Los pacientes pueden cambiar en la farmacia el medicamento retirado para la hipertensión

Los pacientes pueden cambiar en la farmacia el medicamento retirado para la hipertensión

El Ministerio de Sanidad, los Colegios de Farmacia y la industria firman un protocolo de actuación para evitar así que se colapsen las consultas

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

Los pacientes con hipertensión arterial que están siendo tratados con alguno de los medicamentos retirados por el Ministerio de Sanidad, tras la alerta decretada sobre el valsartán, pueden acudir directamente a su farmacia para reemplazar sus pastillas por otras equivalentes libres de sospecha sin tener que pagar por el cambio. Así lo establece el acuerdo firmado ayer por el Ministerio, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos y los 17 laboratorios que se han visto afectados.

«Desde hoy mismo (por ayer) ya se está aplicando este protocolo», declara Rita de la Plaza, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Cantabria, que admite que al día siguiente de trascender la advertencia de la Agencia Española del Medicamento -el viernes- fueron numerosos los pacientes que acudieron a informarse no sólo a su farmacia más cercana sino incluso a la sede de la entidad colegial. «Ha habido mucha alarma social de entrada, pero los farmacéuticos hemos actuado como ante cualquier otra alerta sanitaria. Son decisiones que se adoptan por precaución, pero hay que tranquilizar a la población», señala.

Desde el Servicio Cántabro de Salud (SCS) cifraron la semana pasada en más de 93.000 los pacientes medicados para controlar la hipertensión arterial - una de las enfermedades crónicas más prevalentes- y reducir así el riesgo de infarto o ictus. De ellos, 6.960 están en la actualidad en tratamiento con el principio activo retirado tras detectarse una impureza que podría producir cáncer. Y se calcula que la mitad tendrán que cambiar de medicación por incluirse entre los lotes afectados.

Aunque las primeras instrucciones de Sanidad recomendaban pedir cita con el médico de cabecera para sustituir el tratamiento (y no interrumpirlo de golpe en ningún caso), ahora se abre otra vía alternativa para aligerar el proceso y evitar así el colapso de las consultas. No obstante, desde la Gerencia de Atención Primaria del SCS sostienen que, aunque el viernes sí se notó un incremento de las llamadas y de solicitudes de consultas presenciales, por las dudas suscitadas tras decretarse la alerta, la semana ha comenzado «con normalidad» en los centros. «No se ha notificado ninguna incidencia», aclaran.

Fuentes del Ministerio estiman que en España son casi 470.000 las personas que toman alguno de los fármacos bajo sospecha. De ahí que se haya diseñado una estrategia conjunta para todo el país. Así, en el caso de los medicamentos ya dispensados, los pacientes pueden acudir a su farmacia con el envase de sus pastillas y allí se comprobará si efectivamente pertenece a uno de los lotes retirados para, en ese mismo momento, reemplazarlo por un medicamento de la misma agrupación, a coste cero tanto para el paciente como para el Sistema Nacional de Salud y la farmacia.

Con la misma receta

«No hace falta cambiar la receta electrónica», precisa De la Plaza. «Con la tarjeta sanitaria del paciente podemos comprobar el tratamiento que está tomando y, si está afectado por la alerta, le damos uno nuevo», explica. Sólo en caso de duda o de no ser posible lo anterior, el farmacéutico derivará al médico.

Según el acuerdo alcanzado ayer, los envases sobre los que pesa la alerta sanitaria serán devueltos por los hospitales y por las oficinas de farmacia y sustituidos por la compañía farmacéutica, siendo asumidos íntegramente los costes correspondientes a dicha devolución por los laboratorios comercializadores. Cabe recordar que en total la alerta sobre el valsartán atañe a 119 presentaciones de medicamentos pertenecientes a 17 laboratorios farmacéuticos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos