Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

De héroe a villano

Los investigadores no tienen dudas de que el jefe de los bomberos voluntarios de Ramales es el autor del incendio de La Alcomba

Uno de los investigadores de la Guardia Civil hace fotos en los escenarios de los incendios./Antonio 'Sane'
Uno de los investigadores de la Guardia Civil hace fotos en los escenarios de los incendios. / Antonio 'Sane'
DANIEL MARTÍNEZ y ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

«Mi opinión personal es que fue un pirómano». Luis Trueba, la persona que hasta ahora se encontraba al frente de la agrupación municipal de voluntarios de Protección Civil de Ramales de la Victoria lo tenía claro. El lunes por la mañana estaba trabajando junto a otro compañero sofocando el incendio que la noche anterior alguien había originado en la sierra de La Alcomba e hizo un descanso para atender a los periodistas que se habían desplazado al lugar junto a Miguel Ángel Revilla. A él le explicaba con todo detalle que el fuego se había originado en cinco puntos diferentes, por lo que no quedaba duda de que era intencionado. «Nosotros estamos para extinguir. De la investigación se encarga la Guardia Civil», decía a El Diario Montañés, que le fotografió en acción. Seguramente, cuando el presidente regional unos minutos después ponía en valor la labor de los voluntarios, se estaba acordando de Luis. Este jueves, Revilla leía en este periódico que ese chaval de 26 años había sido detenido como presunto autor de este incendio que calcinó unas 140 hectáreas de eucaliptos y monte bajo. Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) que se han hecho cargo del caso no tienen dudas de que el coordinador de la agrupación de voluntarios de Ramales es el responsable. No tienen dudas de que Luis tenía razón: uno de los mayores incendios de la última surada es obra de un pirómano. Él mismo.