Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Una parada para seguir avanzando

La Cabaña del Abuelo Peuto, en la localidad de Güemes, es un lugar de acogida para decenas de peregrinos de todo el mundo/María Gil Lastra
La Cabaña del Abuelo Peuto, en la localidad de Güemes, es un lugar de acogida para decenas de peregrinos de todo el mundo / María Gil Lastra

El albergue de Güemes, creado por el sacerdote Ernesto Bustio, ofrece desde hace décadas algo más que un techo y comida a los peregrinos

JAVIER GANGOITI

Montse y Neus ya llevan cerca de ocho kilómetros separadas de sus dos amigas, rezagadas en el Camino del Norte rumbo a Santiago de Compostela. Hace unos días las cuatro dejaron su rutina en Barcelona para peregrinar desde Bilbao. Equiparon sus petates, se armaron de determinación y comenzaron a bordear el mar Cantábrico dejando atrás la capital vizcaína, Castro Urdiales y Laredo hasta llegar a la pequeña localidad de Güemes (Bareyo), donde piensan pasar la noche.