Los policías locales en prácticas de Cantabria no podrán portar armas ni prestar servicios operativos

Reunión de la Mesa de Coordinación de este miércoles /Javier Cotera
Reunión de la Mesa de Coordinación de este miércoles / Javier Cotera

La Mesa de Coordinación fija unos criterios generales por los que esos agentes sólo podrán actuar solos para dirigir el tráfico, vigilar edificios y auxiliar a ciudadanos

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

La Mesa de Coordinación de Policías Locales de Cantabria ha consensuado hoy unas directrices sobre las competencias de los agentes en prácticas que no hayan superado el aún el Curso Básico. Dichas directrices se basan en la normativa estatal básica que establece que los policías locales en prácticas pueden acompañar a los agentes en su trabajo de calle, pero no pueden portar armas ni prestar directamente servicios operativos. Las actuaciones de dirección de tráfico, vigilancia de edificios y auxilio ciudadano las pueden hacer sin asistencia de policía de carrera, pero el resto tendrán que respaldarse por un policía de carrera para garantizar su validez (detenciones, atestados...)

La reunión de la Mesa de Coordinación se produce casi 20 días después de que se conociera una resolución dictada por la Delegación del Gobierno en base a un informe emitido por la Abogacía General del Estado -y avalado por el Gobierno regional y la Guardia Civil- que obligaba al Ayuntamiento de Santander a retirar el arma reglamentaria y apartar del servicio de calle a un total de 15 funcionarios en prácticas que habían estado cuatro meses ejerciendo como policías locales cuando no lo son.

Tras conocerse la situación de esos 15 agentes surgieron las dudas sobre la validez de las actuaciones que habían realizado en la ciudad durante los cinco meses en los que actuaron como agentes de la Policía Local sin haber superado el pertinente curso de formación que les acredita como funcionarios de carrera. Hace diez días una sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Santander estableció que las multas, detenciones y otras actuaciones realizadas por policías locales en prácticas son «claramente ajustadas a Derecho», siempre y cuando el agente vaya acompañado de un titulado. Tal y como recogen los criterios a los que ha aludido hoy la Mesa de Policías Locales.

Durante la reunión de la Mesa, en la que están representados el Gobierno, ayuntamientos, sindicatos y jefes de policía, el Ejecutivo ha anunciado que se incrementará la formación de los policías locales en prácticas durante la próxima edición del Curso Básico de Policía Local que pasará de ofrecer 350 a 410 horas lectivas. En este curso participarán, a partir del 16 de septiembre, unos 25 efectivos. El Gobierno ha informado de que también se verá reforzada este mismo año la propia calidad de las materias ofertadas a los agentes en prácticas en distintos ámbitos y la formación teórico-práctica obligatoria, que deben realizar los efectivos que aprueban un proceso selectivo en los respectivos ayuntamientos para ser nombrados funcionarios.

Así lo ha anunciado la consejera de Presidencia y Justicia en funciones, Paula Fernández, antes de presidir la reunión de la Mesa, convocada por el Ejecutivo para analizar las consecuencias de la situación generada en el Ayuntamiento de Santander. Esta mesa ha acordado la creación de sendos grupos de trabajo para mejorar la formación de los policías locales y para analizar las necesidades de ley autonómica reguladora.

El aumento de horas de formación contentó a los sindicatos, que, unas horas después de celebrarse la Mesa de Coordinación, emitieron un comunicado conjunto –APLB, CC OO, CSIF y USO– mostrando un cierto «hartazgo» con el Gobierno de Cantabria, al que, entre otras cosas, reprocha «su falta de interés en materia policial». Aseguran sus representantes que el desinterés del Ejecutivo «es tal que incumple sistemáticamente la Ley de Coordinación» en cuestiones básicas como la aprobación de normas marco que hubiera evitado el caso de Santander.

Fernández ha resaltado el papel del Gobierno cántabro de «colaborar y ayudar» para que estos problemas «se solucionen de la mejor forma posible» y ha destacado que el objetivo de la presente reunión de la Mesa, tendente a avanzar en la «homogenización» entre los distintos Cuerpos de Policía Local en el ámbito de las funciones de los agentes en prácticas y la convocatoria de los cursos selectivos.

Javier Cotera

Hoy el Ayuntamiento de Santander ha solicitado al Gobierno de Cantabria que se mejore la planificación y coordinación del curso básico de formación de policías locales y que se establezcan criterios comunes para todos los ayuntamientos sobre las funciones que pueden desempeñar los agentes en prácticas.

El concejal Pedro Nalda ha aplaudido que se haya fijado ya fecha de inicio para el curso básico de este año, pero ha propuesto la creación de un grupo de trabajo que mejore la convocatoria para próximas ediciones con la función de revisar y mejorar el contenido, formato y duración del curso, así como la de coordinar sus fechas con los procesos de incorporación de agentes en los ayuntamientos cántabros, en especial, el de Santander, el que ha realizado los procesos selectivos más numerosos en los últimos años y aporta entre el 80 y el 90% de los alumnos del curso.

El objetivo, según ha señalado Nalda, es agilizar la formación de los agentes y facilitar su nombramiento como funcionarios de carrera y, con ello, el ejercicio pleno de sus funciones como policías locales sin las demoras que se han acumulado en algunos casos en los últimos años. Se quiere evitar así que se repita la situación de este año, en la que los agentes se incorporaron al servicio como agentes en prácticas el 21 de diciembre pasado, pero el curso básico no comenzará hasta el próximo 16 de septiembre y dura 6 meses. Ello supone que habrá transcurrido casi año y medio hasta que puedan adquirir la condición de funcionario de carrera. Un tiempo en opinión de Nalda es «excesivo».