Una cántabra logra escapar ilesa del terremoto de Indonesia

El terremoto dejó un panorama de caos y destrucción en la isla indonesia./EFE/ Adi Weda
El terremoto dejó un panorama de caos y destrucción en la isla indonesia. / EFE/ Adi Weda

Beatriz Zabala, de Santander, y su pareja canadiense estuvieron a 35 kilómetros del epicentro del seísmo en Lombok | Ambos viajan ya camino de España

JAVIER GANGOITISantander

Una ciudadana de Cantabria, Beatriz Zabala, estaba de vacaciones en Indonesia cuando ocurrieron los terremotos. Zabala, de 35 años y residente en Santander, se encontraba con su pareja en la isla de Lombok, a tan sólo 35 km del epicentro de los terremotos que acabaron con la vida de 259 personas el pasado domingo 5 de agosto. Tras el inicial aviso por peligro de un posible tsunami, la pareja se dirigió a zonas altas de la ciudad, donde terminaron pasando la noche al raso junto a otras personas, a salvo del peligro. «Ellos han tenido suerte, vieron a muchas personas con heridas graves. Realmente temieron por su vida», relata Ana Gómez, amiga de la pareja y que ha estado en contacto con ambos en todo momento hasta su inminente vuelta a España.

El suelo comenzó a temblar mientras cenaban en la isla. Beatriz Zabala, profesora de inglés en Santander, logró pasar la noche junto a su acompañante en un templo de un poblado de montaña. Allí pudieron dormir y permanecer a salvo mientras el sismo, de 5,9 puntos en la escala Richter, devastaba otras zonas de la región. Consiguieron salir de Lombok en un vuelo desde la isla con destino a Yakarta al día siguiente del terremoto, el lunes 6 de agosto. Un vuelo que fue suspendido hasta tres veces por problemas técnicos, lo que generó cierta inquietud en la pareja. «Estaban al límite. Deseando salir de Lombok», asegura la amiga. Finalmente pudieron lograr que un conductor los llevará al aeropuerto.

Este jueves por la mañana, y ya lejos del peligro, Beatriz Zabala y su acompañante se encontraban en Yakarta cuando se registraba el segundo terremoto en Lombok en seis días. En el día que pasó la pareja en esa isla tras el terremoto, fueron cancelados hasta tres vuelos. Nadie informó a los jóvenes si podrían volar. La pareja de la profesora tuvo que ponerse en contacto directamente con el aeropuerto de Abu Dhabi para confirmar que el avión estaba roto y no podrían salir hasta el día siguiente.

La pareja salió de la isla de Lombok en un vuelo con destino a Yakarta al día siguiente del seísmo

Como otros viajeros situados en la zona, a la pareja no le quedó otro remedio que encontrar un vuelo por sus propios medios. Este jueves por la mañana, viajaron desde la capital del país hacia Kuala Lumpur, en Malasia, desde donde cogieron un vuelo hacia Abu Dhabi. Ya desde los Emiratos Árabes, los viajeros tomaron un último vuelo a Madrid. «Tenían muchas ganas de salir del país y ayer por la mañana lo lograron. «Todo se transformó en caos y destrucción de la noche a la mañana», narra Ana Gómez, que mantuvo comunicación con la pareja tantas veces como pudo. Zabala llevaba viajando con su pareja desde el 1 de julio. Primero visitaron Tailandia y se encontraban en la República de Indonesia desde el 10 de julio.

Por su parte, la embajada española desaconsejó volar a Lombok y a las tres islas Gili en los próximos días. Todas las islas han sido desalojadas y tratan de recuperarse del desastre ayudadas por los servicios de emergencia.

 

Fotos

Vídeos