'Cuervos' y su millón de picotazos a las arcas públicas de Cantabria

Cartel de la película rodada en Cantabria y que, de momento, no ha visto la luz./
Cartel de la película rodada en Cantabria y que, de momento, no ha visto la luz.

Los productores de la película grabada en Solares no cogen las llamadas ni los burofax del Gobierno regional, que les dio una subvención de 1,1 millón de euros y no hay rastro de la cinta

LETICIA MENASantander

Cuando uno habla de cuervos suele hacerlo para referirse a un mal presagio. 'Cría cuervos y te sacarán los ojos' reza una de las sentencias populares más conocidas, y puede aplicarse a multitud de casos oscuros. Hasta el Gobierno de Cantabria puede hacerlo desde que decidió apoyar a una película que con el nombre de estas aves carroñeras iba a grabarse en la región en 2014 bajo el paraguas de 'Proyecto de Interés Estratégico' por el bombo que se suponía iba a darse a Cantabria.

Y se rodó, pero de aquella manera, porque se hizo tan mal que no puede ni montarse ni distribuirse con la calidad que se le presuponía a un proyecto que contaba con más de dos millones de euros de presupuesto.

El Ejecutivo regional de 2013 -liderado por Ignacio Diego y con Joaquín Solanas como director general de Cultura-, decidió apoyar esta película dirigida por Raúl Romera con un crédito de 1,1 millón de euros y una serie de condiciones: Que el escenario principal de la película fuera la finca del Marqués de Valdecilla de Solares y que, además de la película, se montara un documental sobre los días de grabación en Cantabria. Todo parecía claro y comenzó el rodaje.

Por la región desfilaron Asunción Balaguer, Fernando Ramallo, Marta Serrano y un equipo de más de 40 personas. Se grabó en días de lluvia, se recibió a la prensa, se concedieron entrevistas Nada hacía presagiar que 'Cuervos' sacaría los ojos a una región que, como otras, no tiene una economía boyante (el déficit público de Cantabria se situó en 130 millones de euros hasta septiembre, el equivalente al 1,04% del PIB regional).

Cuando terminó el rodaje recogieron los bártulos y se fueron dejando sobre la mesa documentación sobre los gastos de los más de dos millones que decían que había costado la producción. La compañía North Cinema, con domicilio fiscal en Santander, figuraba como productora con el cineasta Emilio Ruiz Barrachina al frente.

El Gobierno de entonces confiaba en que el acuerdo terminara dando los frutos prometidos, pero ya no había nadie al otro lado del teléfono. Entonces cambió la dirección de Cantabria y llegaron los regionalistas y los socialistas al Ejecutivo regional. El consejero de Economía Juan José Sota vio que había un agujero de 1,1 millón de euros en las cuentas del Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF) y que respondía a la financiación de 'Cuervos' como un 'Proyecto de Interés Estratégico'. "¡No estamos aquí para avalar películas!", sentenció Sota. Días después, fuentes del Ejecutivo reconocieron que tienen documentos que atestiguan que en el rodaje no se gastaron ni 100.000 euros frente a los dos millones que aparecen en el expediente que se entregó al Gobierno para pedir un aval de más de un millón.

Fue descubrir este agujero y empezar a tirar de una cuerda que terminaba llevando al Gobierno hacia una presunta estafa, porque nadie de los que en su día se personaron en Santander para pedir financiación responde a las llamadas ni recoge los burofax.

En octubre de 2015, el Gobierno de Cantabria dio un puñetazo sobre la mesa y perdió la paciencia de la que había hecho gala mientras esperaba respuestas razonables a preguntas como qué pasa con la película, cuándo se estrena, dónde está el documental

Por estos motivos, el Gobierno ha demandado al productor Emilio Ruiz Barrachina y el ICAF ha reclamado por vía administrativa a North Cinema y a los avalistas por los impagos del préstamo.

El último paso que ha dado el Ejecutivo regional para recuperar el dinero es solicitar el concurso de acreedores a la productora de la película e, intentar así, reponer al menos algo de lo invertido. Pero todo apunta a que no va a ser fácil. De hecho han descubierto que Cantabria no es la única 'víctima' del productor, pero desde el Gobierno creen que tienen pruebas suficientes para demostrar cuánto dinero dieron y cuánto se ha gastado, "por eso pedimos insolvencia punible ".

65.000 euros en abogados

Tratar de recuperar el dinero de la subvención le está costando al Gobierno más dinero porque ha emprendido una acción a tres bandas en materia jurídica que, de momento, han supuesto más de 65.000 euros. Según se desprende de la relación de contratos menores de la empresa pública, el ICAF ha contratado a los abogados Luis María Pozo, Borja Vila y Esteban Sevilla para la asistencia en la ejecución de la contragarantía, el concurso de acreedores y la acción penal.

Si el nombre de la película no hizo pensar mal a nadie, el epígrafe tampoco. "Descubrir el pasado puede ser la peor pesadilla", avisaba el cartel de una película que, supuestamente, iba a combinar suspense, drama, romance, en una oscura historia inspirada en una leyenda urbana que habla de «cacerías humanas en la España de los años 60». Así lo explicó en su día el director del film, Raúl Romera, que además aseguró que la película iba a enganchar porque «al parecer algunos habitantes de los pueblos, aquellos que no tenían ni oficio, ni beneficio, eran las víctimas de estas cacerías». Lo que de momento ha sido es una cacería de billetes. Concretamente de 1,1 millón de euros.