«'El guardián de la cueva' transmite con imágenes la emoción de visitar Altamira»

José Antonio Lasheras en el interior de la cueva, en uno de los fotogramas de 'El guardián de la cueva', estrenada el pasado sábado en Santander. /
José Antonio Lasheras en el interior de la cueva, en uno de los fotogramas de 'El guardián de la cueva', estrenada el pasado sábado en Santander.

El documental de López Linares sobre José Antonio Lasheras convence a público y a arqueólogos que acudieron al estreno

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

A los afortunados que han podido acceder al interior de la cueva de Altamira y contemplar sus pinturas les cuesta mucho definir con palabras la emoción que se siente bajo ese techo policromado. El director José Luis López Linares, sin embargo, sí lo ha logrado y lo ha hecho con un documental, 'El guardián de la cueva' que produce Morena Films y que se estrenó el pasado sábado en la sala Pereda del Palacio de Festivales. La proyección, enmarcada en la II Semana Internacional de Cine Santander (SICS), contó con la presencia de su director, de los productores Álvaro Longoria y Lucrecia Botín, y también de un buen número de amigos y compañeros del fallecido José Antonio Lasheras, director durante 25 años del museo Altamira, y verdadero protagonista del documental pues es él quien va guiando a la cámara por los recovecos de la cueva que tanto amó y explicando cada uno de los tesoros que allí se conservan.

La proyección, que llenó la sala, concluyó con un coloquio en el que participaron tres amigos del desaparecido arqueólogo y que, como él lo fuera, también son expertos en la Prehistoria. Se trata de Pilar Fatás, actual directora del Museo Altamira y que tomó el relevo de Lasheras tras su muerte; Ricardo Ontañón, director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Mupac) y Felipe Criado, investigador del CSIC y presidente de la Asociación Europea de Arqueólogos. Y ellos, como expertos, coincidieron en la calidad de este documental que ha logrado «transmitir en imágenes la emoción que siente al visitar esa cueva», tal y como destacó Criado.

«Se esforzó mucho para que este proyecto viera la luz. Estaba muy ilusionado» Pilar Fatás, Directora del Museo Altamira

Antes de la proyección Álvaro Longoria y López Linares expusieron como se fraguó este filme, un documental que surgió al grabar otro y cuyo origen se remonta a hace más de una década. El director y los productores lograron embaucar a Lasheras en la realización de una película sobre las pinturas, una empresa en la que el director del museo se embarcó entusiasmado siempre en su pasión por dar a conocer ese lugar único. Consiguió que el equipo cinematográfico lograra todos los permisos incluso para grabar dentro en una época en la que las visitas ya eran restringidísimas y así es como se fraguó un documental que se estrenará el próximo mes de noviembre en Valladolid. Sin embargo a López Linares no se le escapó que una parte importantísima del alma de ese lugar estaba en Jose Antonio Lasheras y así fue como nació otro trabajo, el estrenado ahora como 'El guardián de la cueva'.

José Luis López Linares, Lucrecia Botín, Álvaro Longoria y Nacho Carballo.
José Luis López Linares, Lucrecia Botín, Álvaro Longoria y Nacho Carballo. / Roberto Ruiz

El sábado, tras ese primer pase, el director recordaba delante del público las muchas restricciones que tuvieron para poder acceder al interior. «Se nos concedieron treinta minutos para estar dentro y grabar, un tiempo que me pareció estupendo hasta que descubrí que había que dividirlo entre el número de personas que accediésemos dentro. Osea que si al final se nos quedaron en cuatro minutos al día», expuso. Eso les obligó a idear distintas formas de mantener la cámara dentro sin dañar las pinturas e incluso a ensayar en el exterior la forma más rápida de preparar la cámara para cuando estuvieran dentro. «La verdad es que es un milagro que esas pinturas hechas con cuatro pigmentos y agua en una superficie plana y hacia abajo se hayan conservado», aseguró.

«Fue el ideólogo de lo que hoy es el Museo Altamira y nunca perdió la pasión por las cuevas» Roberto Ontañón, Director del Mupac

Precisamente una de las encargadas de controlar que ese equipo no se excediera de ese tiempo era Pilar Fatás, la actual directora, quien lamentó que José Antonio Lasheras, «que hizo un gran esfuerzo por convencer al Ministerio de Cultura para que se pudiera hacer la filmación no haya podido ver el resultado».

Fatás explicó el estado tan delicado en el que se encuentran estas pinturas. «Su fragilidad es algo intrínseco a la naturaleza y también a las modificaciones que se hicieron muchos años atrás para su uso turístico». En la actualidad, las pinturas como si de un enfermo vegetal se tratará están continuamente motorizadas y su conservación fue, precisamente, una de las misiones encomendadas a su anterior director y ahora a ella misma.

Pero José Antonio Lasheras vivía entre esa dualidad del 'guardián' y conservador del legado y su deseo de que la gente pudiera contemplar de esa maravilla que son las pinturas. Así que desde que se hizo cargo del museo hizo todo lo posible porque alguien pudiera disfrutar «con todos los cuidados y precauciones posibles» de una breve visita y hasta se inventó una réplica, la conocida como Neocueva, para que los que nunca tengan la fortuna de poder entrar –en la actualidad se hace un sorteo semanal entre los visitantes del museo de forma que cinco de ellos puedan acceder con un tiempo máximo de 37 minutos– puedan al menos hacerse una idea de lo que se presenta en ese techo policromado y que se ha venido a llamar como 'la capilla sixtina del arte cuaternario'.

«Siempre decía que en los museos el visitante debe encontrarse a sí mismo» Felipe Criado, Arqueólogo del CSIC

De la pasión que Lasheras tenía por este yacimiento dio fe el actual director del Mupac, Roberto Ontañón. Tras el estreno de 'El guardián de la cueva' reconoció que este documental «es una excelente ocasión para que el público pueda acceder a la cueva desde la pantalla». Él mismo, que además es el director de las Cuevas Prehistóricas, jefe de la Sección de Arqueología de la Consejería de Cultura y miembro del patronato de Altamira, sólo las ha visitado una vez en su época adulta y fue precisamente acompañado por el protagonista del documental. «Esa pasión que se refleja en este documental es la misma que mostró en aquella visita y que nos transmitía a todos cada vez que hablaba de ellas».

Ontañón, como el resto de los expertos presentes en ese coloquio, cree que nunca se va a encontrar una explicación sobre lo que los artistas autores de esas pinturas quisieron reflejar con sus obras. «Ellos no copiaban, plasmaban lo que tenían en su cabeza», señaló. Mientras que Felipe Criado, manifestó que tampoco debería importarnos tanto lo que quisieran decirnos, pues en su opinión, lo verdaderamente milagroso de esta cueva es «saber como el autor fue capaz de encontrar un grieta y trazar la figura».

La realización de 'El guardián de la cueva' y del otro trabajo que se estrenará en septiembre no han sido los únicos trabajos de Morena Film sobre Altamira, ya que también son los productores del filme sobre la historia de su descubrimiento que protagonizó Antonio Banderas y que dirigió Hugh Hudson, presente estos días en la Semana Internacional de cine.

Durante su estancia en Cantabria, López Linares, grabó un gran material sobre Altamira y otras cavidades próximas que no se incluido en ninguno de los dos documentales y que se conservará en el Museo Altamira.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos