El mercado de las mayorías

La victoria holgada del PRC le otorga capacidad de maniobra en los pactos y aleja la opción del centro-derecha, con el PP como gran damnificado

El mercado de las mayorías
Jesús Serrera
JESÚS SERRERASantander

Por una vez, el regionalismo no podrá quejarse de los sondeos que anticipan su primera victoria en las elecciones autonómicas, un pronóstico ya muy extendido en la política de Cantabria desde el ecuador de esta última legislatura. El hiperliderazgo de Miguel Ángel Revilla y un partido cohesionado como ningún otro, dos factores que en realidad vienen a ser el mismo, más el éxito del escaño en el Congreso logrado en las generales, cimentan esa condición de favorito en las urnas del 26 de mayo.

El sondeo de Sigma Dos no sólo pronostica la victoria holgada del PRC y presenta a Revilla como el candidato más conocido y mejor valorado, sino que incrementa su respaldo electoral respecto a 2015 hacia el objetivo de superar la cifra redonda de los 100.000 votos que ha acariciado en las tres últimas convocatorias.

La encuesta achica el espacio de los pactos, el mercado de las mayorías. Con la posibilidad de sacar provecho de la investidura de Sánchez como un incentivo colateral, el PRC tiene a su alcance una mayoría cómoda con su socio en tres de las cuatro últimas legislaturas, el PSOE. Pero el PRC quiere mejorar sus beneficios respecto a las anteriores ediciones del pacto, así que emite un aviso a navegantes en dirección al incómodo Zuloaga: una alianza con el PP mandaría a los socialistas a la oposición en el Parlamento y al desierto en el ámbito municipal.

El PSOE crece con más claridad en este sondeo que en el del CIS. Zuloaga, que todavía no es muy conocido a pesar de su despliegue político y mediático como delegado del Gobierno, líder y candidato socialista, logra un aprobado. Al líder de Ciudadanos, Félix Álvarez, le sucede lo contrario, que le conoce mucha gente y le suspende. Un problema que al partido naranja no le coge de sorpresa. A Cs no le alcanza para forjar una mayoría de 18 diputados con el regionalismo, con el que negoció amigablemente la aprobación de los últimos presupuestos de la legislatura.

Con la esperanza de poder resguardarse del frío de la oposición de una u otra forma, el PP de María José Sáenz de Buruaga, que también suspende en la evaluación de candidatos. Las horquillas de los sondeos proponen distintos grados de fracaso. La caída de 13 escaños a 8 sería un desastre, 9 es lo que esperan los dirigentes populares más objetivos, 10 es lo que le asignaban algunas encuestas propias antes del hundimiento en las legislativas. La posibilidad de una mayoría de centro-derecha se aleja en los sondeos, que señalan al PP como el gran damnificado: el PRC mejora sus cifras, el PSOE crece, Cs repunta un poco, Podemos casi mantiene lo que tenía y Vox se estrena en el Parlamento. Es como si el PP pagase todas las facturas de la fiesta electoral.