Vida y andanzas de los cántabros con gente guapa en la isla ‘hippie’

Regata de traineras en la bahía ibicenca de San Antonio. Nunca se había visto nada igual./
Regata de traineras en la bahía ibicenca de San Antonio. Nunca se había visto nada igual.

La actividad de la gran mayoría de los montañeses que residen en las zonas más visitadas tiene relación con el turismo y la hostelería

J. MARTÍNEZ TEJAsantander

Ibiza era tierra de pinos, algarrobos y ovejas hasta que llegaron los "hippies", unos seres extraños de pelo largo que buscaban el contacto con la naturaleza, vivían en casas de campo, se agrupaban en comunas, vendían baratijas en los mercadillos, se drogaban bastante y practicaban el amor libre. Los asombrados vecinos, que nada sabían de movimientos contraculturales, libertarios y pacifistas, les miraban con curiosidad y sorpresa, y en lugar de "hippies" o jipis les decían "peluts" (peludos).

Casa de Cantabria en Ibiza

Fundación: 3 de julio de 2008.

Dirección: Calle Burgos, 27. Centro Comercial Cosmos Plaza 07829. Cala de Bou. San José (Ibiza).

Presidente: Gabino Canales Trueba.

Número de Socios: 70.

Cántabros en Ibiza: Unos 120. Alrededor de 1.500 en las Islas Baleares.

Instalaciones: Local de 400 metros cuadrados y una bolera en un terreno cercano. Tienen una escuela de bolos, con una veintena de niños de 11 a 14 años, y otra de taekwondo, con unos cuarenta jóvenes. Celebran la Bien Aparecida, participan con un stand propio en la Trobada de los Pueblos y en los encuentros de las casas regionales con bandas y coros de Cantabria. Organizaron la primera regata de traineras celebrada en aguas del Mediterráneo, en la bahía de San Antonio.

Teléfonos: 971 345 129 627628 321.

Correos: casacantabriaibiza@hotmail.com, montanuca@yahoo.es, gabino.trueba1@hotmail.com

Esos jóvenes, venidos de diferentes países, pintaban en sus coloridas y desteñidas camisetas frases tales como "make love not war" (haz el amor y no la guerra) y "peace and love" (paz y amor), meditaban lo suyo, les gustaba el rock psicodélico y aspiraban a la revolución social. Eran los años sesenta, y aunque el nacionalcatolicismo de la dictadura franquista lo invadía todo, el turismo proporcionaba un dinero que España no tenía y aquello siguió adelante. Los "hippies" pusieron a Ibiza en el mapa, su presencia despertó un interés universal, y cientos de personas primero, miles después y millones más tarde, respondieron a la llamada de una isla casi desconocida entonces, con buen clima, gente amable, playas todavía vírgenes y rincones secretos.

Hoy, Ibiza es la isla de la gente guapa y una de las zonas de España de mayor renombre en el mundo. Yates lujosísimos atracan en su bahía, multimillonarios y jeques veranean en sus calas, deportistas de élite y actores de Hollywood tienen vivienda y el turismo joven ha convertido la capital en sinónimo de vida nocturna y de fiesta. Algunas de las mejores discotecas Pachá, Amnesia, Ushuaia están allí. Una suite en el Hard Rock Hotel, en Platja d"en Bossa, cuesta 7.000 euros la noche y el menú degustación de su restaurante, el Sublimotion, sale a 1.650 euros por persona. Hasta allá me conduce Miguel Fernández, directivo de la Casa de Cantabria, un reinosano que lleva en Ibiza más de tres décadas, la recorre a diario por su profesión y lo mismo transita por los lugares de moda que por parajes desconocidos para la mayoría. Con él visito también "La Brújula para los Ovnis", una macroescultura compuesta por trece monolitos de basalto, uno de ellos bañado en oro, que ha levantado Guy Laliberté, fundador y director del Circo del Sol, junto a su residencia de Cala Llentía. Justo enfrente se asoma el islote de Es Vedrá, la montaña mágica, y su fascinante historia de avistamientos y apariciones.

Turismo y hostelería

La antigua Ebysos y actual Eivissa, "la isla de los piratas", asediada por jebeques turcos y berberiscos, está dedicada casi por entero al sector servicios, impulsada por un turismo que no para de crecer. Esa es la razón, también, de la llegada de numerosos montañeses para integrarse en el negocio de la hostelería y que, en algunos casos, ocupan puestos destacados. Un buen ejemplo es el de Gabino Canales, presidente de la Casa de Cantabria, nacido en Entrambasaguas hace sesenta y nueve años. Dirigió durante décadas el hotel Sol Pinet Playa, en San Antonio de Portmany, dando empleo a lo largo de los años a más de sesenta personas naturales de Cantabria. Recientemente jubilado, la asociación de los hosteleros de Ibiza y Formentera ha decidido modificar sus estatutos con la única finalidad de que pueda seguir perteneciendo al grupo.

La historia de Gabino Canales está dividida entre la hostelería y el deporte. Fue campeón escolar de atletismo de medio fondo, jugador juvenil de fútbol en el Calasanz y en un Racing que tenía a Laureano Ruiz en el banquillo, entrenador de CPU Visitación en el que jugaban Cotorro, Manolín Preciado y Arteche, y también del Kelvinator y el propio Racing. Después llegó al Portmany, y ahora preside y dirige al juvenil del Bahía de San Agustín, equipo que luce el escudo de Cantabria. Mientras, tras finalizar sus estudios en la Escuela de Turismo Altamira, a los veintitrés años ya trabajaba en el Meliá Castilla. Ha pasado por el Luz Palacio, el Java y el Bali, hoteles de la Costa del Sol y de Menorca y en el Bristih Caledonian, hasta que Meliá le envió como director a Ibiza, y más tarde a abrir nuevos establecimientos de la cadena en Cancún, para terminar asentándose en el Sol Pinet Playa, en San Antonio la zona de moda, del Huevo de Colón en uno de sus paseos, el Café del Mar y las espectaculares puestas de sol donde acuden los más jóvenes, en contraposición con el turismo familiar de Santa Eulalia y San José, la tranquilidad de San Juan y el cosmopolitismo de Ibiza, la capital.

Haciendo Cantabria

La Casa de Cantabia fue reconocida oficialmente en 2008, aunque desde el año 2000 viene realizando diversas actividades. Entre ellas, como novedad absoluta en las Baleares, una regata de traineras en la bahía de San Antonio en la que participaron Santander, Camargo, Laredo y Pontejos. "Siempre hemos mantenido un contacto muy estrecho con el centro de Mallorca dice Canales y fueron ellos quienes nos animaron a hacer oficial nuestra Casa". La organización del evento de ese año, el 2005, que incluía una competición europea de motos acuáticas y otra de mountain bike en el marco del "Bou jet ski festival" congregó a ocho mil personas. Posiblemente, los cántabros de Ibiza son quienes más y mejor promocionan Cantabria por su condición de expertos en turismo y su relación con la hostelería.

Bolos, escuelas deportivas y la oferta musical

anecdotario

La Big Band, compuesta por una veintena de músicos de los conservatorios Ataúlfo Argenta y municipal de Santander, es una de las habituales de los veranos de San Antonio y ha hecho clásicas sus sesiones de jazz. Pero cuando la ocasión lo demanda, y de lo que se trata es de darle alegría al cuerpo y procurar que nadie duerma, Gabino Canales descuelga el teléfono y llama a Juan Zuriaga, el presidente del centro de Valencia, para que se desplace la banda de la Casa de Cantabria. La música es una constante en las actividades ibicencas. Por allí ha pasado el Orfeón Cántabro, la Agrupación de Pulso y Púa Albéniz y numerosas corales. Las escuelas deportivas son también objeto de atención especial. Los bolos comienzan a practicarse cuando llega marzo y los niños de Ibiza ya plantan cara a los cántabros.

"Procuramos "vender" Cantabria de la mejor forma posible. Hemos convencido a muchos ibicencos para que visiten nuestra tierra, y los que han ido vuelven encantados. Les llama poderosamente la atención los grandes arenales, el verde del paisaje, la insólita posibilidad de ver nieve, montaña y playa en sólo sesenta kilómetros y, curiosamente, la limpieza de las calles de Santander". Aunque la labor de promoción es continua Gabino Canales la hacía en su propio hotel contribuye a ello la participación en la Trobada de los Pueblos con un stand propio en el que repartieron diez mil folletos de Cantabria Altamira, Cabárceno y Santillana del Mar son los lugares por los que más se pregunta, los encuentros con las casas regionales españolas y extranjeras, las actuaciones musicales de la Big Band, de la Banda de la Casa de Cantabria en Valencia y, en general, de cuantas actividades se organizan.

Valoran en Ibiza la ayuda del Gobierno cántabro y aseguran que "financieramente vamos bien". No sienten inquietud por el futuro. "Muchas de nuestras acciones se encaminan hacia los más pequeños, y entre éstos se incluyen hijos y nietos de los socios, quienes se muestran favorablemente impresionados. Va a costar, pero podemos ser moderadamente optimistas". En 2017 los esfuerzos se dirigirán a colaborar en el éxito del Año Jubilar Lebaniego trabajando desde la isla. "En marzo se celebra la reunión de las casas regionales en el mundo. Además de las comunidades españolas, varios países tienen representación aquí, como es el caso de Argentina, Brasil, Uruguay, Rusia o Perú. Pretendemos, y esperamos conseguir, que ese día sea la Casa de Cantabria quien presida la fiesta con motivo de la celebración del Jubileo".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos