Los papeles que cambiaron la historia del país

Sanción real. El rey Juan Carlos sancionó la Constitución el 27 de diciembre de 1978, «el mejor aval para que España inicie un periodo de grandeza». /EFE
Sanción real. El rey Juan Carlos sancionó la Constitución el 27 de diciembre de 1978, «el mejor aval para que España inicie un periodo de grandeza». / EFE

La prensa regional retrató la aprobación de la Constitución de 1978 con portadas y textos que aludían a la democracia como una realidad social en pleno apogeo

Marta San Miguel
MARTA SAN MIGUELSantander

En la fotografía se ve al obispo de Santander «a punto de proceder a votar». Es la página 5 de un periódico de provincias y, sin embargo, la elocuencia de la imagen deja claro que la prensa no dio puntada sin hilo aquel 7 de diciembre de 1978, el día después del referéndum que aprobó la Constitución española. Todo sumaba para encumbrar la democracia, normalizar sus cadencias y ejercerla desde todos lo estamentos, y el día que España eligió, la prensa lo celebró con titulares en mayúsculas y la palabra 'SÍ' arropada en porcentajes de voto y las imágenes de colas. También los novatos que se estrenaban en eso de aportar su parecer ocuparon las crónicas, ya que por primera vez pudieron votar en la región 33.686 mayores de 18 años.

En Cantabria aquel día se habilitaron 462 mesas a fin de recoger «el voto de los 363.880 montañeses censados en el empadronamiento». Abrieron a las nueve de la mañana con un día de viento sur, lleno de papeletas, listas y opiniones aireadas con cuidado. Todavía quedaba algo de trasfondo y sólo tres partidos nombraron interventores para las mesas: UCD, PSOE y ORT (Organización Revolucionaria de Trabajadores).

Cantabria en votos

363.880
personas estaban llamadas a votar aquel 6 de diciembre de 1978 en la región.
462
mesas se habilitaron en toda la provincia para votar. Más del 80% apoyó la Constitución.

La hemeroteca traslada hoy la suspicacia de ese instante, y el día que la población estaba llamada a votar, El Diario publicaba entre sus artículos de opinión y las tribunas un apartado para el humor gráfico que sonreía ante la fragilidad del momento. La firmaba Ramón y salían dos monigotes caminando, cada uno con un bocadillo de diálogo. Uno preguntaba, '¿Qué va a hacer Suárez después del referéndum?', y el otro respondía: '¡Contar los votos!'.

La historia se escribía en esos instantes previos y posteriores a la votación como si aquello fuera en el fondo un ejercicio vulnerable. De ahí los artículos de opinión que apelaban al sentido de la responsabilidad de las partes, como el titulado 'Democracia y demagogia', en el que el periódico cántabro decía: «La democracia está a punto de tener su primer día de vida en España y puede constituir el medio para formar en el diálogo y la tolerancia a las generaciones venideras», y se refería a ciertas declaraciones de políticos, «afirmaciones demagógicas y manipulaciones de la realidad que tienen su origen en el partidismo».

La portada. El periódico del día 7 de diciembre de 1978 publicó el 'sí' del referéndum constitucional apoyado por el 90% de los españoles.
La portada. El periódico del día 7 de diciembre de 1978 publicó el 'sí' del referéndum constitucional apoyado por el 90% de los españoles. / DM .

Imágenes de participación

En el fondo, votar aquel referéndum constitucional puso también en marcha los mecanismos de la política que hoy en día nos resultan normales. Pero entonces, las imágenes de diputados y senadores votando, de los Reyes de España haciendo lo mismo en la portada, sugerían un grado de participación y compromiso que no dejaba espacio para la confrontación. Las cifras lo validaron en las crónicas del día después: votaron más de trece millones de españoles y se abstuvieron seis millones y medio: «Los españoles hemos votado por una gran mayoría la Constitución», dijo entonces el ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa.

En Cantabria, el apoyo fue masivo en Torrelavega (85,83%) y en Camargo (88,9%). ¿Y cómo se comportó Santander? La capital registró un 83,59% de votos favorables al texto constitucional, frente a un 12,33% que voto en contra. Y entre las cifras, diputados como Jaime Blanco comprobando las listas, o Modesto Piñeiro y Justo de las Cuevas esperando su turno para votar, con el alcalde Hormaechea en otro extremo de la página.

El resultado final de aquel referéndum hoy se sigue celebrando. Han pasado 40 años desde su aprobación, y ahora el debate está en si es preciso renovar su articulado: en 40 años las hemerotecas nos dirán si lo hemos afrontado.

 

Fotos

Vídeos