"El acordeón recuerda a María Jesús, Chanquete o Steve Urkel"

Vaquero, Hermosa y Mayor forman Malandro Club/
Vaquero, Hermosa y Mayor forman Malandro Club

Gorka Hermosa, Alberto Vaquero y Javier Mayor forman Malandro Club, que con su primer disco enredan en el jazz, la música clásica y popular logrando un resultado impecable

PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

La suma de talentos individuales de distinto palo da como resultado un proyecto difícil de definir. Malandro Club son Gorka Hermosa (acordeón), Alberto Vaquero (trompeta) y Javier Mayor (contrabajo). Los tres músicos con una amplia y variada trayectoria en solitario que les ha llevado a más de una veintena de países. Los tres profesores de conservatorio y ahora, embarcados en una aventura musical en la que han contado con Jorge Pardo, Alba Carmona, Iñaki Salvador y Borja Barrueta y que está recibiendo una respuesta apabullante. El próximo día 28 presentarán su trabajo en Torrelavega (Pabellón multiusos). Un disco sorprendente, que lo mismo suena a Buenos Aires que a Viena pasando por los locales del Chicago más oscuro. Gorka Hermosa nos cuenta su historia.

- ¿Cómo empezó todo?

- Primero surgió una gran amistad. Los tres porque somos de fuera y profesores de conservatorios en Cantabria. Quedamos para tocar y empezaron a surgir cosas.

- Cada uno procedente de una escuela

Sí, cada uno por separado tenemos trayectorias larga en solitario; Javi ha tocado con los mejores jazzistas, Alberto se ha movido con orquestas muy importantes, viene más de la clásica y yo toco el acordeón que tiene una connotación más popular, como el tango u otras músicas

- Y se pusieron de acuerdo para grabar un disco

-Hace un año y medio decidimos tomárnoslo más en serio y sacarlo adelanto. Hemos encontrado un espacio en el que cada uno puede desarrollar su creatividad y personalidad haciendo algo que nos llena a todos

- ¿Y a qué suena ese espacio común?

- Es la pregunta del millón. Al principio no encontrábamos etiqueta que nos definiera en dos palabras. Y al final, como decía Duke Ellington, solo hay dos tipos de música, la buena y la otra. Hacemos música sincera, original y diferente. Quizá por eso está teniendo tanta difusión.

- Detalle este argumento

- Nuestra música sorprende al oyente y puede gustar desde a la señora mayor despistada que va a un concierto de paso, hasta a un músico muy experimentado o un joven que busca algo nuevo. Es muy fácil de escuchar y muy complicada instrumentalmente.

- ¿Cuál ha sido el recorrido de este primer disco?

- Empezamos a tocar en Gijón, bajo el nombre de Gorka Hermosa Trío y las aportaciones empezaron a ser tan grandes que merecía la pena tener formato de grupo. Hicimos una grabación para la productora de Manuel Carrasco en Madrid y llevamos dos años saliendo todas las noches en canales de tv. Hemos tocado en Lituania, Letonia, Finlandia, Chile... Hace una semana presentamos en Madrid y salió en el telediario de TVE... Estamos encantados e impresionados por la difusión de lo que hacemos, en principio sin mayores pretensiones.

- Jorge Pardo (Mejor Músico de Jazz Europeo 2013) define su música como cargada de fantasía

- Las opiniones de Jorge o Iñaki (Salvador) cuando terminaron de grabar, resultaron alucinantes. Vienen, colaboran y encima te ponen bien. Que alguien a quien admiramos tanto hable así de ti es algo muy bonito que te hace avanzar con mucha más confianza.

- ¿Cómo ha sido posible conseguir este plantel de colaboradores en un primer disco?

- Todo surgió de forma casual; nos pusimos a ensayar (nunca he ensayado tanto como para esto) y cuando estaba todo montado, pensamos en que sería bonito invitar a algunos amigos. Como cuando eres niños y dices; Yo de mayor me pido a Messi y si te dice que no, no pasa nada. Jorge Pardo es uno de los músicos que más admiramos los tres. Le llamamos,y la única condición que puso fue escuchar los temas y que le gustaran.

- Y le gustaron a juzgar por el resultado

- Así fue. En cuanto a los demás, Iñaki Salvador es uno de los músicos que más he han influenciado y me temblaban las piernas al conocerlo. Con Alba Carmona coincidí en un concierto en Barcelona y surgió la idea de hacer algo juntos. Borja Barrueta es nuestro batería favorito y cuando Javi se lo comentó lo más complicado era la agenda, porque toca con gente de primer nivel por todo el mundo.

- ¿Pudieron coincidir finalmente?

- Los astros cuadradron; todo el mundo tenía libre un fin de semana y nos metimos al estudio a grabar todos a la vez Salió en primeras tomas, casi sin edición y eso se nota en el disco. Suena de verdad. Fue una gozada tocar con nuestros ídolos.

- Dice usted que trabaja por la dignificación del acordeón

- El acordeón es un instrumento muy asociado a María Jesús, Chanquete y Steve Urkel. Es como de risa. Cuando dices que te vas a dedicar a esto en tu casa, te preguntan ¿y a qué más?. No soy quien para dignificarlo, cada uno tiene sus preconceptos, pero dentro de las cosas tan distintas que he hecho en mi vida musical, sí que he tratado de hacer cosas que a priori no se esperan con este instrumento, sin querer ser pretencioso.

- Usted es además de intérprete, compositor, profesor y ha publicado 4 libros, ¿Le queda tiempo libre más allá de la música?

- Tengo la suerte de que mi gran hobby es mi profesión. Así todo es mucho más fácil. No hay nada que haga las 24 horas que no me apasione y eso lo hace mucho más sencillo. Son muchas las experiencias bonitas que he vivido gracias a la música.

- Todos trabajáis como profesores de conservatorio. ¿Está suficientemente protegida esa cantera?

- Creo que la música en Cantabria tiene una larga tradición. El Jesús de Monasterio es de los conservatorios más antiguos de toda España. Quizá hasta hace veinte años todo era piano, violín guitarra y poco más, pero con las políticas educativas de la última época se ha propiciado que se haya abierto el espectro, hayan surgido jóvenes orquestas y la música culta ha progresado mucho. Hay muchos chavales que han terminado de estudiar en los últimos cinco o diez años con un nivel espectacular, que están becados por la Fundación Botín o con carreras en el extranjero. Es una situación esperanzadora.

- ¿Sienten miedo esos jóvenes cuando se enfrentan a sus primeros pasos en el conservatorio?

- Es difícil generalizar, cada uno tiene sus expectativas, pero en general no saben dónde van. Hay que diferenciar de las escuelas de músicas, pensadas para disfrutar más como hobby y el conservatorio que tiene como fin garantizar la profesionalidad del músico. Se intenta situar a las familias en el contexto. Más que el objetivo es importante el camino. Los alumnos reciben una formación personal enorme, hay muy buen ambiente, organizan muy bien su tiempo.

- ¿La formación musical sirve para ser más organizado en el día a día?

- Sí, creo que sí. Más que la música, ayudamos a formar a personas que se organizan muy bien y con mucho sentido común.

- Comparado con otros lugares, cómo se vive el genero jazzistico en España

- Hace unos quince años comenzó un intento de proyectar el jazz en España. Con la crisis ha sido más difícil abrirlo y se ha quedado un poco en agua de borrajas. No hay tradición como otros países. La situación en los locales es cada vez peor; se siguen cobrando los mismos sueldos y los bares reciben multas por ofrecer música en directo. La ley tiene muchas contradicciones y no permite actuar y las comunidades no permiten el desarrollo de la música. Eso sí que es una pena, la legalidad con sentido común debería dar más facilidades a este tipo de músicas que interesan.

- En Cantabria sí hay locales que que lo intentan

- Creo que Cantabria es un sitio en el que nos conocemos todos y sabemos qué garitos apuestan muy en serio por la música y sí que es cierto que ha habido una laguna muy grande de apoyo a la gente que quiere ayudar a que se desarrolle este tipo de labor tan importante.