La empresa de repostería artesana Joselín inaugura nuevas instalaciones en una finca de Selaya

El presidente Miguel Ángel Revilla visitó ayer el nuevo obrador de Joselín, en Selaya. /Sane
El presidente Miguel Ángel Revilla visitó ayer el nuevo obrador de Joselín, en Selaya. / Sane

Con las nuevas instalaciones no se descarta ampliar plantilla

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

La empresa cántabra Joselín Sobaos y Quesadas inauguró ayer sus nuevas y modernas instalaciones en la localidad de Selaya, a pocos minutos de donde el negocio familiar inició su andadura en 1948, en Vega de Pas. Desde entonces, ha crecido hasta convertirse en un referente nacional en repostería artesana, que ha sido distinguido recientemente a nivel internacional con el Premio Sabor Superior y el Premio a la Industria Agroalimentaria que otorga El Diario Montañés.

Las recién estrenadas oficinas, ubicadas en una finca de 4.000 metros cuadrados, recuerdan a una vivienda rural por la adaptación de la estética y los materiales utilizados en su construcción. Las instalaciones han contando con una inversión de cuatro millones de euros con el objetivo de multiplicar por cuatro su producción. En esta inversión, la empresa ha contado con el apoyo financiero de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación y del Grupo de Acción Local Valles Pasiegos, a través del programa Leader.

LOS DATOS

4
millones de euros es la inversión hecha en las nuevas instalaciones de la fábrica Joselín.
En nuevo edificio
Con un estilo rural en los materiales y el diseño, cuenta con dos plantas y sótano, museo, cafetería, tienda y una 'foodtruck' con sus especialidades.
60%
de su producción se vende en la región, el resto en España, Gran Bretaña, Alemania o Francia.
40 puestos de trabajo
ha creado la fábrica, eminentemente femeninos, ya que de ellos 35 los ocupan mujeres. Con las nuevas instalaciones no se descarta ampliar plantilla.

El edificio situado junto a la carretera entre Villacarriedo y Selaya, consta de dos plantas y un sótano, en las que se sitúa la zona de elaboración, envasado y almacenamiento. Además de otros espacios singulares, como un museo dedicado a la historia del sobao, que incluye utensilios de época y objetos cotidianos recopilados por la familia, una sala multiusos y un área acristalada sobre la zona de trabajo que permite observar el proceso de elaboración de los sobaos y las quesadas. También dispone de cafetería y en la terraza exterior se ha instalado una 'foodtruck' en la que se pueden degustar los productos de la empresa y otros platos.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, asistió ayer al acto de inauguración y destacó el auge de productos como la quesada y el sobao y apostó por «vender» los productos autóctonos cántabros y defender su «calidad infinita».

Revilla estuvo acompañado en la visita por las propietarias de la empresa, María Ángeles Sainz y María Sainz; el alcalde de Selaya, Cándido Manuel Cobo; el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, y el director de la Oficina de Calidad Alimentaria, Fernando Mier.

El presidente auguró «mucho éxito» a Joselín en la nueva etapa que inicia, «con una moderna fábrica que le da la oportunidad de acceder a nuevos mercados». El presidente regional también destacó «la importancia de transformar las materias primas de máxima calidad que tiene la comunidad autónoma y generar así valor añadido», al tiempo que consideró que «es el camino a seguir para dar solución a problemas como el despoblamiento rural: desarrollar las industrias agroalimentarias y dotar a estas zonas de infraestructuras viarias y de conexión a internet de alta velocidad».

«Inversión en industria agroalimentaria es el camino para solucionar la despoblación rural»

Por último, Revilla puso en valor el hecho de que en Cantabria hay cerca de 500 industrias agroalimentarias, que facturaron 1.500 millones de euros el año pasado y que emplean a 600 personas. Sus sobaos y quesadas cuentan con el sello Indicación Geográfica Protegida (IGP) que garantiza la calidad en el proceso de elaboración tradicional del producto en los Valles Pasiegos.

La empresa Joselín, que mantiene su receta original, vende el 60% de su producción en la región y el 40% restante en el mercado nacional e internacional, en Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia o México. La fábrica ha creado 40 puestos de puestos de trabajo (35 de ellos son mujeres), que podrían verse aumentados por las nuevas instalaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos