La Guardia Civil asesta un duro golpe contra la pesca furtiva de angula en Cantabria

Momento de la intervención de material a pescadores furtivos de angula/
Momento de la intervención de material a pescadores furtivos de angula

Quince presuntos pescadores ilegales han sido detenidos e investigados en el marco de la Operación Sargazos por el Seprona

DM

La Guardia Civil, en la operación Sargazos, ha iniciado actuaciones penales contra quince presuntos autores de pesca furtiva de angula en Cantabria. Durante la operación, se ha llevado a cabo la detención/investigación de quince personas por un supuesto delito contra la protección de la flora y fauna silvestre y han sido denunciadas administrativamente otras tres personas, e intervenidos tres teléfonos, dos vehículos, dieciséis cedazos y nueve cubos.

ver más

La campaña de la angula durante esta temporada ha quedado única y exclusivamente autorizada por el Departamento de Pesca del Gobierno de Cantabria para cuarenta pescadores profesionales para llevar a cabo un control sobre las zonas y las cantidades pescadas, evitando así poner en riesgo el número de ejemplares de angula en aguas cántabras. Los dispositivos de vigilancia de la Guardia Civil empezaron a principios de diciembre para detectar los puntos frecuentados por pescadores ilegales.

Sólo 40 pescadores pueden capturar angulas en Cantabria

:: ASER FALAGÁN

Conjugar la preservación de la especie, máxime al tratarse de la captura de alevines, con una mayor explotación profesional sin afectar a la biomasa. Este ha sido el criterio que el pasado octubre guió a la Consejería de Medio Rural a modificar los requisitos para obtener una licencia de pesca de angulas, lo que ha provocado la desaparición de su modalidad deportiva y de la prioridad casi absoluta que se daba a los desempleados a la hora de conceder los permisos.

De acuerdo con los nuevos criterios, han tenido preferencia para la actividad aquellas personas que hayan recibido autorización para la pesca profesional durante las campañas anteriores (un máximo de cinco puntos). Más ponderado fue el hecho de estar de alta en el Régimen Especial del Mar o encontrarse en desempleo, por lo que recibieron un máximo de dos puntos, los mismos que se otorga automáticamente a los mariscadores profesionales. Por último, se valoró que se participaran en alguno de los planes específicos de gestión pata las cuencas anguleras (un punto por campaña) y se penalizó al aspirante con la pérdida de cinco puntos por cada sanción administrativa que se haya recibido en los últimos dos años en relación con esta actividad.

Estos han sido los criterios para repartir las 40 licencias profesionales disponibles, lo que supuso un incremento del 60% del año pasado, cuando se pusieron a disposición de los pescadores y mariscadores un total de 25. A cambio, se suprimieron las 44 las autorizaciones deportivas, con lo que la explotación será, globalmente, menor.

Gracias a esta vigilancia se detectaron a distintos grupos de furtivos, por lo que comenzaron las actuaciones precisas para su identificación y decomiso de todos los medios empleados en la pesca ilegal, así como la devolución al medio acuático de todos los ejemplares de angulas pescados.

Los pescadores ilegales -aparte de los medios utilizados, normalmente, como badeadores, trajes de neopreno, linternas, cubos y cedazos-, utilizan en algunos casos vigías en los vehículos para que avisen por medio de teléfonos, lo que denota cierta organización en la comisión de este tipo de hechos delictivos.

Por todo ello, los efectivos del Seprona llevaronn a cabo las actuaciones de forma inmediata para, por un lado, identificar a los presuntos autores, y por otro, evitar perjuicios mayores hacia la especie, a pesar de lo cual alguna persona ha sido sorprendida con hasta 1 kilo de angulas.

Dado que el móvil de esta pesca furtiva es puramente lucrativo, la existencia de una línea clandestina de comercialización de la angula en Cantabria también está siendo investigada. La salida de toda esta angula pescada ilegalmente es su comercialización, ya sea a través de intermediarios o sin ellos, que normalmente pagan por debajo del precio oficial, con el consiguiente perjuicio a los profesionales que lo hacen de forma legal.

La operación ha sido dirigida por el teniente jefe de sección del Seprona de Cantabria y realizada por el personal especializado del Equipo de Investigación y las Patrullas, ubicadas en el ámbito territorial de Cantabria, junto con la colaboración de la Dirección de Pesca del Gobierno de Cantabria, que es la autoridad administrativa competente en la materia.