«En la danza hay que saber mirar al frente»

Gil Roman, ayer en el Palacio de Festivales donde actuó el Bejart Ballet./Celedonio Martínez
Gil Roman, ayer en el Palacio de Festivales donde actuó el Bejart Ballet. / Celedonio Martínez

Gil Roman, sucesor artístico de Maurice Béjart, dirigió este miercoles por la noche el espectáculo que la compañía suiza ofreció en el FIS

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

La primera vez que Gil Roman (Alès, Francia, 1960) pisó Santander como bailarín fue en el año 1979. Después ha regresado más veces, siempre como miembro del Béjart Ballet Lausanne, pero sus principales recuerdos sobre la capital cántabra están relacionados con aquella primera visita. «Recuerdo que había muchos árboles y también la Plaza Porticada donde entonces se celebra el Festival Internacional y por la que incluso pasaban coches», rememoraba este miércoles. Lo hizo en el marco de este mismo festival y durante la rueda de prensa que ofreció para presentar el espectáculo que el Bejart Ballet Lausane ofreció este miércoles por la noche en la sala Argenta del Palacio de Festivales.

Cuando visitó Santander, «una ciudad que siempre estaba incluida en las giras de verano de la compañía, junto a San Sebastián», según dijo, él apenas iniciaba sus pasos como bailarín en el ballet de Maurice Béjart y con el tiempo acabó convirtiéndose en la mano derecha del aclamado coreógrafo marsellés hasta llegar a sucederle. Once años después de su muerte y aclamado ya como su heredero artístico se ha hecho cargo de uno de los ballets más prestigiosos del mundo en el que intenta dejar su impronta como coreógrafo, pero sin desviarse del camino marcado por el maestro. ««Su legado sigue ahí», señaló. «Siempre pienso en él y está bien presente en mis coreografías, pero hay que evolucionar y por ello me he marcado una propuesta creativa diferente», señaló.

Agenda del Festival

Este jueves.
Marcos Históricos. San Vicente de la Barquera. Iglesia de Santa María de los Ángeles . 21,00 horas. Ímpetus, Conjunto Barroco de Madrid.
Este jueves.
Marcos Históricos. Santander. Iglesia de Santa Lucía. 21.00 horas. Loreto Aramendi, órgano.
Este viernes.
Palacio de Festivales. Sala Argenta · 20.30 horas. 'Una oda al tiempo'. María Pagés Compañía. María Pagés, dirección y coreografía. El Arbi El Harti, dramaturgia y textos.

Y es que, según contó a los periodistas, uno de los lemas de Maurice Bejart era «mirar al frente», una enseñanza que el actual director de la compañía sigue a rajatabla porque, en su opinión, «para poder mirar al frente hay que saber dejar las cosas atrás».

Gil Roman también considera que la danza moderna ha ido avanzando en los últimos años y ha experimentado una «evolución» que, en gran parte, se ha basado en los aportes que su hizo su maestro.

Todo el desafío al que se enfrentó la compañía tras la muerte de su fundador Maurice Béjart se recoge en el documental 'El esfuerzo y el ánimo' dirigido por Arantxa Aguirre en el año 2010 y que fue proyectado el pasado martes en la sala Pereda del Palacio en otro de los ciclos del FIS. El sucesor de Béjart reconoce que fueron momentos emocionantes en los que «no se sabía si la compañía iba a sobrevivir», o no. En su opinión, el trabajo de Aguirre es «fantástico» porque refleja toda aquella incertidumbre, el pesar por la perdida del fundador y la inseguridad ante el futuro. Una situación que aún hoy sobrevuela en la compañía que en la última década ha pasado de estar compuesta por 80 bailarines a cerca de 40, es decir, la mitad. «Seguimos siendo una gran maquinaria que funciona bien, pero las dificultades financieras hace que esa gran maquinaria viva en una presión continua».

Por eso, preguntado sobre el futuro de la compañía reconoció que «no es fácil» y que «cuesta mucho sobrevivir en un momento económico como el actual».

El espectáculo

Para el espectáculo de este miércoles, Gil Roman eligió un programa que incluye el célebre Bolero, coreografiado por Maurice Béjart, y otras dos piezas coreografiadas por el fundador del ballet, 'Un Cygne d'autrefois se souvient que c'est luz' y 'Altenberg Lieder', así como 'Syncope', un trabajo creado por Roman. La función se abrió con 'Syncope', coreografía creada por él y que hace referencia a la perdida de consciencia de entre 5 y 10 segundos durante la cual el cerebro puede simplemente imaginar, inventar o revisar sin límites. Y se cerró con 'Bolero', coreografía de Béjart con la música de Maurice Ravel y protagonizada por la española Elisabeth Ross «una de las grandes figuras» de la danza contemporánea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos