25 años en una exposición

25 años en una exposición

Artistas, espectáculos y vestuario narran la historia del gran teatro de Cantabria en una exposición en la Biblioteca Central Central

LOLA GALLARDOSantander

Artistas, carteles de espectáculos, vestuarios, bocetos y programas de mano reviven la historia del Palacio de Festivales en una muestra en la Biblioteca Central de Cantabria, que se inauguró ayer, fecha de su 25 cumpleaños. Y lo celebró a lo grande, con la exposición y una jornada de puertas abiertas en la que participaron cerca de 200 personas que, entre bambalinas disfrutaron de espectáculos teatrales, musicales y de danza y pasearon por lugares nunca vistos por el público cuando acude a un espectáculo. El Palacio de Festivales entra en un año de celebraciones que culminarán el 29 de abril de 2017, según anunció ayer el consejero de Cultura de Cantabria, Ramón Ruiz. Acompañado por la directora general de Cultura, Marina Bolado, visitaron la exposición sobre el Palacio de Festivales que, en los próximos meses, recorrerá distintos municipios de Cantabria.

Hace 25 años que el Palacio de Festivales abrió sus puertas. Fue el 29 de abril, con música de The Kings Consorty. Interpretó Joshua, de Haendel. A partir de ese concierto, la exposición hace un recorrido «emotivo y sentimental», en palabras de Ruiz por la historia del Palacio. La vida es sueño, La isla de los esclavos, Romeo y Julieta, Woody Allen o Raphael surgen en las paredes, en proyecciones o dentro de vitrinas para recordar algunos de los momentos más importantes del Palacio de Festivales. Obra del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, la muestra incluye trajes diseñados especialmente para sus espectáculos, junto a carteles y dedicatorias de grandes artistas que actuaron en su escenario. Para el consejero, «no es una gran exposición sino una exposición sencilla pero emotiva y sentimental en la que se ha querido recordar distintos aspectos de la vida del Palacio de Festivales en sus 25 años de historia».

Cultura quiere que todos aquellos que han estado vinculados a su historia y a su día a día, entre ellos sus antecesores en el cargo y los directores del teatro, tengan un protagonismo especial en esta efeméride. La exposición viajará por distintas localidades de Cantabria, de la mano del circuito cultural EnRedarte, porque, según Ruiz, «el Palacio es sinónimo de Cultura no de Santander sino de toda la región» y el objetivo es que «todo el mundo lo conozca».

Frente al gran cartel del 25 aniversario que el visitante se encuentra según accede a la exposición y donde los números se dibujan con nombres de artistas, el visitante encontrará en la sala de la Biblioteca Central los planos originales del edificio diseñado por Sáenz de Oiza y una maqueta que muestra su estructura interior. Junto a ellos aparecen entradas en distintos formatos , empezando por la primera, la del concierto de The Kings Consort, junto a la partitura del Joshua de Haendel que sonó ese 29 de abril.

Otra de las secciones está dedicada a los espectáculos y reúne carteles de algunos de los estrenos que ha acogido el Palacio, entre ellos los diseñados por Alberto Corazón para la Compañía Nacional de Teatro Clásico en la etapa de su fundador, Alberto Marsillach. Los carteles ilustran los montajes La vida es sueño, La isla de los esclavos, las mujeres sabias o El Ávaro de Moliere y Romeo y Julieta.

El viaje sigue con los artistas que han escrito la historia del Palacio, sus fotos y sus dedicatorias. Teresa Berganza, Montserrat Caballé y su hija Montserrat Martí, Philip Glass, Jordi Savall, Ara Malikian, Paco de Lucía, Marcel Marceau, Concha Velasco, Lindsay Kemp y José Carreras. Junto a ellos están Sara Baras, Nacho Duato o la paloma de la paz de Rafael Alberti. También el ahora director del Festival Internacional de Santander, Jaime Martín, que escribió unas líneas para el recuerdo tras debutar como director de la orquesta de Cadaqués en un concierto en el que Neville Marriner le dio la alternativa.

Según Marina Bolado, la exposición se centra en la programación del Palacio de Festivales pero también hay algún guiño al Festival Internacional de Santander (FIS).

En la última sección se exhiben algunos de los trajes diseñados para espectáculos que se estrenaron en el Palacio, como los que llevaron los cantantes de Madame Butterfly en la versión escénica de Lindsay Kemp o los del ballet Coppélia de Víctor Ullate. Pero si algo llama especialmente la atención en la exposición es el vestido de 17 metros de cola, creado por Vitorio Lucchino para otro espectáculo de Ullate, Tras el espejo,que se estrenó en 1995. Es la misma longitud que tiene la diagonal de la Sala Argenta. Y quienes quieran profundizar en el recorrido podrán revivir momentos especiales en un vídeo de 45 minutos producido por Trevol Audiovisual, que se proyecta en continuo.

Visitas guiadas

El actor Alberto Sebastián fue ayer el maestro de ceremonias en las visitas guiadas por los lugares nunca vistos por el público del Palacio de Festivales. Otros artistas cántabros como el bailarín Alberto Pineda y los niños de la escuela de teatro, que representaron escenas del musical Matilda, animaron el recorrido. A las visitas guiadas acudió un público de todas las edades, desde un bebé de un mes hasta abuelos. En grupo, recorrieron los camerinos, donde pudieron admirar las fotografías de los distintos actores y actrices que allí se vistieron y maquillaron. La parte más impactante para el público fue ver la platea desde el escenario, el momento en que las luces del patio de butacas se encienden para iluminar a un público que no estaba en sus asientos, sino sobre el escenario. Allí, aprovecharon para hacerse fotos.

Y para finalizar el recorrido, en la entrada esperaba la Big Band del Conservatorio Jesús de Monasterio, que impactó al grupo que salía del Palacio de Festivales y congregó a numerosos curiosos. Hoy ya comienza una nueva página del Palacio de Festivales, pero ésta tendrá que esperar a que cumpla cincuenta años para celebrar un nuevo aniversario.

Para saber más del Palacio

25 años para afinar el Palacio de Festivales

¿Qué esconde el Palacio de Festivales?

Una reclamación pendiente desde los años 60

La escalinata cultural de Gamazo