Los centinelas del agua

Cristina Prieto, Jorge Rojo, César Álvarez, Natalia Sampedro y Beatriz Tejerina, junto al cartel de los proyectos que desarrollan en América Latina y Caribe. /Alberto Aja
Cristina Prieto, Jorge Rojo, César Álvarez, Natalia Sampedro y Beatriz Tejerina, junto al cartel de los proyectos que desarrollan en América Latina y Caribe. / Alberto Aja

La gestión de recursos hídricos y sequías y el desarrollo de estrategias integrales frente a las inundaciones confluyen en el trabajo del grupo de Ingeniería Hidráulica

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

A pesar de su importancia estratégica y su «inmensa» trascendencia socioeconómica, «el agua no se gestiona de forma general como un bien escaso», lamenta César Álvarez, responsable del grupo de Ingeniería Hidráulica del IH. «El recurso hídrico es cada vez más escaso y agotable, incluso en aquellos climas donde las precipitaciones son abundantes, como muchos países de América Latina y Caribe por ejemplo, donde existen problemas de escasez de agua, no por falta de recursos, sino por la carencia de una gestión adecuada», explica sobre el que es uno de los grandes retos al que se enfrentan hoy en día muchas sociedades y una de las principales áreas del trabajo que desarrolla el equipo que dirige: la gestión de recursos hídricos y sequías.

Un problema de cantidad, pero también de «la calidad» del agua, ante la cual aportan respuestas igualmente. «Una de las grandes ventajas del Instituto de Hidráulica es que podemos analizar el agua desde muchas vertientes y entre ellas las calidades, determinar cuáles son los servicios que necesitan los gestores para usos diferentes, porque no es lo mismo el agua que se necesita para abastecer una ciudad que para regar o refrigerar una industria», detalla Álvarez.

El análisis y diseño de infraestructuras hidráulicas y sistemas de abastecimiento y saneamiento es otro de los servicios de los que se ocupa este equipo que reúne a ingenieros de Caminos y Civiles y a científicos ambientales. En este área se incluyen proyectos como el Plan General de Abastecimiento y Saneamiento de Cantabria (PGAS), de 2014; el reciente 'Estudio de adecuación de alivios en el sistema de saneamiento de la cuenca Saja-Besaya'; o el trabajo que acaban de iniciar para el saneamiento de la bahía de Santander.

Cuentan con gran experiencia en el diseño de saneamientos litorales; ahora trabajan en el de la bahía de Santander

Han participado en una veintena de proyectos en América Latina y Caribe del programa 'Ciudades emergentes y sostenibles'

Una de sus últimas líneas de investigación se centra en el planteamiento de estrategias integrales que permitan compatibilizar la protección de las personas y bienes frente a las inundaciones, objetivo para el que es «fundamental» conocer el comportamiento hidráulico de los cauces. Un campo que abarca desde el desarrollo y aplicación de modelos a la caracterización de avenidas en cauces de diferente naturaleza, hasta el estudio de inundaciones mediante imágenes captadas por satélite. El análisis de la inundabilidad en la zona de Los Corrales de Buelna es uno de los trabajos que están realizando en este sentido. La lucha contra las inundaciones es un servicio íntimamente relacionado con otros de sus ámbitos de trabajo, la gestión integrada de cuencas -«clave» para la mitigación de los riesgos-, a través de la aplicación de métodos para la monitorización de caudales, dinámicas de sedimentos y diferentes variables de la calidad del agua.

Internacionalización

«Cuando empecé a trabajar en la Universidad de Cantabria en 1991 nos ocupábamos del análisis y diseño de los saneamientos litorales de todo el norte de España, labor que nos permitió abrir campos de investigación más amplios», recuerda Álvarez. «Hemos pasado del diseño de colectores y depuradoras a la mitigación de riesgos hidrológicos, naturales; antes nuestro principal cliente eran las administraciones local y nacional y ahora trabajamos mayoritariamente fuera de España», analiza este Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y Profesor Titular de la Universidad de Cantabria haciendo ver la evolución del trabajo de este grupo y su expansión internacional.

De hecho, desde hace diez años su cliente fundamental es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través del programa 'Ciudades emergentes y sostenibles' que tiene como objetivo ordenar el crecimiento de ciudades en Latinoamérica y Caribe, «muchas veces coartado por problemas relacionados con el agua como riesgo y como recurso». El BID ha recurrido al IH para detectar las problemáticas, realizar estudios de planificación y diseñar soluciones, tarea que desarrollan en una veintena de ciudades de México, Argentina, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Perú...

Soluciones de ingeniería hidráulica que permitan «resolver el problema de base» (inundación o falta de recurso), pero que también sean «sostenibles medioambientalmente» (integrar el río o arroyo que los inunda en la ciudad, recuperar el entorno fluvial con espacios públicos, respetar la naturaleza de la zona...). Álvarez destaca aquí dos proyectos «emblemáticos», los realizados en Ciudad de Panamá y en Santiago de los Caballeros (República Dominicana).

Y del BID a la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, que les ha confiado la definición del primer programa de gestión integral de recursos hídricos de Paraguay.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos