El Censo Electoral investiga altas sospechosas en San Pedro del Romeral

Ayuntamiento de San Pedro del Romeral./Sane
Ayuntamiento de San Pedro del Romeral. / Sane

Este órgano advirtió a la alcaldesa a finales de diciembre de un incremento insólito en el padrón y la instó a comprobar las nuevas inscripciones y a dar de baja las indebidas

CONSUELO DE LA PEÑA

En medio de la anemia demográfica generalizada que afecta a los municipios rurales, en San Pedro del Romeral se ha producido un milagro. Entre el 1 de septiembre y el 1 de diciembre de 2018 anotó 26 nuevos empadronamientos. Este crecimiento de población no tiene justificación aparente.

En San Pedro, un municipio de apenas 453 habitantes situado en la comarca del Pas-Miera, no se ha producido ninguna expansión urbanística de órdago, ni se han instalado industrias, ni se ha registrado un esfuerzo épico por atraer nuevos residentes que habiten las casas cerradas. Pero tiene una particularidad. La alcaldesa Azucena Escudero (PP) arrebató el bastón de mando al PRC en las elecciones municipales de 2015 por un margen de catorce votos, por lo que el prodigioso aumento de población irradia un tufillo político sospechoso. En la Oficina del Censo Electoral han saltado las alarmas ante sospechas de un posible fraude en el padrón, a escasos meses de las elecciones municipales del próximo 26 de mayo.

El pasado mes de diciembre el sistema de alertas de la Oficina del Censo Electoral saltó en San Pedro del Romeral ante un engorde sospechoso del padrón en los últimos meses del año y solicitó al Consistorio informes explicativos, en un plazo de diez días, de las causas del incremento experimentado y le instó a comprobar la «residencia efectiva» de los nuevos vecinos. En el mismo escrito, registrado en el Ayuntamiento el día 27 de ese mes, se conmina a la alcaldesa a «incoar la baja de oficio» en los casos en que la residencia no sea real. Pero además el órgano del INE está llevando a cabo sus propias comprobaciones. Está mandando cartas a todos los vecinos que se dieron de alta para que en el plazo de 15 días presenten una declaración de residencia, con la advertencia de que la falsedad en la información constituye una infracción electoral, sancionada con multa de 100 a 1000 euros.

Sólo en enero se han registrado 35 peticiones de empadronamiento nuevas

Sistema de alerta

Los ayuntamientos comunican mensualmente las variaciones del padrón a la Oficina del Censo Electoral de Cantabria, dependiente del Instituto Nacional de Estadística (INE), que dispone de un sistema electrónico que detecta las variaciones del padrón. En el momento en el que pasan al censo electoral, si hay algún problema, los sistemas electrónicos de alertas detectan los aumentos anómalos. Según este modelo, en un municipio como San Pedro del Romeral, de entre 251 y 500 electores, la oscilación trimestral calculada se sitúa entre 5 y 7 personas. Por eso, las luces rojas pitaron en la Oficina del Censo Electoral cuando a 1 de septiembre el padrón sumaba 418 personas y tres meses después (1 de diciembre, último dato publicado) alcanzó las 444, un crecimiento de casi un 6%.

El apercibimiento del INE hizo temblar a la alcaldesa, y motivó que las nuevas solicitudes se miraran con lupa en el Ayuntamiento. Escudero, que ha sido puesta en la picota por varios vecinos que la acusan de paralizar la inscripción de altas en el padrón por razones electoralistas, asegura que hasta el 27 de diciembre «se empadronaba siempre en el momento. Se comprobaba el DNI, el contrato de alquiler o escrituras de propiedad o autorización preceptiva y se daba el alta». Pero cuando recibió la carta del Censo Electoral «se empezó a comprobar que la gente vivía aquí y a verificar cada documento, tal y como se nos pedía», explica.

Pero entonces empezaron a arreciar las críticas de personas que denunciaron que el Ayuntamiento había bloqueado las altas con distintas excusas y por razones puramente electorales, ya que el día 20 de enero se cerró el censo para votar en las elecciones municipales del 26 de mayo. La secretaria municipal alegó que la funcionaria que llevaba el tema estaba de vacaciones, o que internet no funcionaba y no podía tramitar las inscripciones. Pero los afectados reaccionaron; dos de ellos han denunciado a la alcaldesa y a la secretaria ante la Fiscalía por un supuesto delito de prevaricación administrativa, y un tercero, lo ha hecho en el Juzgado de Guardia de Medio Cudeyo. En esos escritos, a los que ha tenido acceso este periódico, ponen de manifiesto que «desde hace varios meses» se les niega «de manera injustificada y reiterada» la posibilidad de empadronarse en el municipio. La Fiscalía de Cantabria se ha puesto manos a la obra y está investigando el caso.

Según la alcaldesa, desde el 10 de enero hasta finales de mes se han registrado 35 solicitudes de empadronamiento, que han llegado a través de la Delegación del Gobierno y en el Ayuntamiento, aunque Escudero no ha podido aclarar cuántas de esas inscripciones se han recogido en el Consistorio. «Ahora tenemos que comprobar que no se trata de altas fraudulentas. A todo el que certifique que vive aquí se le empadronará, aunque la ley marca un plazo de tres meses para resolver», señala la regidora, que asegura se han extremado las cautelas por mandato del INE. En este sentido, subraya que en enero intentó empadronarse la secretaria que el exalcalde Pedro Gómez (PRC) tiene en su empresa, que «vive en Santa María de Cayón». «Entonces se le mandó un requerimiento para que acreditara que reside en el pueblo y no lo ha entregado, aunque me consta que ha presentado una queja en el Censo Electoral».

Gómez, por su parte, sospecha que «hay una vinculación» entre la las vacaciones de la administrativa, que se incorporó este viernes a su puesto de trabajo, y la paralización del censo semanas antes. «Es muy difícil de entender que alguien se coja el mes de enero entero de vacaciones y días de diciembre, y que no deje nada para otras fechas. Es mucha casualidad que se incorpore el día 1, máxime si es ella la persona que gestionaba el censo. Lo único que han intentado es que pase el tiempo. Ante la duda de que los solicitantes no sean suyos, lo mas sencillo es no empadronarlos para no correr riesgos», denuncia.