Siguen tirados en Edimburgo los 300 pasajeros afectados por la cancelación del vuelo a Santander

Algunos pasajeros afectados durmieron en el aeropuerto. /@angusguitar
Algunos pasajeros afectados durmieron en el aeropuerto. / @angusguitar

Los afectados han tenido que dormir en la terminal con mantas y a -4º | El temporal en Escocia, con intensas nevadas, impidió ayer despegar el avión de Ryanair que debía llegar a Cantabria a las 21.05 horas y el que debía salir desde el Seve Ballesteros a las 21.30 horas

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Casi veinte horas llevan tirados en Edimburgo los 150 pasajeros del vuelo que debía haber aterrizado ayer en Santander, después de que la nieve provocara la cancelación de una conexión de Ryanair con el Seve Ballesteros. El lunes fue la imponente nevada que cayó sobre Roma la que impidió despegar el avión hacia Cantabria. Y ayer le tocó a la conexión con Edimburgo. El temporal de nieve sacudió con fuerza Escocia y al menos 119 vuelos se quedaron en tierra, uno de ellos el FR 7616 que debía salir a las 17.40 horas y aterrizar en Santander a las 21.05 horas. También se canceló el vuelo que debía operar ese avión desde Santander de vuelta a Edimburgo.

Los cántabros afectados critican la falta de información por parte de la compañía aérea. «No había ningún stand y nos dijeron que nos buscásemos la vida», detalla María, una de las damnificadas. La mayoría de ellos ha tenido que pasar la noche en la terminal y dormir sobre el suelo con unas mantas que les proporcionaron los trabajadores del aeropuerto. Además, cuentan que la calefacción estaba apagada y han llegado a estar a -4º, una situación especialmente problemática para las familias que viajan con menores.

Con los transportes por carretera y por ferrocarril colapsados y los hoteles más cercanos al aeropuerto llenos por personas que estaban en una situación similar, pernoctar en la terminal ha sido la única opción. Desde la Asociación Parayas recuerdan que las aerolíneas tienen la obligación de proporcionarles un alojamiento y manutención durante la primera noche aunque la cancelación se deba a causas ajenas a la empresa.

Los dos pasajes cancelados suman unas 300 personas que deberán esperar a que mejoren las condiciones en el aeropuerto escocés. Algo que no parece que pueda ocurrir pronto, ya que las autoridades escocesas activaron ayer la alerta roja, la más elevada, en el centro de la región en previsión de que el temporal de nieve que azota a todo el Reino Unido se intensificase y aconsejaron evitar los desplazamientos que no fuesen estrictamente necesarios.

DM

De hecho, fueron varios los que a última hora del miércoles compraron un billete del vuelo Edimburgo-Valencia para regresar a España que estaba previsto para las 9.30 horas de la mañana. Una hora antes del momento de embarque, cuando ya habían pasado el control de seguridad, en las pantallas ha aparecido que el avión que llegaba desde Valencia había sido desviado y, por tanto, el que volvía hacia la Península no podía salir. La próxima opción es un Edimburgo-Bilbao que, si la nieve no lo impide, volará el sábado. Mientras tanto, los afectados tendrán que hacerse cargo de los gastos derivados de este contratiempo, pero avanzan que formularán una reclamación a Ryanair.

«Llamamos a Ryanair y no nos cogen, en la página web no nos deja cambiar el vuelo y estamos aquí tirados» BORJA BUSTAMANTE | PASAJERO

«Somos mucha gente la que nos hemos quedado tirados en Edimburgo y en el aeropuerto no hay ninguna persona que nos ayude de verdad, solo gente que nos da un papel y nos dice que se ha cancelado el vuelo, que intentemos ponernos en contacto con Ryanair. Llamamos y no nos cogen, en la página web no nos deja cambiar el vuelo y estamos aquí tirados», dice Borja Bustamante en un email dirigido a este diario para denunciar la situación de los cántabros atrapados en el aeropuerto de Edimburgo.

En un comunicado, la Oficina Meteorológica británica (Met) informó de que las nevadas que ya afectan a la región escocesa «se intensificarán a lo largo del día y durante la noche» y puede que en algunos lugares «alcancen entre 20 y 30 centímetros y posiblemente hasta 40 en zonas montañosas a media mañana del jueves».

Ante el riesgo que este nivel de alerta supone «para la vida», la agencia instó a la población a evitar los trayectos ante el riesgo de que vehículos y pasajeros queden atrapados en las carreteras que previsiblemente se bloquearán y advirtió de los numerosos retrasos y cancelaciones de vuelos y servicios de autobús y tren.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos