El Archivo de Indianos de Colombres mira a Latinoamérica para sus planes de expansión

El Archivo de Indianos de Colombres tiene claro que su futuro pasa por extender el proyecto a otros países./Jorge Peteiro
El Archivo de Indianos de Colombres tiene claro que su futuro pasa por extender el proyecto a otros países. / Jorge Peteiro

La Asociación de Amigos del museo que aglutina el legado de la emigración asturiana y cántabra contacta con embajadas españolas para ampliar la dimensión del proyecto

Jesús Lastra
JESÚS LASTRA

El pasado 8 de agosto fue una jornada importante en la localidad asturiana de Colombres, a apenas unos cientos de metros del límite provincial que marca Unquera. Allí está depositada buena parte de la herencia cultural y social generada con la emigración asturiana y cántabra a ultramar durante los siglos XIX y XX. Hace poco más de dos meses se puso de manifiesto que el Archivo de Indianos, que fruto de los avatares de la crisis económica venía zozobrando ante un futuro incierto, afrontaba una nueva dimensión después de que la Asociación de Amigos de esta institución, que ese día se presentó formalmente ante las principales autoridades del Principado, prometiera convertirlo en un museo de referencia internacional con la inmigración como elemento nuclear.

La asociación compuesta por una veintena de empresarios mexicanos, entre los que se incluyen varios con raíces cántabras, tiene claro el camino a seguir. Así lo asegura Antonio Suárez, uno de los hombres más influyentes en la economía del país azteca y, a la sazón, presidente y promotor del plan para hacer crecer el Archivo. Desde México explica a este periódico que el futuro pasa por la expansión, para lo que «la Fundación se está poniendo en contacto con algunas embajadas de España en países de América con el propósito de hacer un viaje por éstos y contactar con distintas personalidades emigrantes, así como con sus descendientes, para replicar el éxito mexicano».

Suárez (Oviedo, 1942) es presidente y accionista mayoritario de Grupo Marítimo Industrial, uno de los más importantes del sector pesquero de América. Echando la vista atrás rememora el germen que dio lugar a la actual Asociación de Amigos del Archivo: «En mayo de 2014 se originó el acercamiento de los directivos del Archivo de Indianos con empresarios españoles emigrantes y descendientes radicados en México; éste comenzó con una visita a nuestro país que realizó el entonces presidente del Patronato de dicha institución, José Luis García Delgado, acompañado del director Santiago González y del exrector de la Universidad de Oviedo, Juan Vázquez». Por aquel entonces, el Archivo transitaba por una situación delicada, lo que hacía necesaria una inyección de liquidez que llegó a través de esta veintena de mecenas.

«Estamos abiertos para recibir a cualquier emigrante cántabro que quiera participar»

Un grupo que pretende conseguir que el legado de la inmigración sirva de elemento dinamizador de la cultura y las relaciones empresariales entre España y América. «La institución está basada estatutariamente en la emigración española y, aunque el Museo se encuentra en Colombres y al lado de Cantabria, es por lo que hemos pensado extenderla a toda España y posteriormente replicar el caso de México en otros países de América», explica el presidente de la organización.

En este proyecto Cantabria tiene un papel preponderante. «La emigración cántabra a México ha sido muy importante. Por ello, tengo el gusto de conocer a muchos de sus descendientes, entre los que se encuentra la familia González Nova, fundadora y propietaria de una de las cadenas de distribución de alimentos más importantes del país; así como a Fernando Guerra Mazorra y a Juan Cristóbal Ferrer, hijo de un referente cántabro en México y en España como don Eulalio Ferrer. También hay miembros de origen navarro o valenciano, y estamos abiertos para recibir a cualquier emigrante cántabro que quiera participar en esta bonita y gran obra», señala Suárez.

«Cantabria ha pasado por una gran crisis que aún perdura»

La Asociación de Amigos del Archivo de Indianos situado en Colombres ya tiene la colaboración del Gobierno del Principado de Asturias presidido por Javier Fernández. Pese a la importancia de Cantabria, Antonio Suárez admite que no se han planteado aún si pedir respaldo al Ejecutivo PRC-PSOE aunque «también estamos abiertos a recibir cualquier apoyo», sostiene el presidente del colectivo.

Sobre la economía cántabra, el empresario azteca dice que «como otras muchas regiones de España ha pasado por una gran crisis, que aún perdura, pero ya se empiezan a ver cambios favorables en el país que tarde o temprano llegarán a todas sus comunidades».

En cuanto a la labor efectuada hasta la fecha, el empresario azteca apunta que «se está digitalizando todo el archivo y se está preparando un mayor acervo para poder dar servicio a cualquier descendiente de emigrante español que lo solicite». En paralelo, «previos apoyos económicos, se están elaborando genealogías de los miembros interesados, las cuales están hechas con gran profesionalismo y tienen una magnífica presentación. En algunos casos la historia familiar, como la llamamos, ha llegado al siglo XVI. Esto está generando ingresos y trabajo en beneficio del Museo».

La iniciativa 'Navegantes'

Mientras la Asociación de Amigos del Archivo sigue trabajando en los planes de expansión de la entidad, otras actuaciones paralelas también se están ocupando del fenómeno de la inmigración en el área fronteriza entre Asturias y Cantabria. En este marco se encuadra el proyecto 'Navegantes', que inicialmente nació para llevar a cabo un archivo virtual, censo incluido, sobre el trasiego de personas en el municipio asturiano de Ribadedeva, pero cuyo objetivo a medio y largo plazo es el de «crear un gran portal» para que todo aquel interesado en los viajes a ultramar de los siglos pasados pueda acceder a una información que actualmente se encuentra «dispersa», según asegura la historiadora María Jesús Gil, una de las promotoras de la idea.

En esta hoja de ruta los primeros pasos se irán dando en la comunidad vecina, en ayuntamientos como Ribadesella o Llanes. Pero en 2018 se espera que 'Navegantes' ya bucee en los archivos cántabros de localidades como Comillas o, incluso, Santillana del Mar. El fin último, alumbrar una base de datos con censos de emigrantes y favorecer el contacto entre diversas asociaciones.