Los apicultores se concentran para exigir el país de origen en el etiquetado de la miel

Los apicultores se concentran para exigir el país de origen en el etiquetado de la miel

Santander, al igual que otras ciudades de España, acogerá el martes la protesta. En ella denunciarán la baja calidad de lo producido fuera del país

Mariana Cores
MARIANA CORESSantander

Cantabria se queda sin miel. El mal tiempo ha resultado nefasto para la cosecha y las pocas existencias que quedan están a punto de agotarse. A la espera de una temporada mejor, los apicultores de la región subsisten vendiendo a los del resto de España enjambres artificiales. Sin embargo, este martes, día 11, serán solidarios y se manifestarán -como se hará en otras ciudades- en Santander (plaza de Alfonso XIII, a las 12.00 horas) para exigir «un etiquetado transparente» y denunciar los abusos de la industria envasadora de miel a productores y consumidores. «Si los consumidores supieran lo que lleva la miel que están comprando, no se la comerían», afirmó a este periódico el apicultor y representante de UGAM-COAG en Cantabria, Manuel Barquín.

Aunque la producción de la región no llegará ni a final de año -«debido a las lluvias de julio y agosto que lo estropearon todo», aclaró-, «debemos de apoyar a nuestros compañeros, para que ellos puedan salir adelante. En España se producen 30 millones de kilos de miel, pero este año no se ha vendido casi nada a los grandes distribuidores del país, porque el mercado está saturado con miel procedente de fuera, principalmente de China».

Desde la campaña 2015-2016, el precio de la miel en origen acumula una caída cercana al 40%. En la actualidad, los apicultores están recibiendo ofertas de compra por parte de la industria envasadora muy por debajo de lo que cuesta producir un kilo de miel, 2,65 euros.

«No podemos esperar ocho meses a que el Ejecutivo cambie el decreto» Manuel Barquín | Apicultor

El objetivo que persiguen es reclamar «un mayor control de las importaciones de baja calidad, especialmente de China, y un etiquetado más transparente, que obligue a detallar el país de origen» y en el caso de mezclas, además el porcentaje de miel de cada país.

A pesar del anuncio del Ministerio de Alimentación de que está trabajando en la tramitación de un nuevo real decreto que modifique la actual norma de calidad de la miel para implantar un etiquetado obligatorio más detallado, Barquín consideró que no es suficiente para no continuar con las protestas. «Para sacar adelante este real decreto han de pasar unos ocho meses y no tenemos tanto tiempo para sobrevivir», aseguró.

Desde la plataforma Etiquetado Claro Ya, integrada por más de 60 asociaciones apícolas, organizaciones medioambientales, empresas del sector y apicultores, criticaron que el Ejecutivo no se haya reunido con sus representantes para trabajar en la elaboración del nuevo real decreto sobre el etiquetado de la miel, después de que sus miembros lleven «más de trece años peleando» por la modificación legislativa.

En la concentración de este martes en Santander, Barquín indicó que se leerá un manifiesto en el que se advertirá al consumidor de que «la confusa legislación española sobre el etiquetado permite a las grandes industrias envasadoras enmascarar sucedáneos de miel, de baja calidad, sin necesidad de detallar el país de origen en el que está recolectada».

También reclaman una prohibición expresa en la normativa de que se someta a la miel a temperaturas superiores a 45 grados durante el proceso de envasado, y que en caso de hacerlo el producto tenga que denominarse «edulcorante en base a miel» por la «degradación» de sus cualidades. Exigen, asimismo, que cuando se someta a una temperatura superior a los 40 grados e inferior a 45 «se haga constar claramente en el etiquetado que el producto está pasteurizado». Por todo ello, animan a comprar miel etiquetada con la leyenda 'Origen España'.

son los apicultores profesionales que existen en Cantabria que acudirán el martes a la concentración.

 

Fotos

Vídeos