Ciudadanos deja en «cabreo» su amenaza y apoyará el Presupuesto

Félix Álvarez, al fondo, preside la reunión del comité autonómico, anoche en la Facultad de Derecho. /Roberto Ruiz
Félix Álvarez, al fondo, preside la reunión del comité autonómico, anoche en la Facultad de Derecho. / Roberto Ruiz

Félix Álvarez dice sobre la imputación de Sota que «no es lo mismo meter la pata que meter la mano» y confirma un sí que estaba ya cantado

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

«Es cierto que el código ético de Ciudadanos pone como línea roja la imputación, pero también es cierto que analizamos cada caso de forma puntual y no es lo mismo meter la pata que meter la mano». Lo dijo esta noche el portavoz de Ciudadanos, Félix Álvarez. Fue mientras sus compañeros del comité autonómico permanecían aún reunidos en la Facultad de Derecho. En ese encuentro votaron «por aplastante mayoría» lo que ya era un secreto a voces. Que mantendrán su acuerdo con PSOE y PRC para sacar adelante el Presupuesto pese a la imputación del consejero de Economía por el 'caso Sogiese'. Y también pese a que hace unos días asegurasen que veían difícil «a un 99%» prestar su apoyo al bipartito. Álvarez achacó esa postura «a un cabreo y un enfado». «Y yo –dijo– no estoy aquí para cobrarme cabreos, ni para enfadarme, ni para cobrar facturas a nadie».

Fue la escenificación de una postura que quedó clara cuando los naranjas votaron hasta este mismo viernes las enmiendas. Las que habían negociado con socialistas y regionalistas. Votaron sí, pero faltaba el trámite del comité autonómico. Eso y el morbo de volver a decir que sí después de que el diputado regional Rubén Gómez que «al 99%» no. «Después de un debate intenso, pero además muy sereno, hemos llegado a la conclusión por aplastante mayoría de mantener el pacto que alcanzamos con el PRC y el PSOE no sin antes dejar clara nuestra posición de perpejlidad ante lo que ha ocurrido. Por la falta de lealtad del PSOE ocultando una cuestión que se iba a conocer tarde o temprano. Lealtad no sólo con nosotros, sino con su propio socio de gobierno», dijo Álvarez.

¿Y por qué mantienen su apoyo? El diputado por Cantabria en el Congreso enumeró los motivos. Como una lista. «Teniendo en cuenta que el caso viene de la legislatura anterior. Que la fiscalía lo archivó. Que el Tribunal de Cuentas dictaminó que se trataba de un problema administrativo que se subsanó. Que el propio Sota ha dicho que, si hay apertura de juicio oral, dimitiría. Que el presidente Revilla se comprometió a que si hay esa apertura de juicio oral le cesaría...». Pero, dijo finalmente, «sobre todo teniendo en cuenta que creemos que es un acuerdo realmente bueno para los cántabros con cuarenta millones de impuestos menos especialmente para la clase media trabajadora».

Álvarez tuvo entonces que responder a esas declaraciones del «99%» y al poso que esa frase puede dejar en la opinión pública. Al no, pero sí. «Cuando esta noticia sale –dijo– hay un cabreo y un enfado en nosotros. Estamos firmando el acuerdo y delante hay un consejero que nos ocultaba que había estado en el Juzgado como imputado. Eso te cabrea, te enfada». Fue ahí donde quiso poner distancia entre «meter la pata» –lo que entienden que ha ocurrido en este caso– y «meter la mano». «Estamos aquí para trabajar por los ciudadanos de Cantabria, creemos que el acuerdo para aprobar el Prespuesto es bueno y que el caso es especial». Por eso, concluyó diciendo que no le parecía correcto «trasladar» sus «enfados a la ciudadanía y romper el pacto».