La ministra Carcedo muestra el apoyo del Gobierno a Cantabria tras las inundaciones

La ministra Carcedo muestra el apoyo del Gobierno a Cantabria tras las inundaciones
Javier Rosendo

Rechaza las críticas de Revilla a la Confederación Hidrográfica y recuerda que hay crecidas «casi imposibles de predecir» aunque los cauces estén limpios

DM .
DM .Santander

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha expresado hoy el apoyo del Gobierno central a las localidades de Cantabria más afectadas por las inundaciones, que, a su juicio, se tienen que afrontar desde la prevención y la cooperación entre administraciones.

«Hay que pensar que lo más previsible es que estos temporales y situaciones sean más frecuentes y por tanto adaptarnos para mitigar los efectos en la medida de lo posible y que las poblaciones sufran las mínimas consecuencias posibles», ha destacado la ministra en su visita a Los Corrales de Buelna, uno de los puntos más afectados por las inundaciones y fuertes lluvias que han caído en Cantabria., acompañada del delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga.

A preguntas de los periodistas sobre las críticas del presidente regional, Miguel Ángel Revilla, a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) por «no hacer nada» en el acondicionamiento de las cuencas, Carcedo ha defendido que en diciembre la empresa pública Tragsa realizó los trabajos «más perentorios porque llevaban años con escasísimas actuaciones», y ha agregado que en estas inundaciones se ve que las obstrucciones están provocadas por «árboles arrancados de cuajo», aunque los cauces estén limpios.

En su defensa de la labor de la CHC, Carcedo ha recordado que ha invertido 5 millones de euros en medidas automáticas para medir el régimen de los caudales para prevenir este tipo de crecidas y mitigar sus efectos.

Las inundaciones dejan en Cantabria 156 evacuados y 1.686 llamadas al 112

El Servicio de Emergencias de 112 del Gobierno cántabro señala que, una vez desactivado el Plan Especial de Inundaciones de la comunidad autónoma (Inuncant), el temporal se ha saldado en la región con 156 personas desalojadas, 1.686 llamadas y más de mil personas que han participado en operativos.

Según la ministra, hay crecidas que es «casi imposibles» de prevenir aunque los cauces estén limpios ya que, según ha dicho, lo que ha provocado las obstrucciones son árboles «arrancados de cuajo» por las inudaciones. Carcedo ha señalado que son los técnicos los que deben determinar «las medidas más adecuadas y más eficaces».

En la misma línea de defensa del trabajo de la CHC, Zuloaga ha señalado que hay que afrontar la situación como algo «absolutamente excepcional», en la que «cualquier previsión» se ha visto «rebasada ampliamente». El delegado ha destacado que las inundaciones y los sedimentos que se han depositado han hecho que algunos ríos en Cantabria hayan «cambiado completamente su configuración»-

«Estamos en un momento de diagnóstico. Creo que es complicado fijar la culpa en alguien y que no se debe hacer en un momento en que se está trabajando por paliar los efectos«, ha dicho Zuloaga tras las críticas de Revilla.

Al margen de defender el trabajo de la Confederación, Carcedo ha insistido en achacar lo ocurrido al cambio climático y ha opinado que «hay que pensar» que «lo más previsible» es que este tipo de situaciones se den cada vez con más frecuencia y, por ello, hay que «adaptarse» a ello y trabajar en estudios y medidas que permitan hacer previsiones y proyecciones para evitar o mitigar sus impactos.

«Creo que en esa dirección hay que trabajar», ha opinado Carcedo, que ha recordado los trabajos que en este sentido ha realizado la Universidad de Cantabria.

En la visita, Carcedo también ha estado acompañada por la alcaldesa de Los Corrales, Josefina González; el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, el competente en materia de Emergencias, o la titular de Sanidad, María Luisa Real. También ha estado la número 2 del PSOE, Noelia Cobo.

Por su parte, el consejero de Presidencia, que ha agradecido su presencia a la ministra, ha pedido que «traslade» al Gobierno de España la «situación desastrosa» que las inundaciones han dejado en Cantabria y «el riesgo que sigue existiendo».

Aunque ha señalado que ahora, «en un primer momento» tras las inundaciones, se está trabajando en atender las necesidades de los ciudadanos de acuerdo con los protocolos establecidos, ha señalado que, cuando esta situación acabe, será la hora de que informes «de todos los sectores» analicen lo ocurrido y expongan «qué es ha pasado», «si se podría haber mejorado» o «si había problemas que habían tenido que estar resueltos» o si hay que proponer «nuevas fórmulas»

De la Sierra, ha opinado que esta «reflexión de cara al futuro» va a tener que ser «más importante» y «mucho más en profundo» dado que los efectos del cambio climático ya se están materializándose «al lado de casa».

Tras visitar Los Corrales, la ministra, Zuloaga y el resto de autoridades se han dirigido a la localidad de Caranceja, en Reocín, también afectado por las inundaciones.

La retirada de la UME de Cantabria, cuya labor ha destacado la ministra, ha obligado a alterar algunos de los planes iniciales de la visita, que inicialmente iba a ser a Torrelavega y Los Corrales, sin descartar otras zonas como Caranceja o Ruente. Y es que estaba previsto que Carcedo y Zuloaga visitasen la Feria de Muestras de la Lechera de Torrelavega, lugar que ha sido la base de la Unidad durante su estancia en la comunidad desde que llegó el jueves. Sin embargo, la marcha de la UME ha alterado estos planes.

La ministra estuvo el sábado visitando otras zonas afectadas por las inundaciones, en este caso en Asturias.