Diputados y senadores por Cantabria: «Era necesario convocar elecciones»

Diputados y senadores por Cantabria: «Era necesario convocar elecciones»

Los diez representantes en el Congreso y en el Senado coinciden en que, sin Presupuestos, «era la única salida»

NACHO GONZÁLEZ UCELAY

La llamada a las urnas efectuada el pasado viernes por el presidente Pedro Sánchez no ha sorprendido a ninguno de los diez diputados nacionales y senadores por la provincia de Cantabria, que coinciden en que la convocatoria electoral era la consecuencia lógica del fracaso del Gobierno socialista en su intento de sacar adelante los Presupuestos del año 2019, pero divergen a la hora de dibujar el escenario político que aparecerá cuando, el próximo día 28 de abril, se abra el telón.

Ana Madrazo (PP), Diego Movellán (PP), Ricardo Cortés (PSOE), Félix Álvarez (Ciudadanos) y Rosana Alonso (Podemos) valoran el anuncio del presidente desde el Congreso de los Diputados.

«La situación exigía la convocatoria de unas elecciones generales. El clima de inestabilidad política era evidente, la situación insostenible y la decisión de Sánchez previsible», piensa Madrazo, que, por todo ello, cree que el adelanto de las elecciones «era lo mejor que podía pasar». Esta decisión, asegura la popular, abre a su partido la posibilidad de «liderar un gobierno que afronte el asunto de Cataluña con inteligencia y dentro de un margen legal». Ello en un escenario que a su juicio «parece bastante difícil de prever», aunque considera que los españoles «confiarán en el PP como la opción mayoritaria para volver a la senda del crecimiento».

Tampoco a Movellán le ha sorprendido el anuncio de Sánchez «porque España ya era un clamor». El popular, que lamenta que la llamada electoral se produzca en abril «y no en mayo, para ahorrar costes», piensa que el Gobierno socialista «no podía estar ni un minuto más» por el bien de los españoles, en general, y de los cántabros, en particular, «pues hemos sido moneda de cambio con los independentistas como ya quedó demostrado en su proyecto presupuestario».

Con vistas a las próximas elecciones, Movellán aboga por un cambio que dé a los populares la posibilidad de tomar las riendas del gobierno «porque están en juego asuntos vitales como lo son la unidad de España y la recuperación económica» y «porque los cántabros volveremos a contar para Madrid».

Sin alejarse en absoluto del discurso de su partido, el socialista Cortés reconoce que el adelanto electoral era, «en una legislatura extremadamente complicada como esta», la mejor salida ante la imposibilidad de aprobar los Presupuestos. «Ahora, los ciudadanos, que han podido ver la gestión de PP y PSOE en un corto plazo de tiempo, deberán decidir con su voto cuál es el modelo que quieren».

Eso será el próximo 28 de abril, «una buena fecha», piensa Cortés, que considera que España necesita «estabilidad para afrontar sus retos más importantes». Para ello, dice, «es necesario el diálogo de partidos» porque, como recordaba Movellán, «está en juego la elección de un gobierno que sepa gestionar debidamente la recuperación de este país, el conflicto territorial de Cataluña y una posible desaceleración económica», concluye.

Más en la línea de los populares, Álvarez, que ya tuvo la oportunidad de pronunciarse el mismo viernes como candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno cántabro -«Sánchez se baja por fin del 'Falcon' y da voz a los españoles», dijo- cree que el adelanto de las elecciones generales es una oportunidad «para cambiar el rumbo que el bipartidismo nos ha marcado durante los últimos 40 años y elegir a un gobierno que no dependa ni de independentistas ni de populistas». De ello, cree Álvarez, saldría ganando Cantabria, «a la que Sánchez había rebajado sus expectativas de crecimiento reduciendo las inversiones para tener contentos a los nacionalistas catalanes».

En este punto se detiene Alonso, para quien «la falta de valentía que ha mostrado el Gobierno socialista a la hora de negociar con los independentistas catalanes nos ha llevado por el único camino posible, que era la convocatoria electoral». Esto, «después de todo lo que hemos luchado por intentar sacar adelante unos Presupuestos históricos a nivel social», añade la podemita, que, llegado el día de acudir a votar, espera que los ciudadanos lo hagan «pensando bien en la España que queremos ser».

Los cinco senadores

Y Blanca Martínez (PP), Javier Fernández (PP), Esther Merino (PP), Miguel Ángel González Vega (PSOE) y Guillermo del Corral (PSOE) analizan la decisión de Pedro Sánchez desde el Senado.

El bloque popular se felicita por la «firmeza» que ha mostrado su partido frente a las negociaciones frustradas del Gobierno socialista con los independentistas.

«Ha sido esa posición firme la que ha obligado a Sánchez a tirar la toalla y convocar elecciones», dice Martínez, para quien la fecha electoral «es producto de la presión ejercida por sus barones en aquellas comunidades autónomas donde el rechazo que produce el presidente pudiera perjudicarles». Muy expectante, la diputada popular reconoce que «el escenario que se presenta ahora es complicado, porque se van a incorporar actores que antes no había», recuerda.

En el mismo sentido, Fernández subraya que el adelanto electoral «era necesario después del fracaso de las políticas de Pedro Sánchez, que ha constatado que con esos compañeros de viaje era totalmente imposible lograr nada constructivo». El comportamiento del presidente, dice el diputado popular cántabro, «ha sido impresentable».

Ver más

De acuerdo, Merino precisa que la convocatoria de las elecciones «era algo que todos pedíamos a gritos a tenor de la deriva que había tomado el país, ya no sólo por los malos datos económicos y de empleo sino por el intento de los socialistas de aferrarse a la Moncloa vendiendo España a los independentistas». Ahora, precisa la diputada popular, «sería interesante que los españoles giraran la vista a los grupos constitucionalistas para que de las urnas salga un gobierno liderado por el PP que pueda devolver a nuestro país a la senda del crecimiento, que es en la que estábamos hasta que llegó Pedro Sánchez».

Era de esperar que González Vega tuviera otra visión muy diferente. «Sin presupuestos no es posible gobernar», coincide el diputado socialista, que, sin embargo, reprocha a «los partidos de la derecha» que «hayan engañado a la gente diciendo que teníamos un pacto con los independentistas cuando ha quedado claro que no era así». Con todo, «ahora se abre un panorama incierto, pero yo confío en que los ciudadanos, que sabían que el PSOE había diseñado un buen programa, aprecien el trabajo bien hecho cuando acudan a votar».

En esa misma idea, que los votantes darán otra oportunidad a su partido, «que ha gobernado nueve meses teniendo en cuenta las necesidades de las personas», Del Corral admite que ante la imposibilidad de sacar adelante los Presupuestos, «no quedaba otra salida que convocar elecciones», lo que según él es «una mala noticia porque el proyecto de Sánchez apostaba decididamente por las personas».