Víctor Manuel presentará en febrero su nuevo disco en Santander

Víctor Manuel, en una actuación. / Arnaldo García

El cantante asturiano, que llevaba diez años sin publicar nuevas canciones, saca a la venta este viernes 'Casi nada está en su sitio'

DM .
DM .Santander

Víctor Manuel visitará Santander en febrero dentro de la gira de presentación de su último trabajo 'Casi nada está en su sitio'. El concierto será el 15 de febrero en el Palacio de Festivales de Cantabria.

El cantante asturiano recalará en la capital cántabra dentro de una gira que arranca en Avilés este 26 de octubre (las entradas ya están agotadas) y que continuará por Ávila (9 de noviembre, Auditorio Lienzo Norte), Plasencia (16 de noviembre, Palacio de Congresos), Badajoz (17 de noviembre, Palacio de Congresos) y Valencia (28 de noviembre, Palau de les Arts).

Ver más

Luego será el turno de Vigo (14 de diciembre, Auditorio Mar de Vigo), Zaragoza (20 de diciembre, Sala Mozart - Auditorio), Narón (A Coruña, 19 de enero de 2019, Pazo de Cultura), Villanueva de la Serena (2 de febrero, Palacio de Congresos), Alcoy (9 de febrero, Teatro Calderón), Santander (15 de febrero, Palacio de Festivales), Gijón (16 de febrero, Teatro de La Laboral) y Barcelona (4 de abril, Palau de la Música).

El asturiano no ha estado quieto en los últimos diez años, pero ese es exactamente el tiempo que hacía que no ponía sobre la mesa un nuevo álbum con canciones inéditas. Varias giras, un disco de versiones con su esposa Ana Belén y un libro de memorias le han mantenido alejado de la composición, pero este viernes regresa por donde solía con 'Casi nada está en su sitio'.

«No escribo nunca cuando estoy de gira», apunta a Europa Press el asturiano, para luego profundizar: «Lo hacía cuando tenía 20 años, pero ahora es muy complicado, necesito unas condiciones específicas para escribir canciones. Encerrarme a oscuras sin ventanas, no ver naturaleza fuera para no distraerme. Me encierro para concentrarme».

Y admite que «sí tenía ganas de escribir canciones para un nuevo disco», por lo que se puso a ello de enero a marzo de este año «como si no hubiera un mañana». «Cosa que nunca había hecho. Ni cuando era joven. Pero esta vez me daba para un álbum doble», destaca.

Al final decidió quedarse con trece nuevos temas que reflejan según explica, la «sensación de velocidad con la tecnología y tantas noticias». «Esa sensación de que a veces no llegamos, de que tenemos demasiada información y cuesta trabajo asimilarla», resalta.

Más allá de esa idea nuclear, en el álbum hay «canciones alegres, optimistas y con ganas de contagiar a los demás». Y según señala, también otras «más reflexivas», pues al final él plasma lo que vive «con sentimientos comunes en los que mucha gente se puede ver reflejada».

«Yo he escrito toda la vida canciones para que me quieran», bromea, para luego retomar la idea de la identificación: «También porque siempre he notado al otro lado gente que me confirmaba que lo que yo estaba diciendo le interesaba también».

'Digo España'

Una de esas canciones más reflexivas es 'Digo España', en la que canta: 'Qué bien suena esa palabra, no la arrojo contra nadie ni contra nada'. Toda una declaración de intenciones que él defiende afirmando que su intención al escribirla es recalcar que en este país «cabe todo el mundo», y agrega: «España es un marco muy ancho, ninguno somos maravillosos individualmente pero igual colectivamente podemos hacer algo».

Esquivando el concepto de canción protesta, que no le gusta porque da a entender que «estás cabreado», plantea Víctor Manuel que con 'Digo España' también expresa «cosas que no le gustan». «Si yo pensase que los asturianos son lo mejor que hay y tienen algo mejor que sus vecinos de Lugo, Santander o León, estaría profundamente equivocado», reflexiona, al tiempo que indica que gracias a sus giras por todo el país durante más de cincuenta años, percibe que «hay gente buena y maravillosa en todos los lugares, igual que gente odiosa».

Recuerda, asimismo, que había cantado a España hace 36 años con 'España camisa blanca', escrita para Ana Belén, en «otras circunstancias totalmente diferentes». Admite en este punto que mucha gente de izquierdas ha tenido problemas con la palabra España, quizás porque «la España de la que veníamos estaba muy manoseada y el franquismo en ese sentido se apropió de todo». «Había una clase de derechas que intentó tirar España y la bandera a la cara», remata.

«Afortunadamente todo eso se ha superado», prosigue, y señala que ahora «la gente joven» ve la bandera de España «como algo natural». «Quizás por el fútbol, donde se han ganado tantas cosas, pero ya es común y normal salir a la calle con tu bandera. Aunque a veces las banderas están (en la calle) en exceso y con el asunto de Cataluña han proliferado mucho. Yo preferiría que se las guardasen todas, las nuestras y las de ellos», remarca.

«Las banderas están en la calle en exceso y con el asunto de Cataluña han proliferado mucho. Yo preferiría que se las guardasen todas, las nuestras y las de ellos»

Más allá de esta canción en particular, Víctor Manuel se muestra satisfecho con el contenido global de todo el álbum, donde hay también un canto a Asturias titulado 'Allá arriba al norte', y otro tema titulado 'Que se vengan todos' en recuerdo de una amiga llamada Azeneth Velázquez que murió hace 15 años, que tenía un don para juntar a su alrededor a gente de todo tipo y que incluso es mencionada en 'Noticia de un secuestro' de Gabriel García Márquez, precisamente por esa virtud.

Víctor Manuel se muestra muy agradecido por la respuesta «tan fuerte» del público ante esta nueva gira, y dice con sorna que «el día que la gente deje de comprar un disco o una entrada» para verle tendrá que «empezar a pensar en irse a casa».

 

Fotos

Vídeos