Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

«Hay que tocar con la sencillez de un niño, cuando creces entra en juego la ambición»

«Hay que tocar con la sencillez de un niño, cuando creces entra en juego la ambición»
Daniel Pedriza

El músico David Guerrier, trompa y trompeta, se subirá viernes y sábado al escenario de la Sala Argenta dentro del ciclo de conciertos del Encuentro de Santander

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

La música llegó de forma natural a David Guerrier (Pierrelatte, Francia, 1984). Con solo tres años escuchó el sonido de un trompeta en casa de sus abuelos. Con diez se subió a un escenario delante de uno de los mejores trompetistas que ha conocido, Maurice André y con 16 años comenzó sus estudios de trompa. Después llegaron el violín y el canto lírico, porque Guerrier quiere seguir aprendiendo «más y mejor música». ¿El salto a la dirección? No lo descarta. De momento está en Santander donde ha impartido clases magistrales en el Encuentro de Santander Música y Academia, que organiza la Escuela Superior de Música Reina Sofía y la Fundación Albéniz, presidida por Paloma O'Shea. Y viernes y sábado se subirá al escenario de la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria.

 

Fotos