'¿A quién le importa?', un icono de los 80

Alaska, en los 80./
Alaska, en los 80.

Por entonces Alaska era una veinteañera con pelos de colores, pero su famosa canción no tiene fecha de caducidad y sigue sonando por la noche en los bares

YOLANDA VEIGA

Una veinteañera Alaska desafiaba a los convencionalismos hace treinta años desde los escenarios y la televisión. No era solo ese pelo a trozos rapado (evidencia de que esa moda tan llamativa que se impuso el año pasado de cortarse al cero un costado ya la habían inventado otras muchísimo antes), eran las chupas de cuero, los labios oscuros, las rastas, los pendientes XXL, el maquillaje excesivo, provocador... en la línea con el espíritu de entonces.

Y era también era lo que cantaba en '¿A quién le importa?', una canción de 1986: «Yo sé que me critican / me consta que me odian / la envidia les corroe / mi vida les agobia...». Pero ella, ni agobiada ni nada: «Mi destino es el que yo decido / el que yo elijo para mí / ¿a quién le importa lo que yo haga? / ¿a quién le importa lo que yo diga? / yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré».

Eran los años de La Movida, los del inolvidable programa de televisión 'La Bola de Cristal', donde además de la propia Alaska se dieron a conocer Pablo Carbonell, Pedro Reyes, Santiago Auserón... y que inauguró una nueva forma de dirigirse a los niños desde la pequeña pantalla. Lástima que después de aquello nadie haya arriesgado tanto.

Escuchando la melodía, tan pegadiza, sorprende que hayan pasado tres décadas desde '¿A quién le importa'? Por cierto que la letra no alude a la homosexualidad, pero el colectivo gai la ha adoptado como un himno.