dulzura cántabra

Cantabria es un 'paraíso' para la miel. ::luis palomeque/
Cantabria es un 'paraíso' para la miel. ::luis palomeque

Cantabria cuenta con cuatro tipos de miel recogidos en la marca 'Calidad Controlada' y Liébana posee la Denominación de Origen Protegida

Isabel González Casares
ISABEL GONZÁLEZ CASARESTorrelavega

Como alimento o como medicamento, la miel, ese fluido dulce y viscoso que producen las abejas del género Apis, es un producto que no debiera faltar en los hogares. Se utiliza desde hace miles de años en todo el mundo, ya sea como saborizante de brebajes, alimento o medicamento.

Cantabria es una región privilegiada en cuanto a su producción, con cuatro tipos de miel recogidos en la marca Calidad Controlada (CC) y que se cosechan en los municipios de Valderredible, Campoo de Yuso, Pesagüero, Udías y Campoo de Enmedio. Y Liébana ocupa un lugar destacado, con su miel protegida por su propia Denominación de Origen.

CARACTERÍSTICAS

En la historia
Las culturas más antiguas ya sentían una especial 'veneración' por la miel. Los griegos, por ejemplo, lo consideraban un producto sagrado, llegando a servir como forma de pagar los impuestos.
Más de 300 variedades
El sabor, color y olor de la miel dependen de las distintas fuentes de flores y plantas visitadas por las abejas. También la avispa la produce y la hormiga melífera.
Gastronómicas
Su uso principal es en la cocina y la pastelería y como aditivo de diversas bebidas, como el té. Por ser rica en azúcares como la fructosa, es higroscópica (absorbe la humedad del aire) lo que hace que los panes y pasteles, añadiendo pequeñas cantidades, se endurezcan más lentamente.
Terapéuticas
Son muchas sus 'bondades'. Se puede usar externamente por sus propiedades antimicrobianas y antisépticas. Es usada para el alivio sintomático del resfriado, contra la tos y el dolor de garganta. Ayuda a cicatrizar y prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales y también es utilizada en cosmética.
Energética
Es altamente calórica, por lo que es útil como fuente de energía rápida. Si se consume diariamente, funciona como un antioxidante natural.

A la hora de elegir una u otra miel, en nuestra tierra podemos optar por comprar la multifloral, que procede del néctar de una gran variedad de flores que existen en praderas, bosques y riberas. De color ámbar anaranjado claro, es dulzona y tiene un aroma floral tenue y poco persistente. Es un buen digestivo, antiséptico, cicatrizante y un excelente regenerador sanguíneo.

Está la miel de mielada, más conocida como 'de bosque', que se distingue por su color oscuro, sabor persistente y aroma característico muy intenso. Es buena para la anemia, entre otros males de salud.

La miel de brezo y calluna, de color ámbar oscuro, con tonos rojizos, tiene un sabor ligeramente amargo. De muy altos contenidos nutrientes, también es adecuada para anemias, desmineralización e inapetencia.

La miel de eucalipto, con su color ámbar claro y sabor dulce, ofrece un aroma muy intenso y persistente a la planta de origen, es útil en las afecciones respiratorias y de garganta.

Entre tantos tipos de producto ¿qué miel compramos? Lo primero que hay que mirar es su etiquetado. Tiene que ser transparente y recoger su denominación, peso neto y la razón social de la empresa productora. Número de lote y fecha de consumo preferente, han de estar también reflejados. Claro que siempre es recomendable comprar la miel a un apicultor.

Consejos para su consumo

En cuanto a los consejos para su consumo en óptimas condiciones, la miel no debe estar expuesta a la luz solar, ni en un recipiente abierto. Lo mejor es que esté guardada en un lugar seco y fresco. Si es muy sólida, hay que ponerla en un lugar cálido, así se reblandecerá sola. Nunca hay que calentarla en el microondas y evitar el baño maría. No sobrepasar los 45º y consumirla en los dos años siguientes a su producción.

En cuanto a la miel de Liébana, con su DOP, las variedades que se producen son miel de mielada y miel monofloral de brezo.

Lamentablemente esta temporada los apicultores cántabros, a través de la Federación de Asociaciones, han calificado la cosecha de «desastrosa», según recogió este periódico en su edición del pasado martes, día 2 de octubre. Las persistentes lluvias que se registraron en los meses de junio y julio han afectado considerablemente a los resultados de la campaña, con un descenso de un 80%. El sector ha encadenado dos temporadas con unas cifras a la baja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos