Real asegura que no dimitirá aunque el Parlamento la repruebe por el caso SCS

La consejera Luisa Real, en su comparecencia en la comisión del Parlamento de Cantabria./Alberto Aja
La consejera Luisa Real, en su comparecencia en la comisión del Parlamento de Cantabria. / Alberto Aja
Cantabria

La consejera de Sanidad no cree que haya razones para renunciar a su cargo y ha recordado que la decisión de su cese corresponde al presidente Revilla

DM .
DM .Santander

La consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha insistido este lunes en que no ve «ninguna razón» para dimitir, ni aunque prospere la reprobación que va a pedir el PP en el Parlamento de Cantabria, por el caso SCS. Lo que sí ha recordado Real es que la decisión de su cese corresponde al presidente regional, Miguel Ángel Revilla.

Real ha apuntado también que la contratación del Servicio Cántabro de Salud (SCS) es «competencia» de sus gestores, y ha reiterado que el informe encargado para investigar las presuntas irregularidades denunciadas por los populares no ha detectado «ningún ilícito penal».

A preguntas de los periodistas sobre la petición del PP de su reprobación, que la consejera considera una iniciativa política «sin ningún fundamento», ha reiterado que «lo único» demostrado por el informe es que «no hay ninguna» obra que no se haya producido o equipamiento que no se haya recibido y que no ha habido «ningún perjuicio» para la administración.

«Esto es lo que concluye el informe, y por más de repetirlo no cambia», ha afirmado Real, antes de inaugurar una jornada sobre irradiación intraoperatoria que se está celebrando este lunes en el Hospital Valdecilla.

Asimismo, la consejera ha subrayado que la intervención aún debe «valorar la repercusión administrativa» de las «incidencias contractuales» que recoge el informe realizado por los servicios de inspección.

Ha opinado además que, aunque «se confirmasen las presuntas irregularidades administrativas», la «máxima responsabilidad que se puede pedir a un gestor es el cese», y ha recordado que el gerente y el subdirector del SCS ya presentaron su dimisión.

En este sentido ha subrayado que, a su juicio, lo hicieron, «no por relación directa con el informe», sino porque la «situación mediática fomentada por el PP hacía imposible la normalidad necesaria para gestionar tan ingente contratación».

Real ha defendido que la Consejería de Sanidad «ha actuado en todo momento como debía y cuando debía», «con rapidez y con transparencia en el ámbito de sus competencias», por lo que ha rechazado la petición de los populares de que se la repruebe, que se debatirá en el pleno de la Cámara regional del 18 de junio.

Ha criticado asimismo que la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, no estuviese presente en sus intervenciones en el Parlamento ni en sus comparecencias en la Comisión de Sanidad, lo que ha achacado a que «no le interesa nada la verdad». «Lo que intenta es desacreditar al SCS y sacar rédito político», ha añadido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos