Renfe confirma que hoy traslada uno de los trenes de Cercanías a Valladolid

Al la izquierda, el tren 447, el modelo más moderno, que se trasladará, supuestamente desde Cantabria a Cataluña. A la derecha, el modelo 470, el más anticuado, que es el que Renfe va a traer a Cantabria. /DM .
Al la izquierda, el tren 447, el modelo más moderno, que se trasladará, supuestamente desde Cantabria a Cataluña. A la derecha, el modelo 470, el más anticuado, que es el que Renfe va a traer a Cantabria. / DM .

La compañía ferroviaria no aclara si, luego, seguirá hacia Cataluña, pero Izquierda Unida no sólo lo da por hecho sino que afirma que serán dos y que una tercera unidad partirá cuando salga del taller

Teodoro San José
TEODORO SAN JOSÉSantander

El traslado de varios trenes desde Cantabria para reforzar el servicio de Cercanías en Cataluñase va a iniciar este mismo martes. Renfe, que llevaba varias fechas barajando una serie de opciones, confirmó este lunes que uno de los trenes del núcleo de Cercanías de Cantabria partirá este martes hacia Valladolid, si bien no dio razones de dicho traslado ni si con posterioridad esa unidad seguirá camino hacia Barcelona. Sin embargo, Izquierda Unida (IU) no sólo lo asegura, sino que afirma que serán dos los trenes que saldrán hoy con destino a Cataluña.

Buruaga considera «un insulto» que se lleven los trenes

La líder del PP, María José Sáenz de Buruaga, afirmó ayer que «sería un insulto para Cantabria» que Renfe se llevara a Cataluña trenes de Cercanías de la región y pidió al delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, y al presidente, Miguel Ángel Revilla, que «pongan fin al desmantelamiento» de infraestructuras que se está produciendo. Esa posibilidad de reforzar la línea de Cataluña con trenes de la región «es ya un insulto y una ofensa que provoca la indignación de los todos los cántabros», criticó Buruaga, y lo calificó de «un ejemplo más del ninguneo al que el PSOE somete a Cantabria», porque «cada vez que gobierna, la región cae en el olvido y el abandono». La presidenta del PP pidió que «se valore debidamente» la situación para que «se deseche de inmediato una idea tan descabellada». «El delegado del Gobierno y el presidente tiene que poner fin al desmantelamiento de las infraestructuras en Cantabria», sostuvo.

De otra parte, el coordinador de Ciudadanos (Cs) Santander, Marcos Gutiérrez, se dirigió directamente a Renfe, a quien pidió que «no empeore aún más el ya de por sí precario servicio de Cercanías entre Santander y Reinosa».

También varios sindicatos del sector en la región rubricaban este lunes que el traslado de material desde el núcleo de Cercanías de Cantabria hacia Cataluña «va para adelante», aunque no tenían certeza de que fuera a producirse hoy mismo, pero sí que se produciría de forma más o menos inmediata.

Este periódico publicó el domingo que Renfe estudiaba varias alternativas para reforzar el servicio de Cercanías de Cataluña -allí denominado Rodalias- y que una de ellas pasaba por transferir material ferroviario desde Cantabria. En concreto, que lo haría con tres unidades del modelo 447, las que operan actualmente el servicio entre Reinosa y Santander, y que las sustituiría por otras tantas unidades del modelo 470, más antiguas que las anteriores.

Izquierda Unida lo asegura y confirma, al tiempo, que se trata de esas tres unidades. Pero va, incluso, más lejos al anticipar que ese traslado se va a producir de forma inminente. Sergio Tamayo, dirigente de esa formación política, y al tiempo sindicalista de CGT y componente del comité de empresa de Renfe, remitía este lunes una nota en la que asegura que «Renfe va a transferir material ferroviario a Cataluña desde varios núcleos de Cercanías, entre ellos Cantabria». Y no solo eso. Tamayo indica que «dos de las tres unidades se llevarán mañana mismo a Cataluña», mientras que una tercera unidad les seguirá los pasos «posteriormente» cuando salga de los talleres ya que se encuentra «en estos momentos en reparación».

Para IU, esa sustitución de material por otro «más antiguo» afectará negativamente al servicio que presta la operadora en Cantabria porque «provocará nuevos retrasos de los que ya se producen en los trayectos a diario», además de una «nueva evidencia de la falta de interés de los sucesivos gobiernos en proteger el transporte público».

El traslado de material hacia Cataluña y la posterior sustitución por otro más antiguo «va para adelante», apuntan fuentes de la sección de transportes de UGT, aunque reconocen que carecen de datos oficiales respecto a la fecha. En el Sindicato Ferroviario (SF) indican que «el rumor existe» en forma de reorganización de los núcleos de Cercanías en la cornisa. Más contundentes fueron en el Sindicato Español de Maquinista y Ayudantes Ferroviarios (Semaf), pues confirman que «se llevan dos» trenes de Cantabria, si bien no pueden precisar si sería hoy «o en fechas inmediatas».

Respecto al tercer tren, algunas fuentes le sitúan en talleres centrales en Valladolid, desde donde se llevaría luego a Valencia para reforzar el servicio durante las Fallas y posteriormente a Cataluña. El traslado «lo pueden disfrazar como rotación de material», dicen algunas fuentes, pero lo que parece seguro es que hoy mismo al menos un tren realizará un servicio de Media Distancia hasta Valladolid; luego, según IU, continuará camino hacia Cataluña.

El servicio de Cercanías de Cantabria (línea Reinosa-Santander) está cubierto por nueve unidades del modelo 447, material fabricado a primeros de los años noventa. Los trenes del modelo 470, son de finales de los setenta y primeros de los ochenta.