Un centenar de personas despide en Santander a los guardias enviados a Cataluña

Aplausos, vítores, algún grito de ‘A por ellos’ y banderas españolas, en la despedida a los guardias civiles en Santander. / Antonio 'Sane'

Álvaro San Miguel
ÁLVARO SAN MIGUELSantander

Una treintena de guardias civiles salieron ayer del cuartel de Campogiro (Santander) hacia Lérida (Cataluña) para colaborar con los Mossos en el mantenimiento del orden público. Los días previos, una convocatoria anónima había corrido de móvil a móvil, permitiendo juntar a las puertas del cuartel a un centenar de personas con banderas de España, la mayoría familiares de los guardias desplazados. Mientras la gente esperaba fuera del acuartelamiento la salida de los agentes, alguna voz se animó a gritar consignas aisladas: ‘Todo por la patria’, ‘Son pocos y cobardes’, ‘Viva la Guardia Civil’... Pero una de ellas caló y fue coreada por más de uno. Fue el clásico ‘A por ellos’ que se utiliza para animar a la selección española. Un himno que se escuchó también en otros cuarteles de la Benemérita por todo el territorio español. Al final el cántico se convirtió en #hashtag y terminó siendo ‘trending topic’ en Twitter.

A la hora prevista, las nueve y media de la mañana, los Nissan Pathfinder de la Usecic (Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia) comenzaron a cruzar la verja de seguridad entre aplausos. Algunos de los vehículos respondieron encendiendo las luces, activando las sirenas y adornando los salpicaderos con banderas de España. Manifestaciones muy similares se repitieron de manera espontánea por casi todo el país, y el Ministerio del Interior no tardó en censurar los homenajes: «No se volverá a repetir», afirmó un portavoz del Ministerio que dirige Juan Ignacio Zoido.

Todos los guardias civiles y policías nacionales consultados por este diario sobre el acto de despedida celebrado a las puertas del cuartel de Campogiro coinciden en su análisis: «No vamos a por nadie. Esto no es la guerra. Sólo vamos a hacer nuestro trabajo, que es asegurarnos de que se cumpla la ley». Pero si escuchar el ‘A por ellos’ les ha parecido fuera de lugar, lo mismo se puede decir de la reacción del Ministerio del Interior. «La mayoría de la gente que ha ido a Campogiro son familiares de los que iban a Cataluña. No había nada de malo».

Eduardo Antonio García, secretario de comunicación de UniónGC en Cantabria, no ha podido presentarse voluntario para ir a Cataluña por asuntos familiares, pero asegura que lo hará si más adelante es necesario y sus circunstancias personales se lo permiten. Este guardia civil explica así el motivo de esa manifestación espontánea de apoyo a los guardias desplazados: «La gente está muy sensibilizada con lo que está sucediendo en Cataluña en estas fechas. Gente que igual nunca hubiera pensado acudir a un acto de este tipo, ahora se siente movida por dentro para acudir al cuartel. Gente que ve a una parte de la sociedad catalana que está muy implicada y que está cometiendo una injusticia con la otra parte de la sociedad catalana que se siente también española. Gente que defiende que sentirse español no es nada malo».

Aunque García defiende el acto celebrado ayer en Campogiro –de hecho estuvo allí despidiendo a sus compañeros–, le gustaría que no se hubiera cantado el ‘A por ellos’. «No me gusta ese mensaje. Como agente de la autoridad, creo que no tenemos que ir a por nadie. Pienso que la gente no ha meditado lo suficiente lo que significa esa frase en este contexto. En las gradas de un campo de fútbol puede estar muy bien, pero aquí se lo están diciendo a agentes de la autoridad que van armados y que van a Cataluña simplemente a ejercer su labor, lo que hacemos todos los días por toda España».

El secretario de comunicación de UniónGC transmitió su propio mensaje a sus compañeros que salían hacia Barcelona: «Les he deseado suerte, les he pedido paciencia, porque la van a necesitar, y profesionalidad».

Mientras los miembros de la Usecic llegaban ayer a Lérida, los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción del Cuerpo Nacional de Policía sumaban un día más en Barcelona. Fuentes sindicales explicaron que los agentes cántabros desplazados a la ciudad condal están de retén, a la espera de órdenes. «Me dicen que el ambiente es tranquilo. Que están en una zona de mucho turismo donde no han encontrado un ambiente hostil».

Ver más

Ya el domingo se dejaron ver las primeras muestra de apoyo a la unidad. Uno de los gestos que ha calado hondo en la Guardia Civil es el ramo de flores que apareció amarrado a la verja del cuartel de Bádames (Voto) el sábado por la mañana. A su lado, un mensaje: «Gracias por defenderme en Cataluña».

Sane

La salida de la Guardia Civil de Campogiro ya está retratada en las redes sociales:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos