El control de acceso a Altamira marcará la reunión del Patronato

Grupo de visitantes a la cueva. Una cita semanal que se repite desde hace tres años/
Grupo de visitantes a la cueva. Una cita semanal que se repite desde hace tres años

La sesión del martes, que incluye el informe del Plan de Conservación Preventiva, obliga a revisar quince meses después el debate sobre el número de personas que entra en la cueva

GUILLERMO BALBONASantander

El orden del día de la reunión que afrontará el Patronato de Altamira el próximo martes no difiere mucho de anteriores convocatorias. Pero la cita en Santillana del Mar posee connotaciones cronológicas clave y tiene sobre la mesa numerosas cuentas pendientes. Son varias las incógnitas abiertas que dejaron los debates y propuestas en su última convocatoria hace ya quince meses.

fechas clave de la nueva etapa de altamira

18 de enero de 2014. El Diario avanza la decisión de reabrir Altamira tras doce años.

19 de enero. El Patronato anuncia las "visitas experimentales" en principio hasta agosto de ese año para analizar el impacto de la presencia humana en las pinturas.

Septiembre de 2014. La salud de Altamira es "frágil pero estable", concluyen los científicos. El Patronato aprueba la continuidad durante seis meses de los accesos. El estudio de conservación preventiva se mantiene hasta 2017.

Marzo de 2015. Altamira abre la puerta a una futura ampliación. El informe concluye que la incidencia de la presencia humana en la cavidad resulta "imperceptible".

17 de febrero de 2016. El Patronato propone estudiar el aumento de las visitas a la cueva, sortear más entradas por internet y autorizar visitas "excepcionales".

Julio de 2016. Pilar Fatás, nombrada directora de Altamira. La hasta entonces subdirectora del Museo, seleccionada por la comisión de expertos entre cinco candidatos.

La muerte del director del Museo José Antonio Lasheras en febrero de 2016, apenas diez días después de esa última reunión del Patronato; los cambios en la Administración tras el convulso curso político del pasado año; el relevo en la dirección de Altamira con la línea continuista y de estabilidad aportadas por la elección de Pilar Fatás; y la revisión de todas las cuestiones relativas al Plan de Conservación Preventiva de la Cueva que este año termina según los plazos marcados en 2014, marcan la importancia de este encuentro que presidirá Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, y al que acudirá por primera vez el secretario de Estado, Fernando Benzo. La cita, el día 6, a las diez de la mañana, en la sede del Museo Nacional y Centro de investigación de Altamira. En su última reunión, el Patronato dejó entre sus deberes estudiar la posibilidad de aumentar las visitas a la cueva limitadas a cinco personas que acceden por sorteo con periodicidad semanal y el estudio de posibles medidas para establecer y regular "visitas excepcionales".

Para ello sus integrantes decidieron evaluar "en qué número y condiciones" se podría adoptar el incremento de visitas. El Patronato acordó incluso estudiar la posibilidad de sortear entradas por internet y contempló otra vía para debate: la autorización de visitas "excepcionales" de "personalidades relevantes". Uno de los mensajes que, con más voluntad que decisión, llegó a plantearse en esa reunión fue: "Se puede ampliar el número de visitas a la cueva".

Nuevo patrono

En el orden del día está prevista la presentación del nuevo patrono, Carlos Jiménez, como subdirector general del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) que relevó a Alfonso Muñoz. Al no ser un vocal nato en el Patronato, se incluye su nombramiento. La renovación de la comisión permanente; el informe sobre el nombramiento de Pilar Fatás como directora, cargo al que accedió hace casi un año; el informe de la memoria de actividad 2016 y el proyecto de actuaciones para el presente año constituyen los contenidos de la reunión. Y como sexto punto está previsto abordar el informe sobre el Plan de Conservación.

La histórica medida de reabrir la cueva, con el informe favorable de los investigadores, se fijó en enero de hace tres años y siempre ha estado sujeta a un régimen de visitas sometido a controles "severos, rigurosos y pautados". Las visitas a Altamira con carácter experimental tras doce años de cierre se han mantenido cada viernes. Cinco personas elegidas por sorteo y dos guías continúan entrando en Altamira.

El Patronato dejó claro de forma tajante que los datos permiten concluir un hecho constatable: las condiciones de la Capilla Sixtina del arte rupestre "permanecen idénticas y sin grandes variaciones", por lo que se abre la puerta a incrementar el número de persoas que pudieran acceder a las pinturas. La comisión científica de seguimiento, vinculada al actual Plan de Conservación, debe evaluar si se aplican modificaciones. Los nuevos estudios servirán para "complementar y profundizar en los ya vigentes sobre aspectos como las colonias de bacterias, el agua de condensación, el soporte pétreo y la pintura". Revilla, por otra parte, planteó generar un sorteo más "global" para acceder a la cueva y la posibilidad de hacer "excepciones con personalidades de relieve mundial". El Patronato, en su última cita, nombró a José María Ballester coordinador de la comisión que se ocupa del Plan de Conservación Preventiva.