Constituida la Mesa de Territorios de Montaña para luchar contra el despoblamiento de Cantabria

Constituida la Mesa de Territorios de Montaña para luchar contra el despoblamiento de Cantabria
María Gil Lastra

Villacarriedo acoge la celebración del foro 'El futuro de los pueblos de montaña: esbozando estrategias', organizado por El Diario Montañés | Durante las jornadas Oria ha propuesto la creación de un órgano asesor

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Desarrollar un plan de acción para intentar revertir el problema del despoblamiento rural que sufre la comunidad y promover de forma cohesionada todo tipo de iniciativas orientadas al desarrollo sostenible del medio rural, la mejora del bienestar, la calidad de vida, el entorno, la actividad y el empleo. Esos son los objetivos de la Mesa de Territorios de Montaña constituida hoy en Cantabria. Un órgano integrado por el Gobierno de Cantabria y los grupos de Acción Local de Liébana; Saja-Nansa; Campoo Los Valles; Asón-Agüera-Trasmiera, y los Valles Pasiegos, además de la Red Cántabra de Desarrollo Rural, que recoge varios frentes de actuación que se complementan entre sí.

En concreto, conseguir un diálogo de igualdad y no discriminación por el hecho territorial; proponer una nueva normativa especificada y ajustada a la realidad del territorio; promover la innovación y digitalización del medio rural; garantizar el acceso a los servicios públicos, las infraestructuras y el conocimiento; estimular la actividad económica; priorizar las zonas de montaña en la asignación de los fondos públicos que se destinan al medio rural, y la aplicación de las estrategias de desarrollo rural participativo.

La firma de adhesión se ha celebrado en el Palacio de Soñanes de Villacarriedo en el marco de la jornada 'El futuro de los pueblos de montaña: esbozando estrategias', organizada El Diario Montañés y el Gobierno regional, y en la que han intervenido, además de la vicepresidenta, el alcalde de Villacarriedo, Ángel Sainz, y el presidente de Editorial Cantabria, Luis Revenga. También han asistido los presidentes de los cinco grupos de Acción Local, y el de la Red Cántabra de Desarrollo Rural, Pedro Gómez. El encargado de la clausura ha sido el consejero de Medio Rural, Jesús Oria, quien ha propuesto, además, la creación de un consejo asesor para la lucha contra ese despoblamiento en el que estén representadas todas las consejerías y que tenga funciones de asesoramiento, consulta, seguimiento y control.

La encargada de plasmar la adhesión del Gobierno regional a la Mesa de Territorios de Montaña ha sido la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, quien ha defendido la búsqueda de acciones conjuntas y consensuadas contra este problema «que está desangrando el interior de nuestros pueblos». Por ello cree que esta Mesa de Territorios sirve para poner las bases y defiende esos compromisos que «van más allá de lo formal, de temporalizar, de presupuestar y de que haya también un seguimiento y una evaluación».

Un momento de la firma
Un momento de la firma / María Gil

Se ha mostrado confiada en lograr buenos resultados y ha defendido acciones conjuntas y consensuadas que impulsen el desarrollo sostenible de las zonas de montaña. La vicepresidenta ha realizado un llamamiento a la imaginación para hacer de las zonas rurales y de montaña «espacios de servicios públicos, empleo verde, nuevas energías y objetivos prioritarios de promoción con programas europeos».

Díaz Tezanos ha recordado que la despoblación afecta al 80% de los municipios de la región y en especial, a los de montaña. Un problema relacionado con los desequilibrios territoriales y el desarrollo imparable de las zonas urbanas, en las que desde hace diez años ya viven más personas que en las zonas rurales a nivel mundial, y que en el caso de España ha provocado que los 4.955 municipios de menos de 1.000 habitantes no superen el millón y medio de vecinos y vecinas, lo que supone que el 62% de los municipios sólo representen al 3% de la población.

Revertir el despoblamiento

Ante un problema «estructural de dimensiones universales», Díaz Tezanos ha abogado por avanzar en la reversión del despoblamiento con medidas concretas como el impulso del transporte en las zonas rurales, la rehabilitación de viviendas, la atención y asistencia a las personas mayores y políticas de modernización y diversificación económica para fijar a la población joven en los pueblos de montaña.

En este sentido también camina la propuesta de Jesús Oria, quien plantea un órgano asesor encargado de canalizar la participación social y la relación entre el Gobierno y otras entidades implicadas en la dinamización del medio rural con el objetivo de diseñar medidas y actuaciones destinadas a prevenir o paliar los efectos del despoblamiento. Para el consejero, el «reto» para los próximos años es «avanzar en el diseño de una política efectiva, práctica y coordinada a favor de una nueva economía para los territorios de montaña», por ello ha apostado por «reconciliar naturaleza y economía» con una oferta de infraestructuras y servicios que garantice «la fijación de la población, la conectividad y la posibilidad de desarrollar un modo de vida digno y en diálogo permanente con el entorno».

María Gil

La cita de hoy ha congregado a expertos de la innovación en el ámbito de la gestión rural, que han puesto sobre la mesa las estrategias a seguir para tratar de poner freno a esta sangría de población en el ámbito rural.

A este respecto, Oria considera necesario contribuir a generar las condiciones que garanticen la vida en los entornos rurales para lo que ha apostado por adoptar medidas fiscales y financieras específicas para el medio rural e instrumentos de apoyo a emprendedores y empresas que se quieran asentar en los pueblos y valles de montaña. Entre ellas, ha concretado una posible cuota reducida de autónomos adaptada al mundo rural, desgravaciones en el IRPF, un tipo más reducido del IVA, así como la disminución de las cotizaciones en la Seguridad Social para empresas y trabajadores que deseen instalarse. Además, el consejero ha apuntado la necesidad de incrementar el peso porcentual del presupuesto público total destinado al medio rural.