Unos 200 colectivos y 20 partidos de toda España se unen contra el fracking

Los manifestantes frente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente./
Los manifestantes frente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El PP, que sin embargo lo condena en Cantabria, CiU, PNV y UPyD rechazan firmar el pacto contra lafractura hidráulica

ASER FALAGÁNSantander

Veinte partidos han firmado en la sala Clara Campoamor delCongreso el pacto contra la fractura hidráulica impulsado por la plataforma Stopfracking 2015, que reúne a dos centenares de asociaciones civiles por la completa prohibición de esta práctica, muy protestada en Cantabria y, en general, en toda España.

PSOE, Izquierda Unida, Podemos, Ciudadanos, Coalición Canaria, Equo, Amaiur, CHA, el Partido Animalista (Pacma), Los Verdes y ERC son varias de las fuerzas algunas de ellas aún extraparlamentarias que se han adherido a este compromiso, una inicitativa de la que se han desmarcado PP, CiU, UPyD y PNV.

En Cantabria todas las fuerzas políticas han rechazado unánimemente el fracking, incluido un PP que, sin embargo, lo apoya a nivel nacional, como dejó patente de nuevo al no firmar el acuerdo.De hecho, mientras el año pasado el Gobierno del todavía presidente Ignacio Diego aprobaba una ley antifracking, los cuatro diputados populares por Cantabria votaron en el Congreso a favor de permitir esta técnica.

Los miembros de la plataforma aprovecharon también la jornada para manifestarse frente al Ministerio de Agricultura en una convocatoria a la que asistieron representantes de todas las zonas amenazadas por explotaciones de este tipo, entre ella una plataforma de Cantabria que se ha mostrado siempre muy combativa.

A falta de tres meses para los comicios generales, el portavoz de Stopfracking, Esteban Domenech, subrayó la necesidad de ratificar el compromiso de los partidos para «vetar» definitivamente esta práctica. La reactivación de esta iniciativa se debe a la cercanía del próximo periodo electoral y persigue que esos partidos firmantes del acuerdo, que según el coordinador de la ONG son «prácticamente toda la oposición», reflejen su compromiso en sus propios programas programas electorales.