La autovía Burgos-Aguilar se atasca de nuevo por la revisión del plan de Fomento

Un camión trabaja en el único tramo que en estos momentos está en ejecución. /María Gil
Un camión trabaja en el único tramo que en estos momentos está en ejecución. / María Gil

El Gobierno afirma que el modelo de pago ideado por De la Serna para las 27 obras en España no es viable, pero señala que el proyecto sigue su tramitación mientras se busca una nueva fórmula

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

La autovía A-73, que comunicará Aguilar de Campoo con la capital burgalesa y que permitirá a los conductores cántabros reducir en 20 minutos el tiempo de viaje a Madrid va camino de convertirse en la obra de nunca acabar. El proyecto se topó primero con el frenazo inversor del Estado con la llegada de la crisis, después con la quiebra de algunas de las empresas concesionarias y ahora con un nuevo obstáculo. El Ministerio de Fomento está «revisando» el Plan de Inversiones en Carreteras (PIC) que elaboró el Ejecutivo de Mariano Rajoy y que incluía esta y otras 26 actuaciones en toda España. El departamento que dirige José Luis Ábalos cree que el modelo económico ideado por su antecesor, el cántabro Íñigo de la Serna, para sufragar los costes no es «viable» y su aplicación supondría una pesada losa en forma de herencia para los próximos años.

El exalcalde de Santander pretendía llevar a cabo este paquete de actuaciones siguiendo lo que se conoce como el 'modelo alemán'. Este consiste en que las constructoras se hagan cargo inicialmente de sufragar el grueso de los trabajos (el Banco Europeo de Inversiones les ofrecía un 40% de la financiación) y a cambio el Estado les concede el mantenimiento de la vía durante 30 años. Es decir, que iría 'soltando' el dinero de forma paulatina y en función del buen estado de conservación de la vía. A la vez, el segundo objetivo era acelerar la burocracia para que la infraestructura pudiera funcionar cuanto antes. Ábalos, que al llegar a Fomento se comprometió a dar continuidad a todas las obras de De la Serna con los mismos plazos anunciados, cree que ese mecanismo supone un gasto inasumible y que además es contrario a la Ley de Desindexación de la Economía Española de 2015.

El exministro quería que la empresa adelantara los gastos a cambio de darle el mantenimiento El anterior equipo

El Ministerio asegura que esta «revisión» no tiene por qué afectar a las actuaciones. Mientras busca la fórmula económica más rentable, cada proyecto continuará su proceso administrativo por su cuenta y fuera del paraguas del paquete de inversiones del PIC. En estos momentos, Carreteras está elaborando el anteproyecto de la A-73 después de refundir en un solo tramo los cuatro que faltaban por construirse, los más cercanos a Aguilar. Para ello han tenido que resolverse los contratos que ya habían sido firmados. Además, los dos de la zona de Burgos ya están en funcionamiento y en otro más se está trabajando después de cinco años en los que la actividad sobre el terreno fue 'cero'.

Los tramos sin hacer se refundieron para agilizar los plazos en un contrato de 534 millones de euros El proyecto

Dada la situación administrativa del tramo refundido, parece difícil la previsión que hizo De la Serna el pasado mes de junio, cuando aseguró que los primeros movimientos de tierra comenzarían «en un año». Ante estas incertidumbres, los senadores por Burgos del Partido Popular han anunciado que presentarán una iniciativa en la Comisión de Fomento para conocer el estado en el que se encuentra la tramitación del contrato de concesión que permitirá acometer, de un solo movimiento, los tramos pendientes de la A-73.

La obra se ha paralizado en diversos momentos por la crisis y la quiebra de varias adjudicatarias Camino de obstáculos

La senadora Cristina Ayala recordó que, en su última visita a Burgos como ministro de Fomento, De la Serna anunció un contrato de 534 millones de euros y «no hemos sabido absolutamente nada» de su tramitación durante los cien primeros días del Gobierno de Pedro Sánchez.