El jurado popular declara culpable al kamikaze de la A-67 que provocó la muerte de un joven

El jurado popular declara culpable al kamikaze de la A-67 que provocó la muerte de un joven
Sane

Siete de los nueve integrantes considera que entró por equivocación en la autovía pero que una vez dentro no le importo seguir circulando así

DM

El veredicto llega después de cuatro días de juicio, de escuchar entre el público los sollozos rotos y quejidos de la familia del joven de 34 años al que arrebató la vida cuando conducía en sentido contrario por la A-67, en agosto de 2016. Para el jurado es culpable. La decisión ha sido unánime si bien siete de los nueve integrantes consideran probado que «entró por equivocación en la autovía pero que una vez dentro se percato de que circulaba en sentido contrario y no le importo seguir circulando en dicha forma».

Además, y también por mayoría de seis de los nueve miembros, estima que la patología psiquiátrica padecida por el conductor, unida al consumo por éste en el día de los hechos de bebidas alcohólicas «en cantidad suficiente» afectó «levemente» sus facultades intelictivas o volitivas.

Ahora el Tribunal deberá decidir la pena a imponer a Borja H. B., que el último día de juicio pidió perdón.

Tras conocerse la decisión del jurado, la acusación ha rebajado en seis meses la pena solicitada, pasando de 13 años a 12 años y medio, tal y como ya lo hizo la Fiscalía en la última sesión celebrada el viernes, al aplicar el atenuante de embriaguez más alteración psíquica.

Sin embargo, tanto el fiscal como la acusación han rechazado aplicar la atenuante de reparación del daño, solicitada al haber consignado 25.000 euros con tal fin antes de comenzar el juicio. Aun así, la acusación particular ha indicado que reduciría la pena a 10 años de prisión en caso de que el juez estimara esta atenuante.

Por su parte, la defensa, que defiende que se trata de un delito contra la seguridad vial en concurso con otro de homicidio imprudente, ha considerado que «no han sido motivados suficientemente» los puntos en los que el jurado ha dictaminado que el acusado es culpable de la muerte «de forma intencionada» y que una vez que se percató de que circulaba en dirección contraria «no le importó seguir», por lo que les ha tachado de «nulidad».

En la última sesión, en la que el acusado pidió perdón a la familia de la víctima, la defensa rebajó la pena que solicitaba en seis meses, de dos años y medio de prisión a dos años, por los atenuantes de actuar influido por el alcohol y de reparación del daño.

Además, hoy ha indicado que al concurrir esas dos circunstancias es «obligatorio» rebajar la pena en uno o dos grados y, en concreto, ha considerado que en este caso «debe bajarse dos grados» por la «falta de unanimidad» en cuanto a la existencia de dolo.

Por otro lado, aunque la compañía aseguradora del vehículo ya ha indemnizado a los familiares del fallecido -que en total han recibido unos 200.000 euros-, su abogada ha considerado que hay «ciertas cantidades pendientes», como el pago de los daños materiales del accidente -el teléfono, la ropa y las pertenencias de la víctima-, o 62.000 euros que solicita su pareja.

En este sentido, la abogada del seguro del coche que conducía el 'kamikaze' ha insistido en que legalmente una pareja de hecho no equivale a un cónyuge viudo, y ha defendido que en este caso no corresponde una indemnización por lucro cesante al no depender económicamente del fallecido ni tener una sociedad legal de gananciales que se haya podido ver afectada por la muerte.

Además, ha dicho que «no le parece ético» discutir si procede o no el pago de daños materiales como la ropa, que ya tenían un uso y una antigüedad en el momento del suceso.

Durante el juicio nadie discutió que en la madrugada del 28 de agosto de 2016 el acusado accedió a la A-67 en sentido contrario y condujo así un trayecto de 9,5 kilómetros hasta que chocó frontalmente con el vehículo que conducía Marcos Sarmiento Villegas, que en ese momento se dirigía a su trabajo, y no pudo hacer nada por evitar la colisión. Pero mientras las acusaciones han sostenido que Borja accedió a la vía «de manera consciente y con manifiesto desprecio por su vida y la de los demás», la defensa entiende que lo hizo de forma errónea, afectado por la ingesta de alcohol en cantidades importantes, y por una señalización deficiente del acceso a la autovía.