Cae una banda de narcos liderada por un vecino de Castro que compraba speed con marihuana

Imagen de la operación 'Txungo'. / OPC

Han sido detenidas veinte personas, siete en Cantabria y trece en Vizcaya, a las que se han intervenido importantes cantidades de droga

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicaba a la distribución de speed y cocaína que lideraba un vecino de Castro Urdiales. La banda había implantado un peculiar sistema para financiar la compra de esta droga, consistente en vender marihuana que previamente plantaban dentro de viviendas, sobre todo en pueblos de Cantabria, y que colocaban después en países del norte de Europa en los que obtenían mayores beneficios. Los cultivos 'indoor' estaban interconectados entre sí, todo un entramado perfectamente organizado a partir de una especie de centro de operaciones radicado en Arnuero, donde se ubicaba la 'casa de marihuana' más grande de las desmanteladas jamás en Cantabria: Tenía 3.400 plantas, de las 5.680 intervenidas al grupo en todas sus plantaciones.

En la operación, bautizada como 'Txungo', han sido detenidas veinte personas (18 hombres y dos mujeres) en dos fases, todos españoles salvo tres colombianos. Trece fueron arrestados en Vizcaya (ocho en Bilbao, dos en Arrigorriaga y uno en Ortuella, Galdakao y Trápaga) y siete en Cantabria (dos en Boo de Piélagos, dos en Santander y uno en Arnuero, Castro Urdiales y Argoños).

Han sido intervenidos cerca de 4.000 gramos de speed y 2.000 gramos de cafeína (sustancia de corte), con los que se podrían haber obtenido unas 30.000 dosis de speed. Además de las 5.680 plantas de marihuana incautadas en sus cultivos 'indoor', se les intervinieron 1.000 gramos de hachís, más de medio kilo de cocaína, once vehículos, más de 20.000 euros en metálico, una pistola en perfecto estado de funcionamiento del calibre 6,35 con su correspondiente munición, y una pistola detonadora, entre otros efectos relacionados con la investigación.

Cuatro plantaciones activas y otra en proyecto

La investigación se inició a finales del pasado verano cuando los agentes detectaron a una persona residente en la localidad de Castro Urdiales, que posteriormente se trasladó a Vizcaya, y que podía estar liderando un grupo dedicado a la venta de importantes cantidades de speed y cocaína.

De la vigilancia sobre esta persona los investigadores detectaron como este acudía con asiduidad a una casa de la localidad de Arnuero donde se reunía con otras personas y pasaban varias horas al día. En la casa existía una importante plantación de marihuana la cual estaba conectada con otras plantaciones formando un entramado para su distribución y venta con el que financiaban la red de tráfico de speed y cocaína.

Los investigadores pusieron al descubierto plantaciones 'indoor' en el interior de casas o naves situadas en Arnuero, Guarnizo y Boo de Piélagos en Cantabria, así como en Ortuella en Bizkaia.

Del interior de las mismas se intervinieron 5.680 plantas de marihuana, siendo la plantación más relevante la existente en la casa de Arnuero con cerca de 3.400, la mayor de Cantabria hasta la fecha, pues hasta ahora ostentada 'el récord' la plantación desmantelada en octubre en una nave de San Vicente de Toranzo (aquí había 3.245 plantas); en las localidades de Guarnizo y Boo de Piélagos, se intervinieron 1.400 plantas. Todas ellas contaban con complejos sistemas para el crecimiento rápido de las plantas, detectando en algunas que también podían incurrir en delito de defraudación de fluido eléctrico.

Las plantaciones cercanas a la ciudad de Santander eran cuidadas por personas de una misma familia y de gran confianza de la organización. Tras las primeras detenciones se sospecha que estas personas pudieron deshacerse de alguna otra plantación.

En una casa de Otañes-Castro Urdiales los agentes encontraron todo lo necesario para montar una nueva plantación de marihuana de grandes dimensiones. Dicho material estaba nuevo y pendiente de ubicación.

Han sido realizados también registros en Bilbao, Galdakao y Etxebarri, donde se encontró más speed, cocaína, hachís, sustancia de corte, armas y dinero, entre otros efectos.

Un agente de la Ertzaintza, herido en las detenciones

A finales de febrero la organización tenía prevista una entrega de speed a dos personas procedentes de Logroño. La entrega se produjo en un parking de Bilbao, procediendo los agentes a su detención en el momento de la recogida de la droga.

A raíz de este hecho los investigadores detuvieron al cabecilla y al resto de los integrantes de la organización encargados de la ocultación, transporte y venta de la droga.

En una de esas detenciones en Bilbao, un agente de la Ertzaintza resultó herido al ser golpeado con un vehículo cuando el conductor intentó evadirse del cerco policial, siendo trasladado a un centro hospitalario recibiendo el alta horas más tarde.

La operación ha sido coordinada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Santoña y desarrollada por agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria pertenecientes al Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA), los equipos de Policía Judicial de Castro Urdiales y Laredo, y el Grupo de Drogas de la Comisaría de Bilbao de la Ertzaintza.