Detenidos dos criadores de gallos de Cantabria en una pelea clandestina de Valladolid

Imágenes de la operación 'Gallustor'./Guardia Civil
Imágenes de la operación 'Gallustor'. / Guardia Civil

El seguimiento a uno ellos, vecino de Villanueva de la Peña, propició que el Seprona descubriera los combates que se habían organizado en Tordesillas, en el que fueron arrestados trece individuos de distintas provincias que llevaban sus propios animales para someterlos a las batallas

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Dos criadores de gallos de Cantabria han sido detenidos en unas peleas clandestinas organizadas en la provincia de Valladolid, un evento al que acudieron otros aficionados llegados de distintas zonas del norte del país. En esta operación de la Guardia Civil, bautizada como 'Gallustor', han sido arrestadas las trece personas que llevaban sus propios animales para someterlos a los combates, se ha rescatado a veintidós gallos, cuatro de ellos ensangrentados y heridos tras las peleas que se estaban llevando a cabo en una nave a las afueras de Tordesillas, y se han intervenido mil euros procedentes de las apuestas.

Según informa la Guardia Civil, los detenidos, que se desplazaron para participar en las peleas de gallos desde Cantabria, Asturias, Segovia y Palencia, además de Valladolid, fueron sorprendidos 'in fraganti' cuando estaban teniendo lugar las luchas el pasado domingo. A los trece detenidos, de entre 30 y 58 años, se les atribuye la supuesta autoría de un delito relativo a la Protección de la Flora, Fauna y Animales Domésticos (Maltrato Animal) por el maltrato injustificado de pollos de pelea, y se encuentran en libertad con cargos.

Las investigaciones se iniciaron en el operativo que el Seprona de la Guardia Civil realiza para luchar contra la organización y ejecución de peleas clandestinas de gallos de la raza 'combatiente español', en las que se lleva a estos animales hasta la muerte. Los investigadores detectaron a un vecino de Villanueva de la Peña (Mazcuerras), con las iniciales A.C.L., de 63 años de edad, dedicado a la cría de gallos, que estaba interesado en organizar peleas de gallos en la provincia de Valladolid. Con su seguimiento consiguieron interceptar una reunión entre varios propietarios de los gallos en la nave de Tordesillas para llevar a cabo hasta un total de once combates con sus animales. Con él iba otro criador cántabro, A.H.R., torrelaveguense de 38 años, que también ha sido detenido. Ninguno de los dos cuenta con antecedentes por peleas de gallos, y no estarían relacionados con los combates recientemente detectados en Cartes.

Los investigadores observaron una importante afluencia de personas con transportines para el traslado de animales, hacia ese lugar. En el momento de oír el griterío de los concurrentes, los agentes decidieron realizar la entrada, inspección y registro del local, donde fueron sorprendidos, en plena actividad delictiva, los trece detenidos.

En el interior de la edificación había instalado un reñidero, que contaba con cronómetro y demás instrumentos utilizados en este tipo de eventos.

Los gallos estaban colocados en cajoneras y jaulas, con hasta un total de 22 aves; y se hallaron útiles para la manipulación de los espolones de las aves y así hacerlas más agresivas.

Además, la Guardia Civil investiga las posibles apuestas ilegales en torno a este tipo de actividades clandestinas.

Los animales heridos fueron trasladados al Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS), dependiente de la Junta de Castilla y León, donde recibieron atención veterinaria.

Las diligencias, junto con los detenidos, han sido remitidas al Juzgado de Guardia de Valladolid y Fiscalía Provincial de Valladolid y los 13 detenidos han sido puestos en libertad con cargos. Había público también alrededor del reñidero, pero no tendrán que rendir cuentas ante la justicia porque no llevaban animales.