La Policía vuelve a alertar a los cántabros sobre los hurtos con el método del 'abrazo cariñoso'

La Policía vuelve a alertar a los cántabros sobre los hurtos con el método del 'abrazo cariñoso'
DM .

En los últimos meses se han registrado varios casos en la región en los que las delincuentes son, por lo general, mujeres procedentes de Europa del Este

DM .
DM .Santander

La Jefatura Superior de Policía de Cantabria ha alertado este jueves a los ciudadanos sobre los hurtos con el método conocido como el «abrazo cariñoso», tras haberse registrado varios casos en la región en los últimos meses.

Las víctimas de estos hurtos mediante con este método, habitualmente usado por los delincuentes, son personas de avanzada edad que son abordadas, por lo general, por mujeres procedentes de la Europa del Este que forman parte de grupos organizados que actúan por todo el territorio nacional de forma itinerante, han informado fuentes policiales.

En los casos registrados, estas mujeres agradecían con un abrazo la colaboración en una falsa causa humanitaria o el que les facilitaran la dirección de un centro religioso u hospitalario. Una vez indicada la dirección a tomar, durante el abrazo, se apoderaron de los efectos de oro, joyas o dinero que las víctimas llevaba encima.

En otras ocasiones, los ancianos son abrazados efusivamente en lugares públicos, salida de iglesias, proximidades de hospitales, vías públicas, jardines y paseos, aludiendo por ejemplo, al parecido físico con algún familiar. O sí la víctima es un hombre, una de las mujeres bien arreglada y con buena presencia se insinúa, con el fin de acercarse lo suficiente para sustraerle el reloj o la cadena. En el caso de que la víctima desconfíe o se resista, las mujeres abandonan el lugar en un coche preparado para apoyarlas en la huida.

Últimamente, según la Policía, han cometido en alguna ocasión el robo desde el propio vehículo, en el que una mujer requiere la presencia de un ciudadano para efectuarle las mismas preguntas. El agradecimiento consiste, en este caso, en regalar algo de bisutería, como una cadena, anillo, etcétera, y cuando la víctima se lo va a poner, sustraerle la cadena con sus colgantes o los anillos que lleve.

Ante este tipo de hechos, la Policía Nacional aconseja desconfiar de los desconocidos que tratan de captar nuestra atención o aquellos que se nos aproximan demasiado, con la disculpa de una firma de apoyo, preguntarles dónde está una calle o pedir una limosna.

Tanto si se ha llegado a cometer el hecho, como si con su actitud la propia víctima lo ha logrado evitar, hay que comunicar a la mayor brevedad posible lo sucedido en los teléfonos de los servicios de emergencias establecidos.

La Policía destaca la importancia de la colaboración ciudadana en estos casos, debido a la movilidad con que actúan estas organizaciones.

Por último, la Policía Nacional advierte de que si se ha sido víctima de alguno de estos hurtos, hay que evitar cualquier tipo de enfrentamiento, tratando de mantenerse tranquilo y pidiendo auxilio, siempre que no represente un peligro para nuestra integridad física, así como tratar de anotar la matrícula del vehículo utilizado o cualquier otro dato que facilite la identificación de los autores.

 

Fotos

Vídeos