Amaia Romero: «Me da asco que censuren canciones»

Amaia Romero, observa la Gran Vía madrileña desde la ventana de un hotel./Virginia Carrasco
Amaia Romero, observa la Gran Vía madrileña desde la ventana de un hotel. / Virginia Carrasco

«He querido hacer un disco de pop sencillo. Ya habrá tiempo de experimentar», asegura la cantante y compositora

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Amaia Romero (Pamplona, 1999) comenzó a escribir las diez canciones que conforman su álbum de debut, 'Pero no pasa nada', en verano de 2018. Para la ganadora de Operación Triunfo en 2017, que jamás había grabado un disco, no ha sido un proceso fácil. Se ha dejado llevar, apunta, hasta dar con un conjunto de canciones de pop sencillo y luminoso que, como ella misma dice, se ha visto influenciado por grupos donostiarras como La Oreja de Van Gogh o La Buena Vida. Sincera y espontánea, salta de concepto en concepto y deja a menudo las frases sin acabar, como quien tiene unas enormes ganas de comerse el mundo.

-'Pero no pasa nada'. Da la sensación de que con el título está restándole importancia.

-Sí. Es como que intento relativizarlo todo, pero de una manera positiva. Es una frase que llevo diciendo desde que soy pequeña porque yo tiendo bastante a relativizar las cosas y cuando tengo un problema siempre digo: «Pero no pasa nada». Así que cuando estaba pensando en el título del disco pues no quería que sonara muy intensito y esa frase me parecía muy coherente conmigo, me gustaba y me hacía gracia.

-Había ganas ya de LP. ¿Se ha sentido muy presionada?

-He notado un poco de presión por parte de la gente pero yo quería estar muy segura de lo que hacía porque no tenía experiencia y quería hacerlo bien. Al principio no tenía muy claro qué estilo de música seguir y nunca tuve una meta muy clara en cuanto a sonido, así que ha ido surgiendo sobre la marcha.

-¿Y por qué se ha hecho esperar tanto? ¿Ha habido algún problema? Al principio parecía que iba a ser Refree su productor, pero finalmente fue Santiago Motorizado, de El Mató A Un Policía Motorizado.

-Tampoco es que hubiera problemas porque con Refree saqué 'Un nuevo lugar'. Durante el proceso, el disco ha ido tomando muchas formas y caminos distintos. Llegó un momento en el que las canciones tomaron otra dirección y fue cuando conocí a Santi. Yo quería experimentar un poco, conocer gente nueva y dejarme llevar. Santi lo entendía muy bien, nos complementábamos muchísimo y nos entendíamos a la perfección. Que con Räul Refree también, pero con la forma que había tomado el disco. Al final lo produjo él y me parece que ha quedado súper bonito.

-¿Cuándo y cómo comenzó a trabajar en las canciones?

-El trabajo empezó hace poco más de un año. Al principio me costaba bastante y estaba bastante perdida porque ni siquiera sabía hacia qué estilo me quería decantar. Opté por no planear nada y dejarme llevar, haciendo las cosas poco a poco, hasta que un día, casi sin darme cuenta, tenía ya ocho canciones.

-Cuando uno trabaja tantos meses en algo, ¿no corre el riesgo de que el disco ya no le represente?

-Es verdad que ha sido un año en el que han pasado muchas cosas, pero yo creo que representa mucho como soy. El disco básicamente habla fundamentalmente de amor y eso es algo que me representará siempre.

-Lo decía porque de alguna manera en la academia, durante los descansos, la vimos atreverse con versiones de todo tipo: desde Love of Lesbian hasta Maluma, pasando por C. Tangana o la mismísima Lola Flores y le ha salido un disco muy homogéneo. ¿Ha sido algo consciente?

-Ha ido saliendo así. Al ser lo primero que hacía, quería que fuese algo sencillo y bonito, un disco con canciones fundamentalmente pop. Ya habrá tiempo de experimentar.

-Por cierto, ¿qué ha dejado más poso en usted, su participación en OT o en Eurovisión?

-Creo que la experiencia en OT, lo pasé muy bien. En cambio, en Eurovisión lo pasé muy mal porque estaba muy perdida. Estaba en shock por todo lo que había pasado. De todas maneras, ambas experiencias fueron muy positivas y estoy muy agradecida.

-¿Qué sensaciones tiene ahora que el disco está en la calle?

-Hoy me he despertado como si fuera un poco mi cumpleaños. Todo el mundo mandándome mensajes y felicitándome, pero a la vez todavía estoy en proceso de asimilarlo, como que no me lo creo.

-De todas maneras, en todo este tiempo no ha estado callada: la vimos en una actuación en los Goya y ha colaborado con grupos como Carolina Durante y Axolotes Mexicanos. ¿Qué tiene que tener una colaboración para que se decante por ella?

-En mi caso la primera colaboración fue con Carolina Durante. Los conocí, me cayeron genial y a raíz de ahí empezó todo. Me enseñaron la canción de Marcelo Criminal, que me encantó y nos pareció una idea muy loca eso de que un grupo como Carolina Durante y la ganadora de OT hicieran una versión. Y en las colaboraciones busco un poco eso: que sea algo raro pero que, a la vez, encaje.

-Grabado entre Argentina y Chile, ¿hasta qué punto se ha impregnado el disco de ambos países?

-Está claro que hay mucho de la banda El Mató A Un Policía Motorizado, pero es que en Argentina hay un sello que se llama Laptra con grupos como Bestia Bebé, que han sido los que han grabado gran parte de los instrumentos, o 107 Faunos, y está bastante influenciado por los grupos de ese sello y en alguna canción como 'Quiero que vengas' el sonido es muy similar a la banda de Santi.

-¿Qué otra música ha escuchado mientras elaboraba el disco?

-Las influencias que tenía al principio no tienen nada que ver con lo que ha acabado siendo el disco. Pero yo creo que la música que más me ha influido son grupos como La Oreja de Van Gogh, canciones muy pop y sencilla tipo La Buena Vida o La Bien Querida.

-¿Se ha sentido libre al hacer el disco?

-Sí, me he sentido muy libre, sobre todo a nivel artístico, que he tenido libertad al 100%. En otros temas que no domino, pues me dejaba aconsejar, pero he sido consciente de todo lo que pasaba alrededor y de todas las decisiones que se tomaban.

-¿Y cómo lleva ese otro lado de la fama, el de que las revistas la observen con lupa?

-Me he acostumbrado, aunque ahora está todo más tranquilo porque el boom de OT ya ha pasado, pero al principio fue bastante locura y lo veía un poco desde fuera, como si le estuviese pasando a una persona cercana a mí. Me parecía rarísimo.

-¿Le ha metido en muchos líos su espontaneidad?

-(Ríe). Hombre en algunos, pero tampoco muy grandes. A mí la verdad es que cuando leo algunas cosas que sacan en las noticias me hace gracia.

-¿De dónde saca ese rasgo de personalidad?

-Pues no lo sé, la verdad. Desde pequeña he sido así y es cierto que me han dado una educación con la que me he sentido muy libre.

-No hay ninguna letra polémica en su debut, pero ¿qué le parece lo que ha sucedido con artistas como C. Tangana o Def con Dos?

-Me parece una vergüenza. Al final son canciones y es música y no se puede censurar. Es vergonzoso, lamentable y me da asco y mucha rabia. Es indignante.