«Invertir en miedo es la base de la existencia de las Bolsas, tan necesarias para el sistema»

Andrés Rábago, El Roto, en su estudio./José Ramón Ladra
Andrés Rábago, El Roto, en su estudio. / José Ramón Ladra

«Mejor que estar alerta, estar conscientes», dice El Roto. Su último libro, 'Contra Muros y Banderas', se presenta hoy en la librería Gil

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

«Se nos da mejor conmorir que convivir», dice El Roto en una de sus viñetas, como siempre lúcidas y adheridas a la piel de lo cotidiano. Cada mañana su caligrafía inconfundible deja una mirada higiénica que evita el hedor del poder, disecciona las trampas y las falacias y deja al hombre desnudo con su relato. Es ese incendio de agitación, ese látigo de conciencia que descubre la complejidad del mundo con la sencillez de un paisaje claro y preciso. Una ventana que Andrés Rábago (Madrid, 1947) abre cada jornada para respirar por encima de los mensajes contaminados, las voces oficiales y los mantras de la realidad más gris.

Su última incursión mordaz, entre interrogantes, agitación y desvelo es 'Contra muros y banderas' que reúne en un pequeño pero contundente libro sus viñetas, a modo de «modesto intento de evitar el engaño de los falsos ropajes identitarios y narcisistas». El artista, historietista y humorista gráfico, Premio Nacional de Ilustración, autor de 'Camarón que se duerme (se lo lleva la corriente de opinión)', entre otras publicaciones, regresa hoy a Santander. Otra vuelta de tuerca a «la realidad desconcertante del mundo en que vivimos», a través de «su visión crítica, poética, aguda e inteligente». A la una de la tarde, en la santanderina librería Gil, El Roto presenta 'Contra Muros y Banderas' (Reservoir Books) acompañado de Victoria Ortega, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, y la periodista de El Diario y poeta Marta San Miguel. El Roto «contra los nacionalismos de viejo y nuevo cuño». «El núcleo esencial de la sátira es poner de manifiesto aquello que consideras que son falsificaciones o mentiras, las formas en las que se presentan las cosas para ser más digeribles. Arrancar esa careta es justamente lo que hace la sátira».

-El día en que hablamos su ventana pública en El País muestra a un vigía atisbando una nueva 'burbuja'. ¿Toda viñeta tiene que tener algo de visionaria, de anticipación?

-Los dibujos deben guardar relación con lo que está ocurriendo, pero sin un seguidismo obligado, sino como una sintonía de fondo.

-¿Y de editorial

-Sólo en la medida en que aparecen en esa página, pero eso es algo casual, podrían ser publicados en cualquier otra, sin modificación alguna.

-¿Ha cambiado el humor o lo que cambia es la mirada y la lectura que tenemos sobre él?

-El humor varía, peo no de un día para otro sino en el tiempo largo, digamos que por lo general, cada época tiene el suyo.

-Sobre su nuevo libro podríamos decir que los muros siguen ahí y que a las banderas se las ve ondear demasiado cerca....

-Todo lo que está pasando no es algo nuevo, hay dibujos en el libro que tienen cuatro o cinco años y cuyo contenido es de hoy.

-¿Se me antoja que es un libro más necesario, hecho con las tripas, que de evolución de autor?

-Es un libro que creí necesario publicar, casi como un exorcismo. Es el reflejo de una grave preocupación.

-¿Es ahora El Roto más oscuro?

-El Roto dibuja en blanco, negro y grises, tira al claroscuro.

-¿Supongo que cada viñeta surge de una pulsión entre arte y periodismo?

-La temática procede de la lectura de la prensa, pero el dibujo obedece a cuestiones formales.

-¿El Roto milita en El Roto?

-La militancia nos hace rígidos, el lenguaje satírico es de naturaleza flexible, una sátira rígida sería propaganda.

-¿Se acuerda de cuando los arcoíris eran de muchos colores?

-Este sábado vuelven a serlo en alguna ciudades, pero lo ideal sería que lo fuesen todos los días de sol y lluvia, al margen de su manipulación humana.

-Cumple medio siglo de creación, oficio, actividad...¿Qué ha perdido y que ha ganado en este tiempo a la hora de ejercer eso que llamamos profesionalidad?

-No he perdido la ilusión del primer día y quizás haya ganado algo de.... iba a decir de oficio, pero no es una palabra ajustada, quizás sería mejor decir de estilo.

-¿El presente pide resistencia y un despertador de conciencia para estar alerta?

-Mejor que estar alerta, estar conscientes. Estar alerta conlleva una cierta desconfianza hacia el entorno. Estar conscientes permite un mayor campo de acción.

-¿Se considera un intelectual?

-Soy pintor y dbujante, una tarea suficiente.

-¿El mercado del arte le ha generado muchas frustraciones?

-El mercado del arte no es el arte, pero es necesario para su supervivencia, por lo que a mi trabajo se refiere, digamos que en general ignora su existencia, pero no se lo tomo a mal, sus razones tendrá.

-¿Muchos siguen invirtiendo en miedo y otros muchos no se han dado cuenta?

-Invertir en miedo es la base de la existencia de Las Bolsas, tan necesarias para el funcionamiento del sistema.

-¿A qué llama realidad?

-Aún no la he encontrado, pero persisto en la búsqueda.

-Sin Forges la al lado, ¿hace más frío?

-Me encuentro constantemente con gente que me habla de él y le echa de menos, yo también.

-¿La imagen se ha banalizado? ¿Vivimos atrapados en un selfie interminable?

-Probablemente, pero evitarlo está a nuestro alcance, soy partidaria de una cierta ascesis visual y auditiva.

-¿Es consciente de que usted ayuda a mirar alrededor?

-La mirada de El Roto pretende ser colectiva, de acompañamiento, no estrictamente personal.

-¿Siempre en su proceso de creación la imagen precede a la palabra?

-Existen procesos de ambos tipos, aquellos en los que la imagen precede a la palabra y otros en los que es a la inversa.

-¿Vivimos instalados en el agravio comparativo?

-Nuestras observaciones tienen como base la comparación y la fragmentación. No podemos esperar grandes resultados de ese método.

¿Debería existir una asignatura de sentido crítico?

-No más asignaturas, el único sentido imprescindible es el de la libertad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos