«La melancolía es la cara oculta del videojuego que busca la aventura»

Ponentes, organizadores del congreso y asistentes ayer a la inauguración del congreso, junto con la alcaldesa de Satander Gema Igual y el director de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera./Daniel Pedriza
Ponentes, organizadores del congreso y asistentes ayer a la inauguración del congreso, junto con la alcaldesa de Satander Gema Igual y el director de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera. / Daniel Pedriza

El pedagogo Gregorio Luri abrió ayer en el Centro Botín una nueva edición del Congreso de Periodismo Cultural

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

Los inconvenientes y las aportaciones de la cada vez más próspera industria de los videojuegos reúne desde ayer en Santander a casi un centenar de personas en el Centro Botín. Son los participantes en el V Congreso de Periodismo Cultural, que organiza la Fundación Santillana y que comenzó con la intervención del pedagogo Gregorio Luri quien se refirió a los videojuegos como los espacios virtuales en los que los adolescentes «encuentran la autonomía que echan en falta en la realidad».

V Congreso de Periodismo Cultural

Luri, doctor en filosofía por la Universidad de Barcelona y licenciado en Ciencias de la Educación, se remontó a la época de los griegos para poder entender la fascinación por el juego tanto por parte del que la práctica como por el que contempla a los jugadores.

Programa de hoy

Ponencias
A las 10.00 horas: 'Mapas y rutas de consumo mundial' por Eduardo Saldaña y 'Virtual X: pornografía y violaciones simuladas' por Marta Giralt Dunjó. A las 12.00 horas: 'Pan y pixels: entretenimiento y propaganda' por Miguel Sicart y 'Zombis y 'Superhéroes: los efectos cerebrales', por Diego Redolar Ripoll. A las 18.00 horas: 'Cuando Macbeth toma el mando' por Antonio José Planells.
Mesas redondas. A las 16.00 horas
'A título de inventario general' y a las 18.00 horas (tras las ponencia) 'Vieja literatura y juego transmorderno'.

«Ahora mismo, el vídeojuego es un fenómeno cultural que mueve más dinero que Hollywood», aseguró el ponente quien también advirtió que es muy difícil abstraerse de este fenómeno. «Tenemos el caballo de Troya en nuestros bolsillos, en nuestros propios teléfonos móviles que, no debemos olvidar, llegan llenos de este tipo de juegos».

Sin embargo, afirmó que pese a esa fascinación, aún mayor en el caso de los niños que están expectantes ante los nuevos videojuegos, cree que no aportan nada diferente a los juegos tradicionales de toda la vida. «Como entonces lo que se busca es la posibilidad de vivir aventuras y esto no es tan distinto a lo que se ha venido haciendo siempre. Sin embargo esa búsqueda de experiencias genuinas no se encontrará en estas pantallas», expuso.

Y es que, según señaló, «la melancolía es la cara oculta de los videojuegos» y «el momento en que lo posible se ha liberado de lo real».

Durante su intervención, Gregorio Luri, también advirtió de los peligros. «En los videojuegos no estamos atentos, estamos absortos y el paso del absorto al adicto es muy corto».

La primera jornada del Congreso de Periodismo Cultural se abrió con un acto de inauguración en el que organizadores y anfitriones dieron la bienvenida a los asistentes.

Baltasar Basilio, director de la Fundación Santillana, quien recordó que el periodismo «consiste en publicar todo lo alguien quiere esconder» espera que en esta cita se respondan a los distintos interrogantes que plantea la industria del vídeojuego. Una serie de cuestiones sobre si deben considerarse entretenimiento o propaganda; las nuevas ediciones que provocan las nuevas tecnologías o las principales dolencias y trastornos que provoca la adicción a las pantallas., entre otros temas.

Basilio recordó que aunque el catálogo de videojuegos disponibles en el mercado mundial contiene casi 97.000 productos, los más venidos ofrecen una temática cargada con sexo, violaciones, violencia... «¿Por qué nos parece detestable el 'bulling' y comportamientos similares en la ficción son calificados como heroicos».

El presidente de la Fundación Santillana, Ignacio Polanco, que también participó en el acto, aseguró que «Necesitamos estos foros de intercambio profesional para que los responsables que articulan la información cultural puedan debatir y contrastar».

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el director de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera, también quisieron dar la bienvenida a los asistentes al Congreso. Igual recordó el compromiso de la ciudad con la cultura «que no es un producto turístico, pero que nos permite atraer a mucha gente a esta ciudad».

Sáenz de Miera, por su parte, señaló que artes, emociones y creatividad, son las tres patas del Centro Botín. «Las artes no son un adorno, son necesarias porque nos hacen mejores».