Un cruce de caminos entre el arte y la poesía

Miembros de La Venencia posan junto con un cartel conmemorativo del aniversario realizado por Pedro Sobrado./María Gil Lastra
Miembros de La Venencia posan junto con un cartel conmemorativo del aniversario realizado por Pedro Sobrado. / María Gil Lastra

El Aula de Cultura La Venencia celebra su 25 aniversario con un ciclo de conferencias y exposiciones

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

La historia del Aula de Cultura La Venencia se podría contar de múltiples maneras, como la de unos devotos del flamenco que coincidían en una mítica sala santanderina y que no se resistieron a abandonar esta pasión tras su cierre. También como la de unos amigos con inquietudes artísticas y una querencia por la creación. Pero sobre todo como la de un grupo de valientes que ha sabido conjugar todas esas facetas, aunar su pasiones y resistir. El Aula cumple ahora 25 años de andadura y, lo primero que llama la atención, es que es más elevado el número de años que ha pasado desde su creación que el de socios. Dieciocho 'venencieros' como ellos mismos se autodenominan que han hecho de la sede del Aula, en la santanderina calle Virgen de la Paloma, un cruce de caminos cultural. Este cuarto de siglo tal y como recuerda Salvador Arias, uno de sus socios fundadores y presidente durante doce años, ha dado tanto sí que su prestigio ha atravesado las fronteras de Cantabria. Y es, que si por algo se distingue La Venencia es por la notable labor de promoción y desarrollo cultural en ámbitos como la palabra poética y la plástica a través de iniciativas tendentes a fomentar el encuentro entre lenguajes y creadores.

En estos años, tal y como recuerda Salvador Arias, auténtico alma mater del grupo, se han sucedido las publicaciones y colecciones en las que la poesía, el arte y el flamenco se reflejan con un especial sello y personalidad. La primera de ellas ya marcó un signo de distinción en la ciudad, 'De blanco y oro 1' una publicación sobre Manolete firmada por Antonio Martínez Cerezo que incluía un CD en su interior. «Un formato que no era muy habitual por aquellas fechas», recuerda su fundador. Si bien, el germen del Aula fue una biografía de Diego Andrade Martagón, Diego Clavel, uno de los cantaores más emblemáticos del panorama flamenco, realizada por el propio Arias.

PUBLICACIONES

Colección Tauromaquia (Ensayo y poesía)
'De blanco y oro' de Antonio Martínez Cerezo. 'Seis noches con Manolete' de AA. VV. 'Tauromaquia y siglo XX' de Juan Gómez Castañeda. 'Cuando va a ser la hora' de Marián Bárcena. 'El siglo de oro de la poesía taurina' de Salvador Arias (2003) y reediciones en 2009 y 2018. 'Redondel' de José María Fernández Nieto. 'Silencio y duende' de María Mérida. 'Semidioses e inmortales' de Luis López Anglada.
Colección tauromaquia lírica
'Dinastía Ordóñez' de Salvador Arias. 'Trío de ases, trío de arte' de Antonio Murciano. 'Califas de Córdoba' de Alfredo Asensi. 'Joselito el Gallo' de Daniel Pineda Lobo y Juan Belmonte de Antonio Murciano.
Artistas plásticos
Fernando Sáez, Pedro Sobrado, Indalecio Sobrino, Roberto Orallo, Alejandro Quincoces, Jesús Soler, Barrigón, Goitia Arbe, Gloria Torner y Guido G. Velasco.

Al principio fueron seis los integrantes, Salvador Arias y otros cinco amigos «asiduos de la mítica sala La Venencia, una referencia en Santander que durante años organizó distintos ciclos culturales centrados sobre todo en el flamenco y el arte. Por allí pasó lo más granado de la intelectualidad cántabra», rememora. El poso de aquellas actividades quedó impregnado en este grupo, en el que también se encontraba Cristóbal Ruiz Utrera, actual presidente del Aula. Nacía así la familia de los 'venencianos' con un lema que han mantenido en este cuarto de siglo: «que fuera un proyecto libre, abierto y plural».

Una gran exposición colectiva cerrará a finales de año los actos de celebración

Desde el principio la edición de libros les fue diferenciado del resto de asociaciones culturales. «Podemos presumir de haber recibido seis premios nacionales y haber contado con prologuistas de renombre como Alfonso Ussia. Porque si algo caracteriza a estas publicaciones es que su repercusión ha traspasado las fronteras de Cantabria, sobre todo, 'El siglo de oro de la poesía taurina'». Este libro, escrito por Salvador Arias en 2003 ha sido reeditado en 2009 y en 2018 por Adenda. También es el antecedente de una nueva publicación que ya están preparando en La Venencia otros dos socios: Conchita Santamaría Guillén y Enrique Torre Bolado. «Una antología de la poesía taurina iberoamericana que recogerá el sentimiento poético taurino de 13 nacionalidades. Es un libro que no se ha hecho nunca antes y que estará finalizado aproximadamente en un año», anuncia Arias.

De la extensa lista de publicaciones cabe destacar que se han vendido todos los ejemplares editados y que no se han distribuido en librerías. «Publicar no es fácil, aunque es posible. Lo difícil es vender y podemos presumir de haber vendido todos los libros», recuerda Arias quien también menciona el apoyo prestado, sobre todo en los inicios por la Fundación Gerardo Diego y de la hija del poeta, Elena Diego.

Y de la literatura al arte. En estos veinticinco años La Venencia ha sido la casa de destacados creadores cántabros que han tenido la posibilidad de exponer en sus instalaciones. Unas muestras que, también han ido acompañadas, de la publicación de un libro en el que se recoge su biografía y trayectoria. El último de estos libros, publicado el pasado mes de enero, se dedicó a Guido Velasco. La conexión de La Venencia con el arte se inició, tal y como explica Salvador Arias, de la colaboración con la santanderina galería de Santiago Casar.

Cristóbal Ruiz Utrera se acompaña en la actual junta directiva de José Antonio Sánchez Cavada (vicepresidente), José Ángel Mijares (tesorero) y Luis Manuel Sáiz Seco (secretario).

Próximas actividades

Este último explica que desde que empezó 2019 un ciclo de conferencias recuerda la efeméride. La próxima tendrá lugar el próximo 26 de junio, lleva por título 'El toro símbolo del poder' y correrá a cargo de Ángel Sánchez de la Torre. La sede de La Venencia también acogerá en septiembre otra ponencia relacionada con la ópera. «Además como colofón este año organizaremos una exposición en la que participarán todos los artistas cántabros que nos han acompañado en estos veinticinco años», señala.

El secretario destaca que, sí han podido mantenerse hasta ahora, ha sido únicamente con las cuotas de los socios «que no son muy elevadas para la gran cantidad de cosas que abarcamos» y con el dinero que sacan de la venta de las publicaciones, si bien en los últimos años han recibido una ayuda de la Consejería de Cultura del Gobierno regional para la edición de estos libros. Aún así, los 'venencieros' no ven peligrar el futuro de su asociación y están llenos de proyectos sin perder su especial sello y personalidad ni la libertad y pluralidad de la que hacen gala.